<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Muévase, hasta su cerebro quiere que haga ejercicio

Si desea aumentar su concentración, le resulta difícil relajarse o está dispuesto a dejar de fumar, abandonar el sedentarismo es la solución.

  • Busque el ejercicio que más le guste para que lo disfrute. Lo agradecerá su mente. FOTO edwin bustamante
    Busque el ejercicio que más le guste para que lo disfrute. Lo agradecerá su mente. FOTO edwin bustamante
Muévase, hasta su cerebro quiere que haga ejercicio
26 de enero de 2018
bookmark

Ejercitarse es inteligente: disminuye la ansiedad y lo hace ver mejor, por ejemplo. No es nuevo decir que los cerebros de los deportistas son diferentes a los de las personas sedentarias, sin embargo aún muchos de sus efectos han pasado desapercibidos.

Durante años hemos escuchado que el ejercicio es mejor medicina que cualquier pastilla (Ver Para saber más), especialmente el ejercicio aeróbico. La ciencia ha demostrado la actividad física ayuda con el deterioro cognitivo asociado con la demencia, la enfermedad de Parkinson y la depresión, y ha encontrado que esto es al menos en parte porque el bombeo de sangre aporta más oxígeno, hormonas y nutrientes a su cerebro, lo que lo lleva, como a sus músculos, pulmones y corazón, a crecer más fuerte y de forma más eficiente.

Pero un nuevo capítulo está comenzando en cuanto a la comprensión de la influencia del ejercicio físico en la cognición. Los investigadores están empezando a encontrar efectos más específicos relacionados con diferentes tipos de ejercicio.

De hecho al mirar dentro de las cabezas de las personas que les gusta mantenerse activas, se puede ver que diferentes tipos de ejercicios fortalecen y esculpen al cerebro de muchas maneras.

Por esto, algunos investigadores trabajan en mirar más allá de los 30 minutos recomendados por la OMS para mantenerse saludable.

Una de ellas es Teresa Liu-Ambrose de la University of British Columbia en Vancouver, Canadá, quien se preguntó qué beneficios podrían acarrear cierto tipo de ejercicios. Esto partiendo de que hay indicios de que el ejercicio aeróbico como correr y montar bicicleta podría evitarle sufrir de la Enfermedad de Alzheimer hasta en un 40 % según un trabajo realizado en 2006 por el equipo de investigación del Group Health Cooperative en Seattle.

A partir de su pregunta por los tipos de ejercicio, la investigadora y su equipo de trabajo comenzaron a buscar maneras de detener la demencia en personas con deterioro cognitivo leve (MCI), una población de adultos con un riesgo incrementado de desarrollar demencia.

Para probar la idea, Liu-Ambrose comparó los efectos del ejercicio aeróbico y el entrenamiento de fuerza en 86 mujeres con deterioro cognitivo leve. Ella midió su impacto en dos habilidades que se sabe que disminuyen a medida que avanza la condición: memoria y función ejecutiva, que abarca procesos de pensamiento complejos, como el razonamiento, la planificación, la resolución de problemas y la multitarea.

Haciendo seguimiento encontró diferentes tipos de mejoras. Al grupo que levantaba pesas le encontró mejoras en la función ejecutiva (ver gráfico), y también les fue mejor en las pruebas de memoria asociativa. Al grupo dedicado al ejercicio aérobico le encontró mejoras en la memoria verbal y a los que sólo se estiraron no les encontraron ningún tipo de efecto en su memoria o función ejecutiva.

Los beneficios se mantienen en la salud de adultos en general según las investigaciones de Liu-Ambrose, sin embargo los estudios no han demostrado por cuanto tiempo duran las mejoras, pero resultados preliminares sugieren que los adultos tienen que ejercitarse continuamente para mantener los beneficios.

Infográfico

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD