<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿A qué suena el universo, los planetas y las estrellas?

  •  La Nasa convirtió los datos del Observatorio de rayos X Chandra en sonidos que el humano puede escuchar. FOTO Nasa
    La Nasa convirtió los datos del Observatorio de rayos X Chandra en sonidos que el humano puede escuchar. FOTO Nasa
Vanesa de la Cuz Pavas | Publicado el 29 de mayo de 2022

Si un árbol se cae en un bosque lejano donde no hay nadie para escucharlo, ¿hace ruido? La misma pregunta aplica en el espacio: en el Sol ocurren explosiones y cataclismos constantes, pero no hay nadie cerca para escucharlos; ¿de verdad esas explosiones hacen ruido?

La respuesta es más simple de lo esperado. Si no hay nadie con la capacidad de escuchar, entonces no hay sonido, no hay ese “ruido”. Lo que sí puede haber, por supuesto, son ondas sonoras o acústicas que pueden tener efectos en los medios en los que se desplazan, pero que no llegan a ningún oído o receptor. En el caso del árbol, emite ondas que nadie oye pero, en el caso del Sol, es más complicado, como todo en el espacio exterior.

Fuera del planeta Tierra, entre más arriba, menos materia hay y es menos densa y las ondas sonoras requieren de un medio, sea líquido, sólido o gaseoso, para viajar, porque se propagan como una vibración. Y sí, en el espacio interestelar e interplanetario hay átomos, moléculas de gas, granos de polvo, que podrían funcionar como medio, pero que están tan distantes, son tan poco densos, que no alcanzan a ser continuos.

Es decir que las películas nos han mentido siempre, cuando muestran explosiones o sonidos de motores en el espacio; todas, menos Alien, estrenada en 1979, que tenía como lema “en el espacio nadie puede escuchar tus gritos”.

Esto es hablando del espacio exterior, porque una vez se comienza a ingresar en algún cuerpo donde hay atmósferas, océanos y otros compuestos sólidos, líquidos o gaseosos, sí hay y se pueden escuchar sonidos y el humano ya lo ha logrado. Se han llevado micrófonos a la Luna, se han acercado al Sol y a planetas más lejanos como Saturno.

El silencio exterior

Entonces el espacio es, en su mayoría, silencioso. Es poco, muy poco, lo que el humano ha podido escuchar, pero eso no lo ha limitado. Sobre todo, la clave ha estado en romper con la definición de lo que se conoce como sonido y de utilizar la ciencia, la tecnología y, aunque parezca increíble, el arte.

El divulgador de Astronomía y Física, Enrique Torres, explica que estamos acostumbrados a referirnos a los sonidos como los que podemos escuchar, entonces los enfrascamos en los que ocurren aquí, dentro de esta atmósfera. “Se transmiten por aire, agua, por sólidos, incluso por metales. Crean vibraciones y zonas de mayor y menor densidad que se van propagando, alejándose de la fuente. Se llama onda longitudinal porque se desplazan hacia adelante y hacia atrás”.

También juega un papel importante la densidad. La del agua, por ejemplo, hace que el sonido se propague más rápido porque es mayor y entre menos densidad, más lento se mueve el sonido. “Cuando uno sale de la atmósfera terrestre, a medida que se eleva, va disminuyendo la densidad atmosférica y la velocidad del sonido disminuye, y también la cantidad de energía que se transmite, porque hay menos moléculas para poder transmitir esa energía y, por lo tanto, al disminuir, se escucha más apagado”, añade. De llegar a un espacio “vacío”, donde no hay aire ni casi moléculas y átomos, allí el sonido no se propaga.

La humanidad, en su exploración espacial, ha buscado alternativas: ha llevado micrófonos para captar sonidos en sus misiones, ha usado los datos recopilados por los telescopios para convertirlos en gráficos, imágenes y sonidos y ha inventado una propuesta más artística llamada sonificación, con un proyecto destacado que transforma los datos de los telescopios más poderosos del mundo en sonidos, dirigido por el Observatorio de rayos X Chandra de la Nasa y el programa Universe of Learning, también de la Nasa.

Micrófonos al espacio

Desde las primeras misiones que exploraban algunos planetas, sobre todo Júpiter y Saturno, ya llevaban micrófonos al espacio, algunas con menos éxito que otras. En la misión Cassini, explica Torres, se tenía planeado entrar a la atmósfera de Saturno y alcanzó a escuchar lo que allí sonaba; y la Huygens grabó durante más de dos horas y media el sonido de la atmósfera de Titán, el satélite de Saturno, mientras aterrizaba en 2005. En esta última, al tener una atmósfera densa, tierra y un mar de metano, el sonido podía propagarse y fue un éxito el descenso.

Ya en 1999 la Nasa había enviado a Marte un micrófono en la Mars Polar Lander, pero diez minutos antes del amartizaje se perdió el contacto con la sonda y más reciente, el Phoenix Lander de 2008, también llevó micrófonos, pero nunca pudieron encenderse. En 2014 se alcanzó a escuchar el golpe de la sonda Philae cuando se posó en el cometa 67P en 2014.

La sonificación

Al final del día, es muy poco lo que se ha logrado con micrófonos directamente en las misiones y, para el caso del espacio interestelar, no servirían de nada. Por eso, y combinando la ciencia, la tecnología y el arte, los científicos han encontrado formas de traducir los datos y convertirlos en sonidos.

A eso se le conoce como sonificación. El proyecto Chandra, de la Nasa, encargado de esta sonificación, lo define así: “Los telescopios nos dan la oportunidad de comprender cómo son los objetos en nuestro Universo en diferentes tipos de luz. Al traducir los datos digitales capturados por telescopios en el espacio en imágenes, los astrónomos pueden crear representaciones visuales de lo que de otro modo sería invisible para nosotros”. Y se pregunta, por qué no hacer lo mismo con otros sentidos, como el oído. Así, definen la sonificación como “el proceso que traduce los datos en sonido”.

Torres cuenta que hay diferentes tipos de sonificación, pero que son comunes los de imagen, donde se toma la imagen de una galaxia, nebulosa o cuerpo celeste y se le asigna un tono a cada estrella o a cada parte, “y cada vez que pasaba por el punto inicial sonaba un tono que luego formaba una melodía resonante”.

Se da en momentos y todos diferentes, unos más arriba que suenan agudos y otros más abajo que suenan graves

Contexto de la Noticia

El caso del agujero negro

A principio de este mes, la Nasa publicó la sonificación del agujero negro en el centro del cúmulo de galaxias de Perseo y, como siempre, hay excepciones. Ya se sabe que la sonificación es un proceso de tipo artístico y no científico, pero como explica Torres, “en la sonificación del agujero negro, que publicó la Nasa este mes, apelaron a una variación porque se dieron cuenta de que el agujero estaba emitiendo ondas de densidad en torno a él”. Así, lo que hicieron en este caso fue tomar los datos de la materia que iba cayendo hacia esta fuente gravitacional, que producía una elevación de temperatura y que causa ondas de presión que se propagan hacia afuera y que podían traducirse en notas. De ahí surgió una imagen y datos del telescopio Chandra y los interpretaron como ondas pero que están a frecuencias “extremadamente bajas, cuatrillones de veces más bajas que la frecuencia audible por nosotros. Lo que hicieron fue resintetizarlas en el rango del oído humano al aumentarlas en 57 y 58 octavas por encima de su tono real, elevar la frecuencia, con un proceso de computación. “Es una sonificación diferente a cualquier otra realizada antes”, dice la misma Nasa.

Sonificación del Centro Galáctico

Nace en el centro de la Vía Láctea esta sonificación. “La traducción comienza en el lado izquierdo de la imagen y avanza hacia la derecha, con los sonidos que representan la posición y el brillo de las fuentes”. Las luces superiores suenan en tonos más altos y viceversa, y la intensidad de la luz controla el volumen o la intensidad misma de cada sonido. “Las estrellas y las fuentes compactas se convierten en notas individuales, mientras que las nubes extendidas de gas y polvo producen un zumbido en evolución”.

Se escuchan los datos de esta región que tiene más de 400 años luz de diámetro.

Sonificación de Bullet Cluster

La imagen del Bullet Cluster (oficialmente conocido como 1E 0657-56 o, en español, como Racimo de Balas) fue “la primera prueba directa de la materia oscura, la misteriosa sustancia invisible que constituye la gran mayoría de la materia en el Universo”. El Chandra, que funciona con rayos X, mostró donde el gas caliente se fusiona con la materia oscura en un proceso llamado lente gravitacional. Lo convirtieron en sonido de izquierda a derecha: “Los datos que muestran la materia oscura están representados por las frecuencias más bajas, mientras que los rayos X se asignan a las frecuencias más altas”.

Sonificación de campo profundo de Chandra

“Esta es la imagen más profunda jamás tomada en rayos X, que representa más de siete millones de segundos del tiempo de observación de Chandra”, dice la página oficial del proyecto. En la imagen, cada uno de los puntos corresponde a agujeros negros o galaxias. En esta sonificación son los colores los que dictan los tonos y la barra se mueve desde la parte inferior hacia la superior. Los colores cercanos al rojo se escuchan bajos y los que van hacia el púrpura son altos.

Sonificación de Cassiopeia A

Se trata de los restos de una supernova llamada Cassiopeia A, o Cas A. Allí, asignaron los sonidos a elementos encontrados en los “escombros de la estrella que explotó, así como a otros datos de alta energía”. La sonificación comienza desde el centro, en la estrella de neutrones, y va a cuatro direcciones a partir de las distribuciones del silicio, azufre, calcio y hierro.

Vanesa de la Cruz Pavas

Periodista de la UPB. Amante de las historias y de las culturas. Estoy aprendiendo a escuchar y a escribir.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección