<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La pérdida de El Guacal, el relleno que llega a su fin

  • El Guacal tuvo disposición final de residuos hasta 2015, cuando el vaso Norte del relleno cumplió su vida útil. FOTO esteban vanegas
    El Guacal tuvo disposición final de residuos hasta 2015, cuando el vaso Norte del relleno cumplió su vida útil. FOTO esteban vanegas
Por Daniela Jiménez González | Publicado el 07 de mayo de 2019
Infografía
La pérdida de El Guacal, el relleno que llega a su fin
en definitiva

Tras un año de la suspensión de la licencia ambiental a Evas - Enviambientales, Antioquia pierde definitivamente al relleno sanitario El Guacal. Hoy se encuentra en operación de cierre.

El panorama de la disposición de residuos en Antioquia, con todas sus complejidades, suma ahora una nueva pérdida. El relleno sanitario El Guacal, ubicado en Heliconia, ya no tiene chance de recuperarse.

La semana pasada, de acuerdo con Corantioquia, se venció el plazo que tenía Evas – Enviambientales S.A. E.S.P para presentar el plan de cierre y clausura del relleno sanitario. Todo porque, hace ya casi un año, el 21 de junio de 2018, el Consejo de Estado emitió un fallo en el que declaraba la nulidad de la licencia ambiental otorgada al proyecto en 2005 y lo dejaba sin posibilidad de operar.

Desde entonces, explicó Liliana Taborda, subdirectora de regionalización de Corantioquia, la autoridad ambiental le solicitó a Evas que enviara los requerimientos necesarios para el plan de clausura y posclausura, con el fin de evitar impactos negativos al ambiente en la ejecución del proceso.

“Sin embargo, la autoridad no ha podido aprobar el plan, puesto que Evas no lo ha entregado”, indicó Taborda, “esta semana venció el plazo y se ha solicitado de manera urgente. Tal vez nos van a pedir una prórroga, y pueden hacerlo, porque quizás estén en la construcción técnica del plan con su respectivo equipo de ingenieros. No lo sabemos, porque tampoco nos ha llegado una solicitud de este tipo”.

Al ser consultados por EL COLOMBIANO sobre este plan, la Alcaldía de Envigado, vocera de Evas, respondió a través de un cuestionario que “la empresa se encuentra en estudio y valoración financiera de las obligaciones impuestas por Corantioquia. Vamos a informar a la autoridad ambiental el estado de avance de estos estudios”.

Ya no hay interés

A la par que se le otorgó una licencia a Evas, la entidad Emvarias también había recibido, en 2003, un trámite de licenciamiento ambiental en la misma zona.

En su momento Emvarias, al encontrar dos licencias sobre el mismo predio, demandó ante el Tribunal Administrativo de Antioquia para que efectivamente su licencia fuera la única.

El pleito jurídico solo llegó a su fin hasta el año pasado, cuando el Consejo de Estado declaró la nulidad de las resoluciones de Evas, lo que quiere decir que la de Emvarias es la única licencia en pie. Pero, como lo manifestó Santiago González, jefe de disposición final de residuos de Emvarias, el proceso tardó 15 años y ahora las condiciones son otras.

“Cuando Emvarias solicitó la licencia en 2003, El Guacal se tenía visualizado como el sitio de disposición final tras el cierre de la Curva de Rodas”, añadió González, “hoy en día la prioridad de la empresa está sobre Pradera [el relleno sanitario de Donmatías], el que tiene todo el apoyo de nuestra junta directiva y un plan de trabajo enfocado en prolongar su vida útil”.

Así que, ahora, El Guacal ya no representa para Emvarias ninguna importancia estratégica. Entre las razones para ello se encuentran que allí Corantioquia declaró una zona de preservación y, según González, esto es una dificultad para ejecutar el proyecto.

Además, Emvarias identificó que mientras Evas desarrolló en El Guacal sus operaciones hubo resistencia de la comunidad, que no avalaba el relleno sanitario en su totalidad.

Los riesgos también son jurídicos, porque en este momento los lotes sobre los cuales está la licencia ambiental no son propiedad de Emvarias, sino de Evas. Y, concluye González, la vía de acceso es otra de las dificultades, por ser una zona geológica inestable y de pendientes: “Tiene una vía destapada de más de 9 kilómetros, por lo que la flota vehicular sufre un desgaste mayor. En Pradera, mientras tanto, todo está pavimentado”.

El plan de cierre

La Alcaldía de Envigado manifestó que, por el momento, no se tiene pensado un destino específico del lote en el cual se encuentra ubicado el relleno sanitario, pero que el más ideal debe ser el de conservación, apropiado por la autoridad ambiental.

Añadieron, asimismo, que las actividades técnicas ya se cerraron definitivamente y enfatizaron en que, desde octubre de 2015, cesó la actividad de disposición final de residuos sólidos en el vaso norte del relleno por el agotamiento de su vida útil y la no autorización de la modificación de licencia para disposición en el vaso centro.

Todo este proceso le dejó a Evas - Enviambientales otro lío más de cuenta de un litigio con Interaseo, el operador del relleno.

El 10 de diciembre del 2018 se da el fallo en el que se declara, por un lado, el incumplimiento por parte de la empresa del contrato suscrito con el operador y, por el otro, el incumplimiento parcial de Interaseo por no garantizar los estándares de compactación en el manejo de las toneladas de residuos sólidos dispuestas.

El fallo, en ese sentido, ordenó la liquidación del documento firmado en 2008 y condenó a Evas a pagar a manera de indemnización a Interaseo la suma de $2.216 millones (más intereses de $1.052 millones).

Sigue un camino largo para asegurar el plan de clausura y posclausura de El Guacal, como precisó Liliana Taborda. De acuerdo con las normativas vigentes, este plan podría tener una vigencia de hasta 30 años en los cuales Evas debe velar por el monitoreo y control. Vigilar, por ejemplo, que la montaña de residuos no tenga movimientos o no está generando gases.

Así, con la imposibilidad de la empresa de continuar operaciones y el desinterés de Emvarias en establecer allí otro proyecto, el tiempo de El Guacal ha terminado y, consigo, el que pudo haber sido la alternativa de Pradera cuando el relleno en Donmatías alcanzara su tope .

Contexto de la Noticia

¿qué sigue? ¿en qué quedó lo de el carrasco?

En 2018 La Pradera, en Donmatías, fue uno de los sitios contemplados para disponer los residuos del relleno sanitario El Carrasco de Bucaramanga, en el que disponían 17 municipios de Santander y que ahora se encuentra en proceso de clausura. Según Santiago González, de estos 17 municipios solo cinco presentaron cartas preguntando por la posibilidad de traer residuos hasta Pradera. Estas se respondieron pidiendo que se comunicaran con la debida anticipación para acondicionar los planes operativos. “Tras estas respuestas no hemos recibido ninguna información de cuándo ingresaría, y por cuánto tiempo. Por eso no ha llegado una sola tonelada proveniente de Santander”, aclaró.

Daniela Jiménez González

Periodista del Área Metro. Me interesa la memoria histórica, los temas culturales y los relatos que sean un punto de encuentro con la ciudad en la que vivo, las personas que la habitan y las historias que reservan.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección