<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Homeschooling: la realidad de 2020

  • Sstock
    Sstock
Por Rigoberto Patiño Henao | Publicado el 14 de agosto de 2020

Cerca de diez millones de estudiantes de colegios en el país ahora estudian desde su casa.

Antes del 20 de abril de este año, 8.000 estudiantes en Colombia estudiaban desde casa. A partir de esa fecha, la cifra se incrementó a cerca de 10 millones, que es el número aproximado de matriculados en el país para los diferentes grados de primaria y secundaria. La diferencia entre unos y otros es que las familias de los primeros hicieron esta elección de manera libre, convencidas de que era la mejor alternativa y se prepararon para ello; mientras que los segundos tuvieron que hacerlo, casi de un día para otro y sin opción de elegir, todo por las medidas de confinamiento surgidas a partir de la pandemia del coronavirus.

Esta situación evidenció los retos que deben enfrentar docentes, estudiantes y padres de familia para hacer del estudio en casa, una experiencia efectiva. Jorge Bañol Gutiérrez, docente de básica primaria en la Institución Educativa La Pastora, los relaciona con el uso de la tecnología, la motivación de los estudiantes, las estrategias para evitar la deserción y las habilidades que deben fortalecer padres o cuidadores para acompañar el trabajo de los estudiantes desde sus hogares.

Desde el punto de vista tecnológico, es visible la falta de equipos y conectividad por parte de algunos estudiantes y la dificultad para el manejo de las nuevas tecnologías por parte de los docentes y padres de familia. En este sentido, Alberto Sierra, fundador y pedagogo de la empresa NovaRobot, un centro de formación en Robótica, Tecnología y Valores, añade que también hay miedo y apatía de algunos docentes por las herramientas TIC, porque desconocen su utilidad y funcionamiento y dudan sobre la seguridad de sus datos personales.

Sobre la motivación, el profesor Bañol dice que estas nuevas dinámicas, la falta de tecnología o la débil comprensión de las tareas, han llevado a que los estudiantes no presenten los trabajos y los padres de familia los avalen e incluso prefieran que sus hijos abandonen el proceso educativo.

Esto ha obligado a los docentes a pensar en estrategias diferentes a las que se utilizaban cuando el ejercicio académico se hacía desde la presencialidad. “Es un reinventarse constantemente”, dice Jorge Bañol. “Tiene que ver con innovar y adaptarse de acuerdo al medio. No se trata de pasar la dinámica del salón de clases, a la cámara”, complementa Alberto Sierra.

Esta dinámica sí afecta el rendimiento de los estudiantes, toda vez que es menor al que tienen con las clases presenciales y esto se manifiesta en el nivel de participación. Para docentes como Jorge Bañol, el próximo año escolar, desde la presencialidad o la virtualidad, es necesario comenzar revisando los vacíos que hayan quedado en el aprendizaje de los estudiantes y saldar estas deudas.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección