Un jardín para leer y escribir en la Fiesta

  • Tres de las 30 carpas del Jardín Lectura Viva: la Bebeteca, Voces en el agua y La prensa, un nuevo mundo cada día. Lugares para que los jóvenes lean, a su manera. FOTOS ESTEBAN VANEGAS
    Tres de las 30 carpas del Jardín Lectura Viva: la Bebeteca, Voces en el agua y La prensa, un nuevo mundo cada día. Lugares para que los jóvenes lean, a su manera. FOTOS ESTEBAN VANEGAS
  • Un jardín para leer y escribir en la Fiesta
  • Un jardín para leer y escribir en la Fiesta
Por mónica quintero restrepo | Publicado el 15 de septiembre de 2016
240

talleres de promoción de lectura se realizan diario en el Jardín Lectura Viva, el espacio para los jóvenes.

en definitiva

El Jardín Lectura Viva es un espacio para la promoción de lectura. Treinta carpas proponen talleres y juegos para que los jóvenes, los niños y sus familias se encuentren a leer.

Una mujer con una camiseta de la Fiesta del Libro les va diciendo a los niños, en un acento que no es de por aquí, que van a entrar a una carpa en la que se puede viajar sin pasaporte. Los chicos de uniforme que van al final de la fila no la han escuchado: ellos van cantando, muy en su mundo. !Buenos días!, dice el señor de la carpa, ¡Buenos días!, responden unos cuantos, ya sentados; saluden, dice la chica, y todos responden, al unísono y en tono de colegio, que buenos días, mientras terminan de repartirse los cojines para sentarse en el suelo.

Leer, se lee en la pared, es el mejor tiquete para descubrir nuevos mundos. Es la carpa del Plan Municipal de Lectura.

La mujer se llama Javiera Isidora Ihnen Astaburuaga. Chilena, aunque lleva dos años en Colombia, explica. Es guía del Jardín Lectura Viva, y esa mañana está con los jóvenes del colegio Javiera Londoño. Ya sabe qué va a pasar en cada lugar de techo blanco: en la de Viajar sin pasaporte, por ejemplo, los pequeños pueden crear historias y llevar a un personaje a pasear a Nueva York, sin moverse de los cojines.

El recorrido había empezado hace un rato. Los niños, precisa ella, quieren hacer de todo. Se queda ahí, esperándolos. Hay talleres largos y cortos. Hasta una hora, puede ser.

El Jardín

Treinta carpas están al lado de uno de los caminos del Jardín Botánico. Hasta el domingo próximo, cuando los 10 años de celebración de la Fiesta del Libro y la Cultura terminen, se habrán hecho unos 2.000 talleres de promoción de lectura.

El Jardín Lectura Viva es el espacio para que los niños y los jóvenes se encuentren con la lectura, de otras maneras. Treinta entidades de la ciudad, dedicadas a la promoción de lectura y escritura les proponen distintas ideas. Por esos lados es donde los pequeños uniformados van andando, sin afán. Por eso hay gritos y cantos y cuchicheos, y de pronto, incluso, una pareja de enamorados que se escapa de la profesora.

Desde la Fiesta describen el Jardín Lectura Viva de este año: Si eres un viajero puedes llegar a cualquier lugar del mundo. Si eres un lector no solo podrás ir a muchas partes, también viajar en el tiempo, visitar lugares insólitos, conocer personajes de este planeta y de otros.

En la carpa de Cantoalegre hay una guitarra que espera por el próximo grupo. Ahí la propuesta es bailar, cantar, hacer juegos. Óscar Mejía dice que han estado desde bebés hasta adultos, y que la única idea que tienen es transportarlos por un mundo de posibilidades. Por eso en la pared, los visitantes han dejado mensajes: Un niño inventó el planeta Toale, en donde se saluda, en lugar de hola, con un nami.

Porque cada carpa es un mundo distinto. En hilos de la memoria reflexionan sobre la memoria, el conflicto, el territorio, el perdón, los derechos humanos. El telar es para construir entre los visitantes la ciudad soñada, cuenta Luz Stella Martínez, o la profe Luces. El domingo, cuando esté listo, se lo van a dar de regalo a la Fiesta. También escriben poesía e historias que luego hacen fotos.

Pura diversión

No hay manera de decir en esas carpas que leer es aburrido. Que el que inventó el velcro, les explica una joven a otros chicos en la carpa de la Universidad de los Niños, se inspiró en los cadillos, esas cosas verdes que se pegan en los pantalones.

En la Bebeteca de Comfenalco, mientras tanto, juegan a ser detectives. Todo gira alrededor de Sherlock Holmes y la excusa, comenta Bibiana Álvarez, es que la familia se encuentre, que se abracen, que lean juntos.

Los pequeños gritos siguen. De pronto, un mensaje: Calle cerrada. Niños jugando. Una carpa más allá, un niño le toma fotos a las barquitas que cuelgan de un cuadro. En Voces en el agua cuentan la historia del recorrido del agua. Todo hecho en forma de escenas, puestas en algo así como teatrinos, en las que a hay movimiento o a veces llueve arroz. Edwin Ángel, del colectivo familiar Mundo creíble, señala que es un proyecto en el que invitaron a artistas a pensar la idea. Todo es reciclado, hecho a mano.

El camino sigue, las carpas igual. En la Fiesta, lo dijo Juan Diego Mejía, el director, los niños son protagonistas.

Ellos leen su mundo, a su tamaño, como en esa página impresa de periódico donde hay un mapa del Centro de Medellín, allá en la carpa de Prensa Escuela, y la niña está buscando la casa de su abuela.

La vida, ahí mismo

Contexto de la Noticia

radiografía más lugares para leer y divertirse

Son 30 carpas, con nombres que invitan a juegos distintos, como Carpa de los enamorados, Imaginantes, Aldea Ubuntu, Pabellón multilingüe, La carpa azul, Palenque afrodescendiente y Nuevos mundos en viñetas. Esta última propone crear mundos fantásticos a través del cómic: los niños pintan, los de Plasart dibujan en vivo, y también hay exposición, proyección de cortos y películas, caricatura y plastilina. Las de Zona de primera infancia son cuatro: Un laberinto lleno de emociones, Explorando Nuevos Mundos, Bebeteca Comfenalco y Voces en el agua.

Mónica Quintero Restrepo

Es periodista porque le gusta escribir. A veces intenta con la ficción, y hasta con los poemas, y entonces se llama Camila Avril. Le gusta la literatura, el teatro, el arte y las historias. Es periodista de Cultura de El Colombiano. También estudió Hermenéutica Literaria.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección