Editorial

Colombia: valores trastocados

La bochornosa y dislocada reivindicación de los actos y el historial de un delincuente plantean muchos interrogantes a una sociedad en la que aún se busca ejemplo en bandidos y corruptos.
Colombia: valores trastocados
ilustración esteban parís Publicado el 29 de noviembre de 2017

Las imágenes hablan por sí solas: centenares de personas acompañan el féretro de Luis Orlando Padierna Peña, alias “Inglaterra”, jefe del Clan del Golfo, la tarde del lunes en el municipio de Carepa. Algunos asistentes llevan globos blancos y visten camisetas en las que se lee “Vivirás por siempre en nuestros corazones”. La Policía Nacional, que abatió la semana pasada a este señalado delincuente, vigila que no haya disturbios ni excesos entre la muchedumbre.

Ya el sábado y domingo anteriores se habían dado manifestaciones similares cuando el cadáver llegó a esa localidad del Urabá antioqueño. Caravanas de automóviles y motocicletas desde los que se ensalzaba la figura de un hombre con un prontuario revelador de sus ejecutorias y calidades:

Aparecía en la Lista Clinton por operaciones financieras de lavado de activos, estaba pedido en extradición a EE.UU. por tráfico de cocaína, en 2001 estuvo preso por homicidio y se fugó de la cárcel, lideraba el “frente Carlos Vásquez” del Clan del Golfo y se trasladó a la frontera con Venezuela para abrir corredores a la droga y otras actividades ilícitas de esa organización.

En su persecución, en agosto de 2015, un helicóptero de la Policía cayó en zona rural de Carepa y murieron 17 agentes. Además, al ser parte de la cúpula de esa estructura criminal era responsable del “plan pistola” que entre abril y mayo pasados dejó 10 policías muertos y 37 heridos.

¿Qué pasa en un país donde un grupo considerable de ciudadanos acude al sepelio de un criminal tan dañino y peligroso, para despedirlo como si fuese un héroe?

La primera es la explicación universal, histórica y cultural, de la fascinación e identificación de comunidades y ciudadanos con villanos y antihéroes, con máscara de benefactores de desposeídos, que protagonizan resistencias y actos de violencia y desacato contra otros poderes y sectores, legales o ilegales.

En la historia de Colombia proliferan figuras surgidas de levantamientos y proyectos contraestatales y paraestatales, y de fenómenos de delincuencia que, en diferentes momentos y coyunturas, han logrado la atención, simpatía o sumisión de capas de pobladores, no siempre marginales, periféricos, desatendidos.

La romería en torno a “Inglaterra” no retrata solo a personas de estratos afectados por la pobreza y la miseria. Se sumaron algunos comerciantes y otros urabaenses cuya extracción sugiere identidades, con el delito y la ilegalidad, más preocupantes.

Es esa Colombia en la que bandidaje y corrupción han hecho carrera como estados de “normalidad y enriquecimiento aceptables” y que motivan admiración y réplica. Crímenes que no provienen solo de actores por fuera de la ley sino también de dentro del orden y del mismo Estado.

La muchedumbre que carga y corteja el ataúd de un delincuente de larga carrera obliga a pensar en las responsabilidades institucionales públicas y privadas, en la tarea individual y colectiva de liderazgo y en el reto como sociedad y Estado que tenemos, para desmontar tantos valores trastocados y esa actitud de anomia (indiferencia y pasividad) ante lo ilegal y antiético.

No pueden ser “pabloescobares, carloscastaños, inglaterras y otroras timochenkos”, ni tampoco defraudadores del erario, quienes convoquen y sirvan de guía, ejemplo e inspiración para un país necesitado de dar el salto a la modernidad, los derechos y la paz, en una democracia legítima.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    OPOSICIÓN VENEZOLANA

    Fue galardonada con el Premio Sajarov a la libertad de conciencia que entrega el Parlamento Europeo.

    $titulo

    CARRO DE FOTOMULTAS

    En video quedó registrado cuando un carro con cámara para foto multas se pasó un semáforo en rojo.