<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

El Hubble cambió la manera de ver el universo

Hoy se celebran 30 años de un telescopio que ha contribuido a casi todas las áreas de la astrofísica y fascinado al público con sus fotos.

  • foto sstock

    foto

    sstock

24 de abril de 2020
bookmark

La edad del Universo se estima en 13.800 millones de años, según los modelos cosmológicos actuales. Hay dudas sobre el número preciso, como suele pasar en la ciencia. Pero esa es otra historia. El telescopio espacial Hubble (HST por sus siglas en inglés) permitió ver al pasado y escudriñar la época en la que estas estructuras comenzaban a ensamblarse.

“No es una exageración decir que es uno de los de los instrumentos científicos más exitosos y más famosos que jamás hayamos construido tanto en términos de su ciencia y sus descubrimientos científicos pero también en términos de su habilidad de fascinar al público con sus fotos” dijo Søren Schack Larsen en su visita al Parque Explora en 2016. Con sus investigaciones, citadas en más de 4.000 publicaciones, Larsen es autoridad mundial de referencia permanente.

Como ojos en el espacio, su espejo principal de 2,4 metros de diámetro tiene la potencia para ver galaxias distantes equivalente a la de los gigantes gemelos Keck en Hawai, hasta hace unos años los más grandes telescopios ópticos del mundo, con espejos de 10 metros cada uno. Esto lo cuenta Camilo Delgado-Correal, astrónomo con doctorado de la Universidad de Ferrara - IRAP en Italia. Este colombiano tuvo acceso a 1.000 horas de observación en este instrumento e incluso descubrió nuevas galaxias en su trabajo en equipo con investigadores italianos.

“Al colocar el telescopio espacial Hubble-HST en órbita, como una colaboración entre la Nasa y la ESA (la agencia espacial europea), nos dio la oportunidad de poder ver el universo sin el velo de la atmósfera. Al ser un telescopio óptico, es una proyección de lo que nuestros ojos podrían ver en el espacio y magnificado varias veces y con la capacidad de ver más colores de los que podemos percibir (por ejemplo en el ultravioleta e infrarrojo cercano)”.

El sueño de Spitzer

Hoy Hubble es una historia de éxito. Pero no siempre fue así. Su inicio fue una historia tortuosa y difícil, como suele suceder en los grandes proyectos como este no fue en 1990.

El científico especialista en cohetería, Hermann Oberth, publica un artículo en el que propone la idea de colocar un telescopio en la órbita de la Tierra. Corría el año 1923. Dos décadas después, en 1946, el astrónomo Lyman Spitzer escribe un informe sobre las ventajas de un observatorio extraterrestre. Larsen contó que Spitzer sugería que debía tener un espejo de 5 a 15 metros de diámetro.

Los planes concretos para crear este instrumento comenzaron en la década de 1970.

En esa época le llamaban el Gran Telescopio Espacial y en 1983 fue renombrado como Telescopio Espacial Hubble, en honor del célebre astrónomo Edwin Powell Hubble, el cual demostró la existencia de otras galaxias y descubrió la primera evidencia de la expansión del Universo. Otros afirman que quien primero encontró esta evidencia fue el jesuita belga Georges Lemaître.

Sus metas eran ambiciosas, cuenta Delgado. Por ejemplo debía ser el primero de una serie de grandes observatorios espaciales que tuviera la capacidad de indagar por la tasa de expansión del universo, encontrando que es de forma acelerada, cambiando por completo el modelo cosmológico. Este telescopio espacial, uno de los instrumentos científicos más productivos que se haya construido (ver cifras), ha hecho contribuciones en amplios campos de la astronomía y la astrofísica: desde la naturaleza de las galaxias en épocas del universo que no se habían estudiado antes, hasta el estudio de atmósferas de planetas que se encuentran fuera del Sistema Solar, orbitando otras estrellas diferentes al Sol y sus planetas. Hoy se conocen más de 4.000 planetas de todos los tipos y tamaños, algunos tan grandes como Júpiter y otros pocos con condiciones similares a la Tierra que giran alrededor de otras estrellas.

Un universo es hermoso y complejo al mismo tiempo se reveló gracias a este treintañero .

Una de ella es los “pilares de la creación”, majestuosas columnas de gas y polvo que se encuentran en la nebulosa del águila, la cual se halla a 7.000 años luz de distancia de la Tierra. Aunque Spitzer no pensó en el Sistema Solar, Hubble ha permitido tener imágenes completas del planeta Marte, Auroras en Saturno y en Júpiter y por supuesto una evolución temporal de la gran mancha roja de Júpiter. El HST fue el responsable del descubrimiento de nuevas lunas del planeta enano Plutón y de darnos las imágenes del choque del cometa Shoemaker-Levy 9 contra Júpiter en el año de 1994.

Camilo se extiende en narrar tantos descubrimientos logrados gracias al Hubble. Y algunos de los que más lo sorprenden son lo que tienen que ver con su campo de estudio: las galaxias. “Hay diferentes tipos de galaxias y cada una tiene sus propias características según su apariencia (morfología) y el HST fue capaz de actualizar nuestros catálogos de muchas de ellas con imágenes más detalladas de su forma. Por ejemplo, la imagen de un gran detalle de la galaxia vecina: Andrómeda (M31), que se encuentra a 2,5 millones de años luz de distancia de nosotros. También ha permitido ver imágenes de colisión de galaxias que le han permitido a los científicos mejorar sus simulaciones de la interacción entre las mismas.

Feliz cumpleaños, Telescopio Espacial Hubble.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD