<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Lo que dice el perfil lipídico

Cuidar los hábitos y hacerse exámenes de control son medidas para atender la salud cardiovascular.

  • Una alimentación equilibrada promueve la salud cardiovascular. FOTO shutterstock
    Una alimentación equilibrada promueve la salud cardiovascular. FOTO shutterstock
Por Luisa María Gallo G. | Publicado el 21 de abril de 2022

Para 1948, los ataques al corazón en Estados Unidos iban en aumento, por lo que el gobierno inició un estudio sin precedentes para buscar las causas de muerte por infartos.

El análisis se hizo en Framingham y se presentaron inicialmente más de 5 mil voluntarios, quienes se sometieron a exámenes de larga duración para evaluar el riesgo cardiovascular a través de monitoreos cardíacos, de la presión arterial y contestar preguntas sobre sus rutinas, pues las pautas para prevenir enfermedades del corazón aún eran incógnitas. El estudio actualmente sigue vigente.

Fue solo hasta 1961 que se publicó un primer texto que introdujo el concepto “factor de riesgo” para explicar que las elecciones diarias frente a rutinas de sueño, alimentación y deporte pueden influir en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. “De ese análisis salió un puntaje conocido como el score de Framingham, estudio autorizado en Colombia”, explica David Aristizábal Colorado, médico de la Clínica Somer, en Rionegro.

Como resultado de este, hoy se sabe que la presión arterial, las medidas de la circunferencia del abdomen y el perfil lipídico son factores que se evalúan para determinar la probabilidad de riesgo cardiovascular, siendo este último el que se encarga de cuantificar la concentración de los tipos de grasas en la sangre al medir el colesterol total, el colesterol malo (LDL), el colesterol bueno (HDL) y los triglicéridos.

“El cuerpo necesita el colesterol para muchas funciones, por ejemplo, todas las células tienen una cobertura de colesterol. La comunicación en las neuronas y la producción de algunas hormonas también. Pero lo que no hemos entendido, incluyendo médicos y pacientes, es que no lo necesitamos en grandes cantidades”, amplía Alejandro Román, endocrinólogo y docente de la Universidad de Antioquia.

Exámenes diagnósticos

El colesterol elevado no suele producir síntomas y es por esto que se recomienda su medición a partir de los 20 años. Si los resultados se ubican entre los índices normales, se sugiere control a los cinco años. Sin embargo, aquellos pacientes con diabetes, hipertensión y enfermedad renal, sí deberían tener una medición más continua, por lo menos cada seis meses.

Así, el colesterol LDL evidencia el riesgo que tiene una persona de padecer un infarto, mientras que los triglicéridos dan información sobre riesgo de pancreatitis y enfermedad cardiovascular.

“El colesterol total incluye las partículas buenas y malas. Por eso, nos enfocamos más en el LDL que da cuenta de esas moléculas malas, pues lo que nos interesa es tratar a los pacientes que tienen riesgo”, explica Aristizábal Colorado.

Hay otros dos exámenes menos comunes pero que aportan al perfil lipídico. Uno es la apolipoproteína B (Apo B), que mide las partículas malas de colesterol y está implicada en el metabolismo de los lípidos. Al rastrearla, se sabe más sobre el comportamiento del colesterol malo. El otro, es la lipoproteína (a), un examen que, apunta Román, da más información del riesgo cardiovascular de origen genético.

Los resultados

Es importante resaltar que la lectura del perfil lipídico varía dependiendo del paciente y su contexto. No es un elemento que pueda apreciarse aisladamente, sino que deben considerarse otros factores.

“Si tengo un paciente de 25 años con un colesterol de 140, puede tener un colesterol alto, pero el riesgo de infarto es más bajo, así que eventualmente el tratamiento no será necesario en ese momento. Contrario a si fuera una persona diabética, con un antecedente de infarto y colesterol LDL de 70, menor que en el otro caso, pero al que le recomendaría un tratamiento. La lectura sobre el colesterol va a depender de sus antecedentes, no del valor como tal. Para la mayoría de personas sanas, lo ideal es tenerlo menor a 130”, indica Román.

Tener niveles cada vez más bajos de colesterol malo demuestra un impacto positivo en la salud. Una persona puede tener resultados ubicados en parámetros normales y no recibir tratamiento, pero en 20 años quizá sí lo necesite así sean los mismos resultados. El cuerpo cambia y también sus necesidades

20
años es la edad para hacerse el primer perfil lipídico a través de un examen de sangre.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección