<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Editorial

Y al fin despegamos

Un crecimiento económico de 13,2 % del PIB es una maravillosa noticia. Más allá de lo bajo que venía la economía del país, tras la crisis de la pandemia, Colombia es uno de los que más crece en América Latina. Eso sí, quedan más de medio millón de empleos por recuperar.
Y al fin despegamos
ilustración morphart Publicado el 18 de noviembre de 2021

La noticia del crecimiento económico del 13,2 % en el tercer trimestre del año fue un bálsamo para un país cansado de tanta polarización política y problemas sociales complejos, y sorprendió positivamente a los analistas y al mismo gobierno.

Si bien se esperaba que el comportamiento del producto interno bruto (PIB) fuera favorable, porque la base de comparación era muy baja (el tercer trimestre del año pasado el PIB cayó -8,4 %), hay que reconocer que la cifra revelada esta semana por el Dane fue mejor que los pronósticos más optimistas y, sobre todo, confirmó que Colombia está dejando atrás lo que vivió en 2020: en este año la pandemia del covid-19 llevó a la economía a la mayor caída en la historia, con un desplome del 6,8 %, lo que hizo saltar el desempleo y la pobreza a niveles que no se veían desde las crisis financieras de las últimas décadas.

Aquella cifra demuestra, además, que el despegue económico está a la vista, augurando que lo peor ya pasó. Según el Dane, el comportamiento del sector productivo en el tercer trimestre fue impulsado por el comercio, que creció 33,8 %, y que después de estar en cuidados intensivos por los efectos que las prolongadas cuarentenas tuvieron en las compras de los hogares resurgió con gran vigor por el retorno a la normalidad tras el impulso a la vacunación. Las máquinas registradoras volvieron a sonar con fuerza y los establecimientos comerciales recibieron con júbilo a los millones de compradores que estaban ansiosos de adquirir los productos que se habían abstenido de comprar. Así lo demuestra el crecimiento del 20,2 % en el consumo de los hogares.

Es de esperarse que este sector siga siendo uno de los motores de la economía en el cuarto trimestre del año, cuando se sentirá con fuerza el impulso favorable de los tres días sin IVA. De hecho, el Gobierno espera que este próximo viernes, el segundo día sin IVA del año, llegue a los niveles de ventas de 9,8 billones de pesos del primer día. Y que la temporada navideña sea mucho mejor que la del 2020, cuando la pandemia tenía medio guardado al país y no había iniciado el proceso de vacunación.

Otro de los sectores más afectados por la pandemia que está teniendo oxígeno de nuevo es el de las actividades artísticas y de entretenimiento, con un crecimiento del 32 %. Aunque aún no es suficiente para sacar a flote a los artistas y gestores culturales que padecieron como pocos la pandemia, al menos también les da esperanza.

En los nueve primeros meses del año el PIB aumentó a una tasa del 10,3 %, cifra que posiciona a Colombia como uno de los países con mayor crecimiento económico en América Latina, después de Chile. Tanto el Fondo Monetario Internacional (FMI) como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estiman que el PIB de América Latina crecerá este año alrededor del 6 %, lo que deja a Colombia en un contexto muy favorable frente a las demás naciones de la región.

Sin embargo, no parece que la fiesta vaya a prolongarse hasta el 2022, dado que los organismos internacionales estiman un crecimiento de América Latina que no superará el 4 %. Aunque otra vez Colombia se destaca, pues, según el Banco Mundial, podría crecer por encima de la región, hasta un 4,2 %. Pero no hay que cantar victorias tempranas y pensar que todo está superado, menos aún cuando el país afronta serios desequilibrios sociales agravados por la pandemia, que se reflejan en una tasa de desempleo que alcanza el 12,1 %, y cuando cerca de cuatro de cada diez colombianos siguen en situación de pobreza.

Esos son los grandes retos para el año entrante y los venideros: lograr que el mayor crecimiento económico sea estable y duradero y que vaya acompañado de una mayor generación de fuentes de trabajo, especialmente para la población joven, la más afectada con la desocupación —Medellín y su área metropolitana tienen todavía una elevada tasa de desocupación del 14,8 %—. A pesar de que el Gobierno dice que ya recuperó el 88 % de los empleos perdidos durante la pandemia, aún faltan 700.000. Estos objetivos lucen más complicados en medio de un proceso electoral muy polarizado y con posibles protestas sociales.

Por eso es muy importante que el logro de crecimiento del PIB lo tomemos como una gran noticia y nos dejemos embargar de optimismo. Y, sobre todo, que sirva de impulso para que todos podamos ver los beneficios del crecimiento económico traducidos en nuevas fuentes de empleo digno y mejores condiciones de vida 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS