<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

“La corrupción ahora es una cuestión transnacional”

  • El abogado penalista Leonardo Rodríguez es fiscal nacional de investigaciones de Argentina. FOTO Luis Felipe Ariza/Procuraduría
    El abogado penalista Leonardo Rodríguez es fiscal nacional de investigaciones de Argentina. FOTO Luis Felipe Ariza/Procuraduría
Por Sergio Andrés Correa | Publicado el 08 de abril de 2019
en definitiva

El fiscal anticorrupción argentino admitió que ha sido difícil que Brasil entregue pruebas por el caso Odebrecht y que la colaboración entre países se debe fortalecer en investigaciones así.

Designado en 2014 como fiscal anticorrupción de Argentina, Leonardo Rodríguez ha tenido en sus manos investigaciones del tamaño del caso Odebrecht y varios expedientes contra la expresidenta Cristina Fernández.

En diálogo con EL COLOMBIANO, Rodríguez dejó clara una premisa: hay que investigar a quienes estén en el poder, mientras lo ejercen.

Iniciemos por hablar de su labor como fiscal, ¿qué logro lo enorgullece?

“El secreto de la lucha anticorrupción radica en desarrollar técnicas de investigación para acceder a la verdad. En ese sentido, en Argentina hemos adoptado la ‘ley del colaborador eficaz’, que permite a los fiscales entablar una negociación con supuestos imputados y si estos entregan información útil, se les otorga una reducción de la pena. Ya en cuanto a mi tarea, lo que propongo es investigar al poder actual cuando está en el gobierno y a los funcionarios salientes también por igual. Suele ser una mala práctica que se investigue a los funcionarios cuando se retiran del poder, yo creo que es importante hacerlo en todo momento”.

A su llegada como fiscal, sectores dijeron que usted estaba vinculado al kirchnerismo, ¿qué significó eso para su independencia?

“Yo empecé a trabajar en la justicia cuando tenía 18 años, por lo tanto en mi carrera han pasado innumerables gobiernos de todos los colores. Quienes designan a los fiscales son los presidentes de la Nación y cuando me ternaron, la expresidenta Cristina Fernández sometió un pliego a consideración del Senado para la designación. Mi examen escrito fue el mejor puntuado entre los concursantes y el Senado me dio el aval. Obviamente investigué al gobierno que estaba en ese momento, de igual manera como lo hago ahora. Algunos medios podían sospechar una cercanía de mi persona con el kirchnerismo porque fue la presidenta quien me designó, pero repito, eso pasa con todos los fiscales”.

¿Hay algún elemento de la lucha anticorrupción argentina, que crea que puede aplicarse en Colombia?

“Yo no sé si precisamente el caso argentino puede servir de ejemplo para Colombia, pero es totalmente indispensable que quienes tenemos la función de investigar al poder, tengamos autonomía e independencia. Que no podamos ser removidos por el poder de turno y que tengamos realmente todas las garantías constitucionales para ejercer nuestra tarea. En ese sentido, algo muy bueno que sucedió en la Argentina es que en la última reforma de la Constitución, en 1994, se independizó como un cuarto poder del Estado al Ministerio Público Fiscal”.

En nuestro país, fue capturado en 2017 el fiscal anticorrupción Gustavo Moreno, precisamente por corrupto, ¿cómo evitar que un investigador caiga en este tipo de casos?

“Se requiere independencia y, además, que el funcionario designado en un cargo de esta relevancia acredite una trayectoria personal, sus antecedentes, sus cuestiones patrimoniales. Que sea designado a través de concursos públicos y exámenes, y que, obviamente tenga una trayectoria impecable. Un cargo de este tipo debe llegar en la culminación de una carrera, luego de una vasta experiencia”.

¿Qué retos le ha traído el caso Odebrecht, con su dimensión y sus efectos transnacionales?

“Odebrecht es un mega caso, quizás uno de los más importantes de la historia de Latinoamérica. Nosotros tenemos cerca de una docena de casos vinculados y, por suerte, en tres de ellos hemos avanzado de manera contundente. Todavía no llegamos a la etapa de juicio oral, pero en estos tres casos hubo procesamiento tanto de empresarios, como de exfuncionarios. Por cuestiones legales no hemos podido obtener pruebas de Brasil que serían de suma utilidad para la Argentina. Por eso yo creo que la corrupción ya dejó de ser una cuestión local o nacional, sino que los delitos de complejidad económica son transnacionales y por eso deben desarrollarse todos los mecanismos de cooperación internacional para eliminar las barreras y que las pruebas puedan ser utilizadas en todos los países de la región”.

En Colombia, el procurador Fernando Carrillo también ha dicho que ha sido difícil que Brasil allegue las pruebas, ¿ese país se ha mostrado renuente a colaborar?

“Yo no me animaría a decir que el Ministerio Público Fiscal no quiere colaborar. Sí creo que ellos han hecho su acuerdo de revelación premiada con los imputados brasileños, sin contemplar que este caso iba a tener la trascendencia internacional que cobró y por lo tanto, negociaron con los imputados condiciones que luego impidieron a los propios fiscales entregar las pruebas a sus colegas en otros países. Creo que quizás antes de formalizar los acuerdos con los imputados, debimos haber intervenido los fiscales anticorrupción que sabíamos que sí o sí íbamos a tener algún tipo de actividad. Entonces ellos aceptan dar la información pero no puede ser utilizada contra ninguna persona de Odebrecht que haya firmado el acuerdo y lógicamente nosotros no podemos recibir así esas pruebas”

Contexto de la Noticia

POLÉMICA ¿La corrupción tiene género?

Presente en Colombia como invitado al foro “Persecución de los bienes de la corrupción y manejo de conflictos de interés”, realizado por la Procuraduría, el fiscal Leonardo Rodríguez opinó que, aunque la Red Iberoamericana de Fiscales ha propuesto un análisis de la corrupción desde la perspectiva de género, “para mí, la corrupción no tiene género. Es una condición inherente a la personalidad humana, más allá de la condición sexual, de género, es mucho más abarcativo. Yo creo que ponerle género es una forma de discriminar a la mujer y tenemos que trabajar para que la mujer ocupe posiciones más trascendentes en la lucha contra este mal”.

Sergio Andrés Correa

Tengo la maleta siempre hecha y mi brújula, que por lo general apunta al sur, me trajo al periodismo para aclarar mi voz. Busco la pluralidad y no le temo a la diferencia.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección