<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Guía para padres para no hipersexualizar a sus hijos

  • La hipersexualización es un tema del que hay que hablar a la hora de prevenir el abuso sexual infantil. Ilustración: Elena Ospina
    La hipersexualización es un tema del que hay que hablar a la hora de prevenir el abuso sexual infantil. Ilustración: Elena Ospina
Publicado el 13 de febrero de 2021

Psicólogos hacen un llamado a entender el daño que esto implica para los menores de edad.

En agosto del año pasado se armó un escándalo en República Dominicana con un artista urbano llamado Don Miguelo en el que intervino hasta Unicef, y que lo tuvo preso por varios días bajo la acusación de difundir en las redes sociales videos que violan derechos de menores de edad, confirmó Listín Diario, uno de los periódicos de ese país.

El artista realizó un “challenge” o reto en sus redes para bailar el tema ¿Y qué fue?, y publicó videos que le mandaron de menores de edad bailando la canción.

La declaración oficial de Unicef puso en evidencia que los videos difundidos en redes sociales que muestran a niños en situaciones en las que se les ha impuesto comportamientos sexuales de adultos en las expresiones, posturas o códigos de vestimentas deben ser considerados con la debida gravedad.

“La hipersexualización de niños es una entrada para la normalización del abuso sexual, el matrimonio infantil y la explotación sexual. Y como tal, no puede ser aceptada bajo ningún concepto. No hay una excusa para disminuir la importancia y gravedad de esta situación”, dijo Rosa Elcarte, representante de la entidad en el país caribeño en el pronunciamiento oficial.

¿Qué significa?

La psicóloga clínica de la IPS Creciendo con Cariño, Diana Carolina Gallego Góez, dice que antes de explicar qué es hipersexualización hay que tener claridad que el desarrollo psicosexual es necesario en los distintos procesos evolutivos entre humanos. “Para lograr a través del cuerpo y del desarrollo psicológico adquirir elementos con los que se va comprendiendo la sexualidad desde todas las formas: la relación con los demás, el establecimiento de límites, el reconocimiento de la privacidad y la intimidad como tal, eso que se construye como un amor propio con relación a la comprensión y relación que se establece con el cuerpo”.

Cuando se habla de este término se da una alteración en ese proceso descrito por la doctora Gallego, quien añade que tiene que ver con factores que interrumpen ese curso “que sería natural y normal de acuerdo a la etapa evolutiva del ser humano y que está dando cuenta de una afectación que el niño puede manifestar de diferentes maneras, con comportamientos no esperables de acuerdo a su etapa evolutiva”.

El psicólogo clínico de la Universidad San Buenaventura Juan Carlos Posada Mejía, escritor en el Blog de EL COLOMBIANO Yo creo que, añade que cuando se habla de hiper se hace referencia a algo exagerado o que va más allá de lo normal, “y los niños en sus etapas de desarrollo no deberían tener ningún tipo de respuesta sexual explícita en su comportamiento. Cuando eso pasa obedece a dos factores: lo hormonal y lo aprendido”.

Para Posada la hipersexualización no es buena ya que “vivir la sexualidad antes de tiempo afecta mucho emocionalmente a las personas, al punto de que adultos vivan la sexualidad como una experiencia culposa o en casos más severos encontrar que un niño más adelante se puede convertir en un abusador por la experiencia temprana que vivió”.

No es algo nuevo. Asegura Posada que en cualquier generación los niños han estado expuestos. ¿Qué pasa hoy?

La realidad

Lo que se evidencia en la actualidad, según el psicólogo, es una sexualidad demasiado abierta, “incluso desde las mismas prácticas sexuales dentro de casa y no solo porque el niño sea testigo de ellas sino porque el abuso ha hecho que ellos vivan experiencias muy tempranas y por lo tanto se genere una hipersexualización”.

Un ejemplo claro lo entrega Posada al evidenciar lo que llama una familia rota: “Padres separados, y el niño ve cómo la mamá recibe la visita del novio y no de uno sino de varios, el papá sale con varias amigas y las lleva a la casa tratando de cubrir su necesidad afectiva y sexual, entonces comienza a ser testigo de un intercambio sexual de manera muy fácil. Hay que cuidarlos de ser testigos de escenas sexuales en vivo en la medida de lo posible y a través de los dispositivos también”.

Otros ejemplos de hipersexualización de los menores de edad es el tipo de ropa que la mamá decide, por ejemplo, comprarle a la niña y que son más para una mujer adulta. “Es como una invitación a jugar con la sexualidad como si tuviera que jugar un rol de seducción, hablamos de ombligueras o ropa estrecha. Y también de los reinados infantiles, el exceso de maquillaje y demás”.

En los niños detalla el especialista si se les permite asistir a ciertos espacios con los adultos que no tienen ese respeto o distancia al notar que ellos están presentes y comienzan a contar historias o chistes sexuales que los niños pueden repetir sin saber. Finalmente los besos en la boca a los hijos, precisa Posada, no deben darse. “Los labios son una zona erógena y muy sensitiva, cualquier tipo de roce incrementa unas reacciones de tipo nervioso y emocional que se asocian con sexualidad”.

Estos tiempos

Hay que tocar además otro tema complejo, la tecnología. Cuenta la psicóloga que la televisión e internet influyen tanto positiva como negativamente dependiendo del acompañamiento que haga el adulto. “El uso de pantallas siempre generará una saturación para un niño, adolescente o hasta para un adulto. Por eso el acompañamiento es importante, supervisar y entender en qué momento es efectivo”.

Lo que ha vivido el mundo en medio de una pandemia hace que el uso de pantallas sea habitual, pero indican los especialistas que se hace necesaria una regulación de los contenidos. A Posada le preocupa la soledad de los menores de edad, “y no me refiero solo al abandono de los padres en tanto a la presencia física, sino aún teniéndola, como el niño sigue viviendo una soledad impresionante”. Se refiere a una falta de atención y de ahí que les entregan a muy temprana edad tabletas y celulares, “que les abre una ventana al mundo en todo sentido, incluyendo peligros” (ver Claves).

Que si tiene que estar en el computador porque debe estudiar virtualmente, dice la psicóloga que los padres deberían controlar el tiempo, saber que páginas se usan y cómo es la interacción con los otros.

En esa comunicación concluyen los especialistas que siempre será importante aprender a tener conversaciones difíciles, “esas que a los papás les da pena o no saben cómo hacerlas. Para eso hay que estar preparados, que no se les vaya la mano en lo que hablen y terminen dándole al niño información fuera de tiempo”. Por último, los adultos deben entender que un niño debe vivir experiencias acordes a su edad, “frases como el novio de la guardería o que a los tres años es todo un hombrecito son expresiones con las que se está hipersexualizando”, concluye Posada.

Contexto de la Noticia

Claves Consejos para padres y adultos

1. Antes de los dos años (como mínimo) ningún niño debería tener acceso a dispositivos o pantallas.

2. De sexualidad se debe hablar desde siempre, pero “dosificado y con metodología”, dice el psicólogo Posada.

3. Si no sabe cómo hablar de sexualidad, asesórese con un profesional que lo acompañe.

4. Evitar que el niño tenga acceso a publicidad, escenas y situaciones que desarrollan precozmente su sexualidad.

informe las etapas de la educación sexual

· 0 - 3 años: los niños empiezan a reconocer su cuerpo como propio. Hay una exploración de verse y tocarse y no se debe acompañar desde la sanción o el regaño sino nombrar las partes de su cuerpo de manera correcta.

· 3 - 6 años: hay una curiosidad por reconocer las diferencias que hay con relación a su cuerpo, explicar lo que ellos pidan, hablar con plena naturalidad y además hablar del sentido de la privacidad e intimidad.

· 6 - 10 años: se da una curiosidad sexual más precisa. Es importante explicarles los procesos sexuales cuando manifiesten el interés y responder con claridad, sin inventar historias. Además prepararlos para la pubertad.

· 10 - 14 años: Aquí hay que fortalecer el acompañamiento desde la comunicación dado ya su desarrollo, poder responder interrogantes y favorecer una comprensión más alta no desde los sesgos adultos (usted no tiene porqué enamorarse, etcétera).

Claudia Arango Holguín

Periodista, presentadora y locutora. Fui DJ de radio, reportera de televisión y ahora disfruto el ejercicio de escribir a diario. Melómana, cinéfila y seriéfila.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección