<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

En Dabeiba se comenzó a cerrar un capítulo de dolor antioqueño

  • La JEP investiga las ejecuciones extrajudiciales cometidas desde 1997 por la Fuerza Pública en Dabeiba en el caso 03, y los hechos victimizantes que fueron cometidos en la región de Urabá por todos los actores armados en el caso 04. FOTO Cortesía JEP
    La JEP investiga las ejecuciones extrajudiciales cometidas desde 1997 por la Fuerza Pública en Dabeiba en el caso 03, y los hechos victimizantes que fueron cometidos en la región de Urabá por todos los actores armados en el caso 04. FOTO Cortesía JEP
"
Publicado el 11 de noviembre de 2020

JEP entregó cuatro restos mortales de ejecuciones extrajudiciales. Hay otros 59 por identificar.

A Eliécer de Jesús Manco Úsuga, según relatos en poder de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), tenía 14 años cuando lo sacaron a la fuerza de su casa en la vereda Llanogrande (Dabeiba- Antioquia) el 14 de noviembre de 1997 tras una incursión paramilitar, momento desde el que su familia no volvió a saber nada ni de él ni de dos familiares más.

“A mi casa fueron como 50 hombres; yo me volé de milagro y me salvé porque me tiré al rastrojo y ellos no me vieron”, denunció un familiar a la Fiscalía en 2008, después de superar el temor de 11 años. Los habitantes de esa población también le dijeron al ente acusador que vieron a los retenidos ser escoltados por ‘paras’ y miembros del Ejército.

Eliécer de Jesús murió por un impacto de bala detrás de su cabeza y fue inhumado como no identificado en una fosa del Cementerio Las Mercedes, de donde fue exhumado por forenses de la JEP. Ayer sus restos mortales fueron entregados a su familia.

Para dar con su paradero y el de otras 62 víctimas, los magistrados interrogaron a 15 militares (cuyos nombres la JEP mantienen en reserva por seguridad), quienes han dado sus versiones en el caso 03, abierto por ejecuciones extrajudiciales o “falsos positivos”.

Los hallazgos

Su cuerpo estaba enterrado junto al de Alveiro Úsuga Uribe, quien fue el primer habitante de Dabeiba retenido la noche del 14 de noviembre de 1997, según relatos de testigos a la Fiscalía. A Alveiro le endilgaron falsamente, según el reporte de la policía judicial de la época, que tenía “dos escopetas, un revólver, cinco cartuchos, dos granadas, una mina, un tarro de metralla y 120 cartuchos de fusil AK 47”.

El cuerpo de Úsuga Uribe también fue entregado dignamente ayer a su familia. Según los investigadores de la JEP, los patrones macrocriminales identificados en los homicidios de Eliécer y de Alveiro concuerdan con las características que presentan las víctimas dentro del caso 03.

En su momento, estos hechos fueron indagados por las justicias ordinaria, penal militar y por Justicia y Paz, sin ningún resultado; pero, gracias a los aportes a la verdad de los 15 uniformados ante la JEP, estos crímenes ya están siendo esclarecidos.

Aún faltan por hallar los cuerpos de Félix Manco Durango y Wilson Jairo (padre y hermano de Eliécer), quienes desaparecieron esa misma noche, y de cerca de 600 desaparecidos más que dicen los testimonios recogidos por la JEP hay en ese municipio del Occidente antioqueño.

El magistrado Alejandro Ramelli dijo que la JEP está empeñada en esta búsqueda. Es de recordar que en febrero pasado, esta jurisdicción entregó del cuerpo de Edison Lexánder Lezcano, otra víctima de ejecución extrajudicial recuperada en ese cementerio, dos meses antes. Ya son tres cuerpos identificados de los 63 que ha exhumado la JEP en Dabeiba (nueve de ellos esta semana).

“Los cuerpos hallados están en bolsas negras, amarrados, sin identificación, en enterramientos múltiples, a una profundidad de un metro, lo que muestra la irregularidad con la que fueron inhumados. Incluso, en los casos que hemos logrado identificar, las necropsias no corresponden con la realidad”, dijo Ramelli.

Funciona el ADN

Yulieth Andrea Tuberquia tenía 16 años cuando desapareció el 13 de diciembre de 2000. Su cuerpo había sido recuperado por la Fiscalía en una exhumación en Necoclí (Antioquia), pero no había sido posible identificarla, hasta que en febrero pasado, durante la jornada que realizó la JEP en Dabeiba para tomar muestras de ADN de los familiares de desaparecidos, hubo coincidencia.

Igual ocurrió con Nelson Antonio Góez, de 20 años, cuyos restos fueron recuperados por el Comité Internacional de la Cruz Roja en Nariño. “La información tomada en la jornada de febrero permitió contrastar los datos con los de estos dos cuerpos y vincularlos con la investigación que venía realizando la Fiscalía”, explicaron desde la JEP. Los dos fueron entregados ayer.

La dignidad de las víctimas

“Eliécer y Julieth tenían 14 y 16 años cuando les fueron arrebatadas sus vidas y sus sueños, les despojaron del afecto y de las memorias construidas, y también les robaron sus proyectos de vida, que apenas empezaban. Encontrarlos nos recuerda el horror de nuestra guerra y la demencia con la que se buscó aniquilar el futuro de Dabeiba”. manifestó el magistrado Ramelli.

Por eso, para el alcalde de Dabeiba Leyton Urrego, la llegada de la JEP al municipio ha significado esperanza: “Aquí hay una gran expectativa porque se sepa la verdad, porque la justicia le devuelva la dignidad a las víctimas y les dé tranquilidad a las familias para que puedan cerrar ese círculo de dolor y espera”.

63
cuerpos han sido exhumados por la Jurisdicción Especial para la Paz en Dabeiba.

Contexto de la Noticia

Paréntesis Fiscalía retomó las exhumaciones

El Grupo de búsqueda, identificación y entrega de personas desaparecidas (Grube) de la Fiscalía retomó las diligencias judiciales de exhumación, así como las entregas dignas que se habían suspendido por la pandemia. En ese sentido, desde agosto hasta la fecha, la entidad ha logrado recuperar 83 cuerpos y entregar 42, en el país.

En cifras globales, desde la implementación de la Ley de Justicia y Paz, la Fiscalía ha exhumado 10.083 cuerpos, ha identificado y ha entregado 5.242.

Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección