No es solo abrazar al gato, es cuidarlo

  • Convivir con una mascota tiene responsabilidades que hay que tener claras a la hora de decidirse por una. Foto: Andrés Camilo Suárez Echeverry
    Convivir con una mascota tiene responsabilidades que hay que tener claras a la hora de decidirse por una. Foto: Andrés Camilo Suárez Echeverry
Publicado el 20 de marzo de 2019

Cada día las mascotas, que algunos prefieren llamarlas animales de compañía, ganan más protagonismo y espacio en las familias. En Colombia, por ejemplo, se calcula que existe una población de más de cinco millones, según datos de noviembre de 2018 de la empresa de hábitos de consumo, Raddar.

No solo ha aumentado la cantidad de gente que busca en ellas una compañía, sino también las ofertas comerciales para atender sus necesidades. Un estudio de la firma Kantar Worldpanel, de diciembre de 2018, determinó que en el país 3.5 millones de hogares tienen animales de compañía, de los cuales el 67 % corresponden a perros y el 18 % a gatos, mientras que el 16 % tiene ambos.

La tenencia de esos compañeros no solo tiene grandes beneficios emocionales (la felicidad de cuando lo esperan en la puerta al llegar a casa), sino que reafirman la confianza y la responsabilidad.

El médico veterinario y docente universitario, Víctor Manuel Molina, anota que son “compañeros que brindan bienestar emocional” y que lo mínimo que las personas pueden hacer para corresponderles es brindarles las mejores condiciones de alimentación, salud y compañía.

Para el profesional es fundamental que se tenga claro que la tenencia de mascotas no solo es un tema de gustos, sino que se requiere un presupuesto económico y tiempo. No es solo dormir con el gato, que le da calorcito en las noches, es llegar a casa a jugar con él aunque esté cansado. Es sacar el perro en la mañana a dar la vuelta de todos los días, incluso si está lloviendo.

Por eso no son un regalo, son seres vivos que necesitan cuidado. Estas tres mujeres que tienen mascota desde hace un tiempo y nos contaron su experiencia con sus “compañeros peludos”, los beneficios de esa compañía y las obligaciones de convivir con ellos.

Contexto de la Noticia

MANGO, LA COMPAÑÍA DE MIRANDA

“Lleva varios años con nosotros, desde que tenía tres meses y medio, es un criollito hermoso que hace parte de nuestra familia. Siempre estuve muy apegada a los perros y tenía claro que cuando tuviera mi casa, mi espacio, iba a vivir con uno. Antes de Mango tuvimos dos, que infortunadamente nos abandonaron muy pronto, uno por enfermedad y otro en un accidente.

Definir el amor de las mascotas es muy complejo, es algo muy puro y entregado, ellos dependen netamente de uno, te entregan todo a cambio de muy poco.

Mango fue fundamental en mi vida durante mi embarazo, porque mi esposo Andrés estuvo de gira con Sebastián Yatra durante dos meses, y el perrito fue el que me hizo compañía, fue incondicional en una etapa muy sensible para cualquier mujer.

Hay que entender que una mascota es un integrante más de la familia y así como hay que estar pendiente de la salud de los hijos, de su nutrición, alegrías y tristezas, hay que hacer lo mismo con ellos, cuidarlos. Igualmente, hay que adquirir responsabilidades sociales a la hora de sacarlos a la calle, siempre con su correa, recogiendo sus desechos y atentos a su buen comportamiento”.

Miranda, cantante.

dos gatitas están con manuela

“Siempre tuve mascotas, desde pequeñita en mi casa hubo perrito, pero llegó el momento en que decido vivir sola y me regalan a Olivia (la gata blanca), que fue fundamental en el proceso de recuperación de mi enfermedad (esclerodermia), porque me acompañó esas noches que estaba triste y aburrida, se acostaba sobre mi pecho, esa era su forma de entender por lo que estaba pasando.

Justo en el proceso de mi trasplante le dio una enfermedad en la piel y tuvo que estar hospitalizada 20 días, el mismo tiempo por el que yo pasé. Ellos absorben de alguna forma lo que uno está viviendo, lo que hice fue hablarle y decirle que no tenía que llevarse mi enfermedad, que la necesitaba para que me acompañara y me diera felicidad, así la recuperamos de su dolencia. Son la mejor terapia que una persona pueda tener, para cualquier caso de salud física o mental. Lo mejor que me ha podido pasar son este par de gaticas (la otra es Milagros). Hay que tener conciencia de que cuando se decide tener una mascota, de inmediato, entra a formar parte de la familia. Hay que aprender a conocer sus comportamientos para identificar sus problemas. Solo esperan una buena alimentación y que les dediquen cariño y tiempo de esparcimiento, que dejemos el celular a un lado. Hay que ser conscientes de que si uno no puede o no quiere asumir esa responsabilidad es mejor no hacerlo”.

Manuela Estévez, presentadora.

Ramona llegó a la vida de Carolina

“Toda la vida desde pequeña quise tener un perrito y mis papás no me dejaban por las alergias y, obvio, por la responsabilidad. Hace nueve años tuve un cuadro depresivo por estrés en el trabajo y el profesional que me atendió me recomendó conseguir un animalito. ¡Tenía la excusa perfecta! Así fue que Ramona llegó a la casa a conquistarnos, luego de eso, llegaron otros por diferentes circunstancias, todos rescatados: Emma, Lola, Rocky y Gretta.

Sé que parece cliché, pero fueron ellos los que nos rescataron a nosotros y sobre todo a mí: me ayudaron mucho en mi depresión, pues además de ocupar mi mente en cuidarlos y jugar con ellos, tienen una energía sanadora. Adicionalmente, siempre sufrí de alergias respiratorias y algunos perros me producían alergia en la piel. Después de convivir con ellos por aproximadamente un año, las alergias desaparecieron. También descubrí que un animalito es una oportunidad perfecta para dar enseñanzas cuando hay niños pequeños en la familia: la responsabilidad de cuidarlos, alimentarlos, tratarlos bien, jugar con ellos y enseñarles cosas. Además de que te proveen de compañía y amor incondicional, “te obligan” a hacer ejercicio, porque fuera de que es importante para ellos, se hacen entender y te lo exigen con su mirada, ladrando o llevándote su correa o juguetes.

Debemos tener unos merecidos cuidados con ellos para que siempre estén bien: además de lo obvio como es la disciplina, la alimentación, el cuidado veterinario y la actividad física, hay que dedicarles tiempo, jugar con ellos, hablarles y acariciarlos, estar pendientes de si se enferman. En general lo único malo que tiene el tener una mascota es perderla”.

Carolina Gómez Correa, ingeniera de sistemas y diseñadora gráfica. Acompaña varias instituciones de adopción.

Jaime Horacio Arango Duque

Periodista, editor de Revista Viernes, apasionado por el cine, la televisión y el fútbol. Egresado de la U. de A, y envigadeño de nacimiento y residencia.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección