<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Colegios privados, cada vez más mixtos

  • ilustración Elena ospina
    ilustración Elena ospina
Publicado el 08 de octubre de 2019
370

colegios en Medellín son mixtos. Y en los últimos ocho años cerca de 19 han hecho la transición a recibir hombres y mujeres.

en definitiva

Los colegios mixtos son ahora más en la ciudad. Especialistas coinciden que es una tendencia de la educación basada en la diversidad. Algunos colegios tradicionales iniciaron el cambio hace un par de años.

Cuando el colegio en el que estudiaba, el Santa Bertilla Boscardín, comenzó a recibir niños para hacer la transición a mixto en todos sus grados, Gloria Parra ya había salido de la institución. Aunque ella hizo la primaria mixta sí le hizo falta estudiar con hombres el resto de su bachillerato: “por la interacción que no tuvimos con ellos en una etapa tan fundamental. Ya en la universidad, en la que cabemos todos, se hizo más compleja la relación”, dice.

Para Patricia Montoya, licenciada en Psicología y Pedagogía y Magister en Educación y Desarrollo Humano, las diferencias en los patrones de comportamiento los hacen más tolerantes si se les permite la interacción entre ambos sexos desde temprana edad, “en las aulas desde muy pequeños no son selectivos en este asunto de compartir con el otro según el género y esto hace que resolver sus conflictos entre ellos se haga de un ser humano a otro, sin importar si se es hombre o mujer”, precisa.

Indica la psicóloga que la decisión de un colegio femenino o masculino de volverse mixto tiene que estar enlazada con la misión, visión y perfil del estudiante para que tenga un impacto positivo en la formación ofrecida.

Según datos, a septiembre de 2019, de la Secretaría de Educación de Medellín, de 381 colegios privados, 370 ya son mixtos. Mientras en 2011 la diferencia era de 30, este año solo es de 11 (Bárbara Micarelli, La Enseñanza, La Inmaculada, La Enseñanza, Gimnasio Los Pinares, entre otros).

Las decisiones de los padres

Cuenta Marcela Ángel, madre de tres hijos, que ella también lo hizo en un colegio femenino, pero cuando su hijo mayor entró a estudiar buscó uno mixto, “tener relaciones de amistad entre hombres y mujeres desde pequeño lo ha ayudado a ser más abierto, a que no le de pena, a aprender el trato correcto con las amigas y, finalmente, el mundo afuera del colegio es diverso y nada nos ganamos separándolos y creando divisiones entre ellos”.

Cuenta la hermana Sor Fabiola Marín, rectora del Colegio Santa Bertilla, que la respuesta de los padres fue bastante positiva cuando la institución educativa empezó a hacer la transición. De igual manera opina Carlos Escobar, coordinador del Colegio de la UPB, que desde hace cinco años empezó el cambio: “Definitivamente es una tendencia, los hombres y las mujeres comparten todos los espacios y debemos acercarnos un poco a la lógica social”.

La psicóloga Montoya concluye que no se quiere decir con esto que quienes solo viven en ambientes femeninos o masculinos no puedan lograr relacionarse de manera asertiva, ni tampoco está comprobado que haya mejor rendimiento académico al estudiar solo con pares de su mismo sexo (según el estudio The Pseudoscience of Single-Sex Schooling, publicado en la Revista Science en 2012), pero es un hecho que la tendencia hoy es educar en la diversidad, sin estereotipos sexistas y en eso hasta los colegios quieren comprometerse.

Contexto de la Noticia

la experiencia en bogotá con el san viator

El Colegio San Viator abrió las puertas a sus estudiantes hombres en 1963. Hace seis años comenzaron a recibir mujeres, primero hasta el grado quinto y, luego, “abrimos unos cupos para niñas hasta grado noveno”, cuenta su rector, Carlos Andrés Trebilcock Aranguren.

“Para un colegio que tradicionalmente había sido de varones, el cambio fue muy bien recibido, las primeras niñas que entraron al colegio se graduaron en el 2015 y, a partir de su ingreso, se abrieron las puertas para que más mujeres llegaran a nuestra institución, teniendo hoy un orgulloso porcentaje de 60% de hombres y 40% de mujeres”, agrega.

Al preguntarle al rector sobre un consejo para aquellos colegios que empiezan apenas la transición, especifica que “sin duda tomen el riesgo pero de manera planeada. No es algo que se pueda dejar al azar, y aún con la probabilidad de encontrar algo de resistencia, que lo sepan comunicar de manera clara a la comunidad educativa para estar 100 % seguros de dar el paso. Este tipo de cambios no admiten ensayo y error; sí mucha preparación”, precisa.

la experiencia del santa bertilla boscardín

Este colegio, ubicado en el sector de Robledo, cerca de la Clínica Cardiovascular, nació en 1978 con una idea de ser mixto hasta que los primeros estudiantes llegaron al primer grado de secundaria, allí se enfocó en un bachillerato comercial femenino por lo que los niños debían abandonar la institución y buscar otro colegio.

En 2005 cambió su esquema y los niños que estaban en quinto pasaron a sexto. En 2006 comenzó a sumar a alumnos de afuera al primer y segundo grados de bachillerato, mientras los que iban en primaria seguían avanzando hacia los grados superiores. En 2011 graduó su primera promoción mixta con solo seis hombres y en su mayoría mujeres. Hoy ya cuenta en primaria con un 60 % de hombres y 40 % de mujeres, mientras que en bachillerato ya hay 50 / 50.

Para la rectora Sor Fabiola Marín la transición ha sido muy positiva, “sobre todo en el aprender a convivir entre todos, en fomentar el respeto y los valores. Era importante que los jóvenes desarrollaran su individualidad pero rodeados en un ambiente en el que encontraran todo tipo de posiciones. Al comienzo se hizo de manera paulatina y ya hoy podemos decir que somos un colegio completamente mixto”.

el colegio de la upb cambió hace cinco años

Hasta hace cinco años el colegio de la Universidad Pontificia Bolivariana tenía en su jornada de la mañana a hombres y en la de la tarde a mujeres, en sus cursos de primaria y bachillerato. Cuenta Carlos Escobar, coordinador del colegio de la UPB en Marinilla y quien ha hecho parte del proceso de transición en Medellín, que se hizo la propuesta de ser mixtos y ha sido un cambio muy positivo. “El tema de la convivencia escolar es quizá lo más significativo. Cuando las niñas empezaron a ingresar a la jornada de la mañana se vieron favorecidos los procesos de las relaciones interpersonales, convivencia e interacción entre ellos (y lo mismo en la jornada de la tarde). Si un niño es capaz de convivir desde edad temprana con el otro género va a ser mucho más fácil su adaptación a un círculo social”.

Explican desde el colegio de la UPB que en su mayoría todos las instituciones tienen un ciclo de formación inicial con preescolar, básica primaria, básica secundaria y media y por ende al ser mixtos se da una preparación más idónea para lo que viene en la vida del estudiante cuando pasa a la educación superior, “las universidades son mixtas y el mundo laboral también”, concluye el coordinador.

Claudia Arango Holguín

Periodista, presentadora y locutora hoy inmersa en el mundo digital. Fui DJ de radio, escribir siempre ha sido un gusto y leer una pasión. Amo los animales y mi afición son los viajes. Periodista de tendencias en elcolombiano.com

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección