<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cesa viacrucis en la ciudad tras falla en vía férrea del sistema metro

Operación comercial vuelve hoy a la normalidad, al igual que el pico y placa. Contingencia afectó por seis días a los habitantes del Norte.

  • Filas interminables sobre Carabobo, en un costado de Tricentenario. FOTOS Manuel saldarriaga
    Filas interminables sobre Carabobo, en un costado de Tricentenario. FOTOS Manuel saldarriaga
  • Alto flujo vehicular en la Autopista debido al cese de operaciones entre Tricentenario y Caribe.
    Alto flujo vehicular en la Autopista debido al cese de operaciones entre Tricentenario y Caribe.
Por edison ferney henao h. | Publicado el 22 de junio de 2022

Desde hoy a las 4:30 de la mañana se normaliza la operación comercial del sistema metro. Tras un viacrucis de seis días, debido a la socavación de la vía férrea entre Tricentenario y Caribe, los habitantes del norte de la ciudad tendrán un respiro. Cesarán las filas interminables, las peregrinaciones a pie y, con el retorno del pico y placa para motos y vehículos particulares, la normalidad en varios corredores viales.

“Debido a los trabajos de fortalecimiento de la zona afectada por la ola invernal, se ha logrado resolver el problema (...). Empezaremos operación nuevamente con el metro. Esto va a beneficiar a la mitad de la ciudad y nos va a permitir, también, volver a la condición anterior del pico y placa”, expresó el alcalde Daniel Quintero.

Durante la mañana de ayer se habían comunicado los avances en los trabajos de mitigación, aunque se dijo que estos aún no concluían. Una pequeña tregua en medio de tanta llovedera permitió el vaciado de concreto necesario para solventar el hundimiento. Pero antes se acondicionó el terreno en donde cables de alta tensión y de fibra óptica se vieron afectados por la emergencia. Para los cables se tuvieron que construir unos cobertores, desde cero.

Si bien el alcalde Quintero informó que se reanudarían las operaciones, la precisión que se compartió desde el Metro más temprano fue que la estabilización de la zona no había concluido. Cabe recordar que la semana pasada Andree Uribe, quien entonces fungía como alcaldesa encargada, explicó que las obras estructurales podían tardar hasta tres semanas.

Sobre la medida de pico y placa también se habían dado algunas puntadas. Si bien fue tomada para mitigar la contingencia tras la socavación en la vía férrea —registrada el jueves pasado—, Quintero dijo ayer en la mañana que volvería a regir hoy miércoles para los carros particulares.

“Las motos van a seguir sin pico y placa hasta que se resuelva plenamente el problema del metro. Vamos a pedirles a las empresas que, por favor, en especial a las personas que viven en el norte, les permitan teletrabajo en la medida de lo posible”, había dicho temprano el mandatario.

Pero tras el anuncio de que el metro vuelve a operar normal, la restricción aplicará para todos. Es decir: los carros con placas terminadas en los números 4 y 8 tendrán pico y placa hoy miércoles, al igual que las motos que comiencen en los mismos dígitos.

Se espera que con su retorno se descongestionen vías como la Autopista. Ayer, ese corredor se movió más lento que los ciudadanos que se bajaron en Tricentenario y caminaron hasta Caribe. “Desde las 4:30 de la mañana el pico y placa será normal. Esto va a mejorar, sin duda, las condiciones de movilidad: para quienes se mueven en metro, buses y vehículo particular”, agregó el alcalde.

Último día de un viacrucis

La jornada de ayer comenzó muy temprano. El madrugón de muchos fue mayor para no llegar tarde al trabajo. También lo fue para quienes, como Roberto de Jesús Cartagena, salieron del suyo y trataron de llegar a casa. Él, empleado del sector de vigilancia, cogió metro en La Estrella a las 6:30 de la mañana. Una hora y media después, en Tricentenario, hacía de guía de los embolatados: “Vea, salga hacia el sur. A mano derecha están los buses”, decía. Aún no lograba llegar a Bello, su destino.

“Hasta Caribe todo muy bien, pero de aquí para allá —norte de la ciudad— es un desastre”. Para llegar de Universidad a Tricentenario, un trayecto que solo tiene una estación de por medio, tardó casi una hora. “Hay muchos que ya saben dónde se bajan, pero hay otros que no. Están confundidos”, expresó.

La anormalidad saltaba a la vista en la misma estación. Los trenes “escupían” más personas de lo habitual, que trataban de conectarse con Caribe y al instante decían: “Todos los días cambian el lado de salida. ¿Y para Caribe por dónde es, pues?”.

El afán, pese a la madrugada, de nada sirvió. De calma se tuvo que llenar Francy Labrador, quien viajaba desde Bello hasta La Alpujarra. Entraba a las 8:00 de la mañana a trabajar y diez minutos antes estaba haciendo fila en un costado de la estación Tricentenario, tratando de coger bus.

“Mi esposo me traía en la moto, pero estuvimos metidos en un taco como media hora. Tuvo que arrimarme al metro. ¡Menos mal mi jefa entiende la contingencia!”, comentó. Otros, más cortos de tiempo, echaron a andar hasta Caribe. Con paraguas, chaqueta y reloj en mano, emprendieron una procesión que, a buen paso, duró 20 minutos.

“Hay demasiada gente. El sistema alterno que pusieron es poco eficiente, y más en hora pico. Los otros días he cogido bus hasta Universidad, pero hoy —ayer— la fila está muy larga”, dijo Anderson Quirós, quien desde Acevedo trataba de llegar a Sabaneta. Su trayecto, de una hora habitualmente, se convirtió en uno de hora y 45 minutos.

Alternativa fue insuficiente

Al interior de las estaciones, los guías del sistema trataron de lidiar con el desconcierto. Con parlantes y hasta megáfonos compartieron indicaciones. En Tricentenario fueron: “Si va para el sur, puede salir hacia la derecha y tomar bus hasta Caribe, o hacia a la izquierda y tomar integrado hasta Universidad”. Ambas rutas funcionaron gratuitamente, mediadas por un ficho amarillo que les permitía a los usuarios reintegrarse al sistema metro.

Los que no tomaron estas opciones o se fueron a pie, recorriendo la Autopista en sentido norte-sur, se dejaron conquistar por quienes viven su agosto por estos días. “Esa fila está demorada: $2.500 hasta Caribe. Vamos, vamos. Me quedan tres cupos. Solo dos. Vea: falta uno”, vociferaba un conductor particular. Mientras las filas se desgranaban, pasajero a pasajero, llegaban otros y decían: “A $2.000 para Caribe. Ya voy a salir. Pilas, que nos vamos”.

Pese a que la jornada fue traumática, las filas en la estación Caribe, que ahora hace de terminal, se movieron a buen ritmo. Eso sí: no faltó quien se bajó del bus antes de tiempo, como Carlos Arturo Gil, que empezó trayecto en Robledo, por el caos vehicular. La ciudad, hasta ayer, estaba sin pico y placa para motos y carros.

La fotografía de la mañana se repitió en la hora pico de la tarde. El viacrucis lo anticipó Anderson desde temprano, quien viaja de Sabaneta a Acevedo una vez sale del trabajo. “Y en las horas de la tarde, ni se diga: ha sido una pesadilla”. Tener el metro a medias, definitivamente, es un lujo que la ciudad no puede darse .

Alto flujo vehicular en la Autopista debido al cese de operaciones entre Tricentenario y Caribe.
Alto flujo vehicular en la Autopista debido al cese de operaciones entre Tricentenario y Caribe.

Desde hoy a las 4:30 de la mañana se normaliza la operación comercial del sistema metro. Tras un viacrucis de seis días, debido a la socavación de la vía férrea entre Tricentenario y Caribe, los habitantes del norte de la ciudad tendrán un respiro. Cesarán las filas interminables, las peregrinaciones a pie y, con el retorno del pico y placa para motos y vehículos particulares, la normalidad en varios corredores viales.

“Debido a los trabajos de fortalecimiento de la zona afectada por la ola invernal, se ha logrado resolver el problema (...). Empezaremos operación nuevamente con el metro. Esto va a beneficiar a la mitad de la ciudad y nos va a permitir, también, volver a la condición anterior del pico y placa”, expresó el alcalde Daniel Quintero.

Durante la mañana de ayer se habían comunicado los avances en los trabajos de mitigación, aunque se dijo que estos aún no concluían. Una pequeña tregua en medio de tanta llovedera permitió el vaciado de concreto necesario para solventar el hundimiento. Pero antes se acondicionó el terreno en donde cables de alta tensión y de fibra óptica se vieron afectados por la emergencia. Para los cables se tuvieron que construir unos cobertores, desde cero.

Si bien el alcalde Quintero informó que se reanudarían las operaciones, la precisión que se compartió desde el Metro más temprano fue que la estabilización de la zona no había concluido. Cabe recordar que la semana pasada Andree Uribe, quien entonces fungía como alcaldesa encargada, explicó que las obras estructurales podían tardar hasta tres semanas.

Sobre la medida de pico y placa también se habían dado algunas puntadas. Si bien fue tomada para mitigar la contingencia tras la socavación en la vía férrea —registrada el jueves pasado—, Quintero dijo ayer en la mañana que volvería a regir hoy miércoles para los carros particulares.

“Las motos van a seguir sin pico y placa hasta que se resuelva plenamente el problema del metro. Vamos a pedirles a las empresas que, por favor, en especial a las personas que viven en el norte, les permitan teletrabajo en la medida de lo posible”, había dicho temprano el mandatario.

Pero tras el anuncio de que el metro vuelve a operar normal, la restricción aplicará para todos. Es decir: los carros con placas terminadas en los números 4 y 8 tendrán pico y placa hoy miércoles, al igual que las motos que comiencen en los mismos dígitos.

Se espera que con su retorno se descongestionen vías como la Autopista. Ayer, ese corredor se movió más lento que los ciudadanos que se bajaron en Tricentenario y caminaron hasta Caribe. “Desde las 4:30 de la mañana el pico y placa será normal. Esto va a mejorar, sin duda, las condiciones de movilidad: para quienes se mueven en metro, buses y vehículo particular”, agregó el alcalde.

Último día de un viacrucis

La jornada de ayer comenzó muy temprano. El madrugón de muchos fue mayor para no llegar tarde al trabajo. También lo fue para quienes, como Roberto de Jesús Cartagena, salieron del suyo y trataron de llegar a casa. Él, empleado del sector de vigilancia, cogió metro en La Estrella a las 6:30 de la mañana. Una hora y media después, en Tricentenario, hacía de guía de los embolatados: “Vea, salga hacia el sur. A mano derecha están los buses”, decía. Aún no lograba llegar a Bello, su destino.

“Hasta Caribe todo muy bien, pero de aquí para allá —norte de la ciudad— es un desastre”. Para llegar de Universidad a Tricentenario, un trayecto que solo tiene una estación de por medio, tardó casi una hora. “Hay muchos que ya saben dónde se bajan, pero hay otros que no. Están confundidos”, expresó.

La anormalidad saltaba a la vista en la misma estación. Los trenes “escupían” más personas de lo habitual, que trataban de conectarse con Caribe y al instante decían: “Todos los días cambian el lado de salida. ¿Y para Caribe por dónde es, pues?”.

El afán, pese a la madrugada, de nada sirvió. De calma se tuvo que llenar Francy Labrador, quien viajaba desde Bello hasta La Alpujarra. Entraba a las 8:00 de la mañana a trabajar y diez minutos antes estaba haciendo fila en un costado de la estación Tricentenario, tratando de coger bus.

“Mi esposo me traía en la moto, pero estuvimos metidos en un taco como media hora. Tuvo que arrimarme al metro. ¡Menos mal mi jefa entiende la contingencia!”, comentó. Otros, más cortos de tiempo, echaron a andar hasta Caribe. Con paraguas, chaqueta y reloj en mano, emprendieron una procesión que, a buen paso, duró 20 minutos.

“Hay demasiada gente. El sistema alterno que pusieron es poco eficiente, y más en hora pico. Los otros días he cogido bus hasta Universidad, pero hoy —ayer— la fila está muy larga”, dijo Anderson Quirós, quien desde Acevedo trataba de llegar a Sabaneta. Su trayecto, de una hora habitualmente, se convirtió en uno de hora y 45 minutos.

Alternativa fue insuficiente

Al interior de las estaciones, los guías del sistema trataron de lidiar con el desconcierto. Con parlantes y hasta megáfonos compartieron indicaciones. En Tricentenario fueron: “Si va para el sur, puede salir hacia la derecha y tomar bus hasta Caribe, o hacia a la izquierda y tomar integrado hasta Universidad”. Ambas rutas funcionaron gratuitamente, mediadas por un ficho amarillo que les permitía a los usuarios reintegrarse al sistema metro.

Los que no tomaron estas opciones o se fueron a pie, recorriendo la Autopista en sentido norte-sur, se dejaron conquistar por quienes viven su agosto por estos días. “Esa fila está demorada: $2.500 hasta Caribe. Vamos, vamos. Me quedan tres cupos. Solo dos. Vea: falta uno”, vociferaba un conductor particular. Mientras las filas se desgranaban, pasajero a pasajero, llegaban otros y decían: “A $2.000 para Caribe. Ya voy a salir. Pilas, que nos vamos”.

Pese a que la jornada fue traumática, las filas en la estación Caribe, que ahora hace de terminal, se movieron a buen ritmo. Eso sí: no faltó quien se bajó del bus antes de tiempo, como Carlos Arturo Gil, que empezó trayecto en Robledo, por el caos vehicular. La ciudad, hasta ayer, estaba sin pico y placa para motos y carros.

La fotografía de la mañana se repitió en la hora pico de la tarde. El viacrucis lo anticipó Anderson desde temprano, quien viaja de Sabaneta a Acevedo una vez sale del trabajo. “Y en las horas de la tarde, ni se diga: ha sido una pesadilla”. Tener el metro a medias, definitivamente, es un lujo que la ciudad no puede darse

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS nueva alerta por riesgos en el río

La nueva preocupación, superado este apuro, es que son 13 nuevos puntos críticos en la canalización del río Medellín los que podrían causar contingencias en el sistema. La socavación más reciente fue por el colapso de la cobertura de la quebrada La Cantera, pero el hallazgo en cuestión es un nuevo campanazo de alerta en medio de la ola invernal. Las afectaciones se registran, en su mayoría, en el sur del Aburrá. El desbordamiento del río, debido al aumento de su caudal, sería la causa. La corriente ya no es meándrica (con curvas), sino recta, por lo que hay mayor tendencia a la inestabilidad.

Edison Ferney Henao Hernández

Periodista y politólogo en formación. Aprendo a escribir y, a veces, hablo sobre política.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección