<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Decir groserías reduce el dolor

  • ilustración Esteban parís
    ilustración Esteban parís
Por Helena Cortés Gómez | Publicado el 12 de febrero de 2018

Al golpearse el pulgar con un martillo, para muchos se hace muy difícil no maldecir. Esta sensación lo toma por sorpresa sin darle tiempo para respirar, solo para gritar una palabrota.

El dolor es un mal necesario, del que dependemos para vivir y aunque los científicos conocen bien la bioquímica de cómo las señales del dolor se envían al cerebro, lo que no se ha explorado con amplitud es la respuesta común al dolor. Por ejemplo maldecir al sentirlo.

El ganador del Ig Nobel por su inusual publicación...


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección