<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

Así fue la odisea de mover petroglifo milenario hallado en obra en Itagüí

En la zona de trabajos del Metroplús se han hallado más de 5.000 piezas de valor arqueológico.

  • Así fue la odisea de mover petroglifo milenario hallado en obra en Itagüí
  • Así fue la odisea de mover petroglifo milenario hallado en obra en Itagüí
  • El momento más tensionante de la operación fue cuando la roca estuvo suspendida pues se temía que se fracturara. FOTO Jaime pérez.
    El momento más tensionante de la operación fue cuando la roca estuvo suspendida pues se temía que se fracturara. FOTO Jaime pérez.
  • Un arqueólogo revisa que no haya más inscripciones en la parte inferior de la roca. FOTO: Jaime Pérez.
    Un arqueólogo revisa que no haya más inscripciones en la parte inferior de la roca. FOTO: Jaime Pérez.
  • La roca fue trasladada al Parque de los Petroglifos del barrio El Rosario. Allí estará rodeada de otras nueve piedras con inscripciones milenarias. FOTO: Cortesía Alcaldía de Itagüí.
    La roca fue trasladada al Parque de los Petroglifos del barrio El Rosario. Allí estará rodeada de otras nueve piedras con inscripciones milenarias. FOTO: Cortesía Alcaldía de Itagüí.
Así fue la odisea de mover petroglifo milenario hallado en obra en Itagüí
01 de octubre de 2022
bookmark

No se sabía, en medio del aguacero y el rugido de la grúa que alzaba un enorme bloque, cuál de los presentes hacía más fuerza para que la maniobra no tuviera ningún contratiempo. Es que no era cualquier piedra la que se estaba moviendo, porque no todos los días se encuentra una roca sobre la que los antiguos pobladores de Itagüí tallaron dos misteriosas inscripciones hace casi dos milenios.

Mientras que doña Rosa Ochoa –visiblemente emocionada– le gritaba a la piedra “animándola” para que llegara a salvo a la plataforma de la grúa que la movía, un arqueólogo fruncía el ceño esperando que no hubiera más petroglifos debajo del pedrusco pues, de haberlos, se tendría que suspender la operación.

El momento más tensionante de la operación fue cuando la roca estuvo suspendida pues se temía que se fracturara. <b><span class=mln_uppercase_mln> </span></b>FOTO<b><span class=mln_uppercase_mln> Jaime pérez.</span></b>
El momento más tensionante de la operación fue cuando la roca estuvo suspendida pues se temía que se fracturara. FOTO Jaime pérez.

Pero sin duda, nadie hacía más empeños en mantener la concentración y terminar con éxito la maniobra que el operador Diego Palacios, quien solo esperaba que la piedra no se quebrara bajo su tutela.

Según los expertos los dos petroglifos reubicados en Itagüí –que datan entre 1.800 y 1.500 años de antigüedad– poseen un diseño diferente a los otros vistos en la zona. De hecho se asemeja más a los hallados en Guasca, en Cundinamarca, a más de 460 kilómetros de distancia.

“Eso implica muchas cosas, como que sea más antiguo o más reciente de lo que pensamos, o que incluso lo hayan hecho otras comunidades distintas a las establecidas por el sector, con todo lo que eso conlleva”, agregó el arqueólogo Juan Pablo Díez de la Corporación Sipah.

Un arqueólogo revisa que no haya más inscripciones en la parte inferior de la roca. FOTO: Jaime Pérez.
Un arqueólogo revisa que no haya más inscripciones en la parte inferior de la roca. FOTO: Jaime Pérez.

Infortunadamente, aparte de la fecha exacta tampoco se ha podido identificar cómo llegó la roca a ese punto. “Tenemos la teoría de que proviene de la ladera occidental de la quebrada Doña María, de lo que hoy son las inmediaciones del barrio Calatrava, porque el tipo de roca corresponde a las de esa zona”, agregó Díez.

El hallazgo también cobró relevancia pues ratifica la importancia que Itagüí tiene en materia arqueológica, ya que la roca trasladada se halló a casi un kilómetro de distancia de los otros nueve petroglifos que están ubicados en el parque Graciliano Arcila del barrio El Rosario.

Itagüí es el único municipio del Aburrá que tiene un lugar específico donde están estos elementos de arte rupestre. Y si bien en Envigado y Barbosa también hay petroglifos, son elementos aislados en el paisaje. Mientras que en ese espacio tenemos un conjunto de nueve que aún perviven pese al desarrollo urbanístico que posiblemente destruyó las demás. Y por eso hay que llevar esta roca al lugar apropiado para que su petroglifo esté en el mismo contexto.”, apuntó Díez.

La suerte estuvo echada

Y es que la roca de cerca de 80 centímetros de alto y casi 1,2 metros de ancho no solo es especial por las milenarias y misteriosas escrituras en forma de Q que a punta de cinceles de piedra talló la desconocida comunidad, sino porque su hallazgo estuvo mediado por la buena suerte.

“Estas inscripciones tienen marcas muy avanzadas pues servían y daban mensajes. Cada uno merece un estudio, cada uno es un libro”, agregó un vecino, entendido en temas arqueológicos.

De acuerdo con los expertos, si bien la ubicación original de la roca es desconocida, lo que sí se sabe –con base en los registros fotográficos de hace medio siglo– es que terminó integrada a la antigua canalización de la quebrada Doña María, sector en el que actualmente se realizan las obras del Metroplús en Itagüí.

Hasta julio de 2021 solo una parte de la peña sobresalía en la superficie. Sin embargo, para esas fechas las lluvias hicieron que el terreno a su alrededor se hundiera, haciendo visible la milenaria inscripción. Un día, el azar volvió a hacer de las suyas pues se cruzó en su camino Juan Carlos Quiroz quien, casualmente, había participado de unos talleres sobre arqueología de la Corporación Sipah.

Quiroz notó las extrañas letras y le dio aviso a la Alcaldía, a Metroplús y al Museo Graciliano Arcila Vélez quienes confirmaron el hallazgo y se encargaron de destinar recursos para conservarlo.

Desde entonces, los arqueólogos de la Corporación Sipah se dedicaron a cuidar la roca, a investigarla y a buscar la forma para que su presencia no obstruyera las obras. Por ello, más de un años después se decidió su traslado con la venia del Instituto Colombiano de Antropología.

La roca fue trasladada al Parque de los Petroglifos del barrio El Rosario. Allí estará rodeada de otras nueve piedras con inscripciones milenarias. FOTO: Cortesía Alcaldía de Itagüí.
La roca fue trasladada al Parque de los Petroglifos del barrio El Rosario. Allí estará rodeada de otras nueve piedras con inscripciones milenarias. FOTO: Cortesía Alcaldía de Itagüí.

“Muchas veces se generan retrasos en las obras, precisamente porque se hacen con rigurosidad las actividades que se requieren para la protección del patrimonio arqueológico encontrado en nuestros proyectos”, indicó Jaime Garzón, gerente de Metroplús.

Aparte del petroglifo, en las excavaciones que se han hecho durante las obras del tramo que va desde el Parque del Artista hasta el centro del municipio se han encontrado dos sitios arqueológicos.

En ambos se han hallado cerca de 5.000 objetos de diferentes materias primas así como un tanque industrial del siglo XIX de valor patrimonial por su arquitectura. Tras su estudio y análisis, se espera que los elementos sean exhibidos en una sala de arqueología del nuevo Teatro Caribe.

Por ahora, los profesionales de la Corporación Sipah se centran en hallar más elementos arqueológicos en los antiguos predios de Curtimbres, aunque la sorpresa podría darse en cualquier punto de las obras. Ojalá no haya que esperar otro siglo para volver a recibir una buena noticia y en la que no se tenga que hacer tanta fuerza para su final feliz.

5.000
objetos arqueológicos han sido hallados en Itagüí en las obras del Metroplús.
Infográfico

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*