• 1
    Especiales

    Ferrocarril de Antioquia

La vida de película del ingeniero cubano que hizo el ferrocarril de Antioquia

  • El monumento de Cisneros realizado por Marcos Tobón Mejía y ubicado en la entrada de la Alpujarra. FOTO ARCHIVO
    El monumento de Cisneros realizado por Marcos Tobón Mejía y ubicado en la entrada de la Alpujarra. FOTO ARCHIVO
  • Imagen del desaparecido tren que operaba en el Aburrá. FOTO ARCHIVO
    Imagen del desaparecido tren que operaba en el Aburrá. FOTO ARCHIVO
  • El retrato del cubano, obra de Francisco Antonio Cano. FOTO CORTESÍA
    El retrato del cubano, obra de Francisco Antonio Cano. FOTO CORTESÍA
Por JUAN DIEGO ORTIZ JIMÉNEZ | Publicado el 10 de agosto de 2018
1929

fue el año en el que el tren hizo el recorrido completo entre Medellín y Puerto Berrío.

en definitiva

La llegada del ingeniero cubano Francisco Javier Cisneros a Colombia, a finales del siglo XIX, desató una revolución en las comunicaciones y medios transportes. Su legado aún permanece.

Antioquia nunca hubiera sido Antioquia sin el ferrocarril, y el ruido de la locomotora no se hubiera escuchado en Medellín en 1914 sin que, por una extraña conspiración de la historia, hubiera aparecido el ingeniero y revolucionario cubano Francisco Javier Cisneros.

Los caminos se cruzaron sin buscarse. Cisneros nació el 28 de diciembre de 1836 en Santiago de Cuba. La solvencia de su abuelo militar y su padre abogado permitieron que el joven pudiera estudiar Ingeniería Civil en La Habana y, posteriormente, especializarse en París y Nueva York.

Paralelamente, Antioquia vivía un nuevo auge de las actividades mineras después de 1850, con la llegada de ingenieros alemanes, ingleses y estadounidenses que trajeron su tecnología y nuevas técnicas de extracción. Ese esplendor, sobre todo aurífero, generó las primeras grandes riquezas de Medellín; sin embargo, la Villa permanecía enclaustrada entre montañas, alejada del progreso y del mundo.

Cisneros regresó a Cuba en 1858 y dirigió la empresa de ferrocarriles de la isla por una década, al término de la cual, dejó los trenes por la lucha independentista. Participó en la Guerra de los Diez años, la primera de las tres revueltas cubanas hasta alcanzar su emancipación de España, en diciembre de 1898. Lideró el periódico El País antes de que los ibéricos retomaran el control y tuviera que huir a Nueva York.

Entonces, tuvo su primer contacto con Colombia, a donde llegó en 1870 en búsqueda de apoyo para la lucha libertadora. “Pero así como fue de inesperada su adhesión a la revolución, así lo fue su abrupta ruptura con ella en 1871, recuperando Cisneros su primitiva vocación”, reseñó el sociólogo Alberto Mayor Mora, en un texto sobre el cubano.

La obra de las dificultades

Los caminos se cruzaron, definitivamente, en 1874 cuando Cisneros llegó al departamento. El general Pedro Justo Berrío, como presidente del Estado Soberano de Antioquia, no había podido concretar su idea de construir un camino carreteable entre Medellín y el río Magdalena para buscarle una salida a la región. Fue su sucesor, Recaredo de Villa, el que logró contratar al cubano.

Orestes Zuluaga, presidente de la Academia Antioqueña de Historia, contó que el agente de negocios panameño José Antonio Céspedes fue el que le recomendó al gobierno de Antioquia la contratación de Cisneros. “Recaredo de Villa realizó el acuerdo y firmó el contrato el 14 de febrero de 1874. Cisneros salió de inmediato para Nueva York a presentar el proyecto a posibles inversionistas. Viajó a Londres y París con el mismo objetivo”, relató Zuluaga. Una de las aportantes, según el historiador, fue Mercedes Córdova de Jaramillo, hermana del prócer José María Córdova.

La ejecución de la obra tuvo muchas dificultades, sobre todo, por las guerras civiles que desangraron a la joven república colombiana y restaban la mano de obra. En 1876 estalló la sublevación conservadora contra el gobierno liberal de Aquileo Parra. Otras dificultades fueron las zonas pantanosas, la topografía, las fieras, la manigua y las fiebres del trópico. Las posibilidades de fracaso eran inminentes.

Al término de los 10 años, Cisneros solo alcanzó 45 kilómetros y dejó a medio camino el encargo, al llegar hasta la estación de Pavos, en el margen del río Nus, antes del caserío que luego llevaría su apellido.

“Fue una obra asombrosa, hoy no la podemos imaginar. Los terrenos eran vírgenes, era una hazaña valiente enfrentarse a este proyecto. Cisneros tenía una visión clara y profunda de la implementación de ferrocarriles en países en vía de desarrollo”, explicó el ingeniero José María Bravo, autor de un libro sobre el tren.

Mayor Mora reseñó que Cisneros fue indemnizado generosamente y “aprendió la lección: como el Gobierno no cumplía los pagos y las guerras civiles arrastraban, tanto trabajadores como obras, lo mejor era rescindir los contratos como lo hizo luego con el de La Dorada y el Pacífico”.

Ocaso de una vida de cine

Cisneros, ingeniero civil, revolucionario y constructor de ferrocarriles, creó después una sociedad agrícola para desarrollar cultivos en lotes baldíos de la Nación. También fundó una compañía de trenes para construir las conexiones de La Dorada, Girardot, Bolívar y Valle del Cauca.

Fue socio mayoritario de la Compañía Colombiana de Transportes, firma con la que importó barcos a vapor que recorrían el río Magdalena.

Adlai Stevenson Samper, escritor y miembro de la Academia de Historia de Barranquilla, añadió que el cubano también fue empresario de tranvías, negoció con finca raíz, construyó Puerto Colombia y fue comisionista de mercancías, lo que lo distanció de la clase alta del Atlántico.

A los homenajes públicos en Colombia por la labor de Cisneros, se le sumaron misivas del escritor, poeta y revolucionario cubano José Martí, quien le dedicó un artículo titulado “Un cubano real”.

Abandonó el país en 1898. El epílogo de su historia bien podría llamarse El ferrocarrilero en su laberinto: bajó por el río Magdalena agobiado por las fiebres, enfermo y con las arcas vacías. Se embarcó hacia Estados Unidos y aún le quedaron fuerzas para apoyar el movimiento emancipador cubano que estaba cerca de soltarse de las cadenas españolas. Sin embargo no vivió para ver libre a su país. Falleció el 7 de julio de 1898, en un hotel de Nueva York, a los 62 años.

Los homenajes siguieron. La primera gran plaza de Medellín llevó su apellido y en 1924 erigieron una estatua con pedestal de mármol de Carrara, del artista Marcos Tobón Mejía. La obra permanece hoy en el ingreso a la Alpujarra, sobre la avenida San Juan.

Un municipio del Nordeste también lleva su nombre. Incluso, según Orestes Zuluaga, la estación Santiago (municipio de Santo Domingo), fue bautizada así en recuerdo de la cuna de Francisco Javier. “Como ya el ferrocarril desapareció, su recuerdo y, el de Cisneros mismo, se ha ido diluyendo en la memoria de las nuevas generaciones”, opinó.

José María Bravo fue más allá: “aquí somos el olvido que seremos. Se ha perdido la memoria física de Cisneros y los jóvenes de ahora no saben quién fue. Debemos empezar porque la zona que hoy llamamos Parque de Las Luces retome su nombre original y se reviva el recuerdo de la plaza Cisneros”. Sería el homenaje a un hacedor de proezas.

Contexto de la Noticia

Paréntesis EL FERROCARRIL, UNA HAZAÑA EN DOS FASES

Además de su influencia en Antioquia, Cisneros dejó huella en otras regiones del país. Fue promotor y constructor del tren hasta Sabanilla (Atlántico) y del tranvía de Barranquilla. Su interés mayor, según Adlai Stevenson Samper, escritor y miembro de la Academia de Historia de Barranquilla, fue lograr comunicar el mar Caribe con el río Magdalena. La región contrató una empresa alemana para que hiciese el ferrocarril hasta esa localidad, con tal mala suerte, que la concesión quedó a medio camino. “Ahí entra la figura de Francisco Javier Cisneros. Consiguió inversionistas en Inglaterra y con su experticia logró llevar el ferrocarril. Luego se percató que había problemas para el fondeo de las naves. Exploró una bahía profunda y construyó un muelle de madera que servía para barcos grandes. Por cierto, mucha gente decía que debía llamarse Puerto Cisneros y no Puerto Colombia, pero cuentan que él no dejó que lo nombraran así”, dijo.

Juan Diego Ortiz Jiménez

Redactor del Área Metro. Interesado en problemáticas sociales y transformaciones urbanas. Estudié derecho pero mi pasión es contar historias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección