<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

La historia detrás del Aguardiente Amarillo, el trago de origen que tiene en discordia a dos licoreras del país

El licor empezó a ser distribuido por las principales calles del municipio de Manzanares, Caldas, hasta convertirse en el producto que conocemos hoy.

  • La historia detrás del icónico Aguardiente Amarillo de Manzanares. FOTO: Tomada del Instagram de Aguardiente Amarillo de Manzanares
    La historia detrás del icónico Aguardiente Amarillo de Manzanares. FOTO: Tomada del Instagram de Aguardiente Amarillo de Manzanares
07 de diciembre de 2023
bookmark

El Aguardiente Amarillo de Manzanares, es una de las bebidas alcohólicas más icónicas que hay en Colombia no solo por ser considerado uno de los licores de este tipo más antiguo producido en el territorio nacional, sino por su inconfundible color y sabor característico.

La historia de este producto insignia de la Industria Licorera de Caldas (ILC) se remonta a 1885 con Don Camilo Jiménez. La primera persona que se atrevió en fabricar este tipo de bebidas para la venta.

Jiménez era un campesino del municipio de Manzanares (Caldas) que se dio a conocer por vender tan llamativo licor, el que solía distribuir en las principales calles de la localidad y en las poblaciones aledañas a través de barriles que eran transportados por una mula.

La receta de este producto combina la caña gorobeta, el anís sembrado en el cerro Guadalupe y el agua pura del nacimiento del Río Santo Domingo, para darle un sabor fresco y aromático. Motivo que llevó a considerar a Jiménez como “el pionero de los aguardientes”.

Detrás de su inigualable color amarillo también hay una explicación. Al producirse de manera artesanal, la bebida no alcanzaba un 100% de pureza a lo largo del proceso, por lo que no quedaba totalmente transparente.

La receta y la marca Aguardiente de Manzanares creció tanto que fue comprada por la Industria Licorera de Caldas en 1905. Desde entonces, la compañía mantiene y sostiene cada uno de los aspectos que hacen autentico a este licor que los caldenses suelen asociar con el tono de los rayos del sol y que desde siempre lo han distinguido de muchos otros aguardientes.

A lo largo de su historia la ILC ha repetido en varias oportunidades que el relato que hay detrás de este producto no es un invento, sino que es precisamente esa memoria lo que lo hace único y especial.

Es un aguardiente de origen, con una historia muy bonita que queremos resaltar. Todos estos años la Industria Licorera de Caldas ha conservado su fórmula y sus características como el color, el sabor a caña gorobeta y el anís sembrado en el cerro Guadalupe, ubicado en este municipio caldense, configurando un producto de excelente calidad y presentación”, afirmó en su momento Mauricio Vélez Maldonado, gerente de Mercadeo y Ventas de la ILC.

¿Hace cuánto consumimos aguardiente?

La industria del aguardiente nació entre 1784 y 1787, periodo en el que se creó la Real Fábrica de Aguardiente en el municipio de Villa Leyva, cuando Colombia era conocida como la Nueva Granada. Hasta que empezaron a surgir nuevas fabricas de preparación de este destilado, a lo largo de este territorio.

La mayoría de estas bebidas, llegaron a alcanzar entre 34 y 40 grados de alcohol, y cada productor debía de pagar un impuesto por botija (vasija de barro) producida, por lo que la mayoría de los recursos que se generaban en esta zona del país provenían del ramo del aguardiente y el tabaco.

Cuando el país consigue la independencia, y la corona española pierde su dominio, se abrieron los estancos de aguardiente. Situación que llevó a que hizo que particulares empezaran a producir este tipo de licor con un sistema de alambiques artesanal.

Cambio en la imagen del Aguardiente Amarillo

La imagen del Aguardiente Amarillo de Mazanares se modificó en 2021. La botella en la que se distribuía normalmente cambió, con el fin de darle “un aire sofisticado”, mientras conservaba la esencia y origen del pueblo donde nació.

“Queremos que Aguardiente Amarillo empiece a conversar con las juventudes, que lo sientan propio, que se den cuenta que tiene historia y mística. En este momento los productos de origen están marcando la pauta y si hay un aguardiente que tenga muchas cosas interesantes que contarles a los consumidores en ese aspecto, es el Aguardiente Amarillo de Manzanares”, explicó en su momento Enrique Gómez Ramírez, jefe de Mercadeo de la ILC.

También puede leer: La FLA aprovecha la fiebre por Karol G y lanza licor de ron rosado

Así como Carmenza Posada, jefe de la oficina de Investigación, Desarrollo e Innovación de la Industria Licorera de Caldas, indicó en entrevista con la Revista Semana para esa fecha, que con el nuevo diseño la empresa buscó traer a colación la imagen del Manzanares en el que nació la bebida que sigue siendo una de las preferidas, no solo en Caldas sino en otras partes del país.

Posada explicó para el medio citado, que se trataba de “una botella luxury, es una botella sofisticada, no es genérica, tiene una base gruesa, es vidrio de alta calidad. La botella no tiene una etiqueta, sino que es estampada en el vidrio directamente. A nivel conceptual es una reminiscencia del pueblo de Manzanares, es un grabado del pueblo original”, dijo.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*