<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Video | El cumpleaños que terminó en una balacera en Puerto Colombia

Una balacera en medio de la parranda vallenata dejó dos muertos y un herido. Las autoridades investigan las conexiones de los asistentes de la fiesta con estructurales criminales.

  • Un hombre de camiseta amarilla y fusil atacó la camioneta de Jhonatan Ospino y le propinó 47 disparos. FOTO: Cortesía.
    Un hombre de camiseta amarilla y fusil atacó la camioneta de Jhonatan Ospino y le propinó 47 disparos. FOTO: Cortesía.
Paulina Mesa Loaiza | Publicado el 25 de octubre de 2022

Jhonatan Ospino llegó sonriente a su fiesta de cumpleaños número 21 luciendo una camiseta blanca y un pantalón negro. En el escenario lo esperaba el cantante Diego Daza quien le dio la bienvenida y luego pidió una bulla para el festejado. Los invitados respondieron con gritos y aplausos para darle pasoa una parranda vallenata que horas más tarde terminaría en una balacera en la que el festejado murió.

Todo estaba listo para el evento: las botellas de whisky, la comida, los cantantes, los regalos: dos camionetas de lujo; los equipos de sonido, los meseros, las sillas blancas y las mesas con arreglos florales. La casa finca Mediterrané, ubicada en el sector Punta Roca en Puerto Colombia, Atlántico, se preparó para recibir una fiesta hasta el amanecer del lunes 24 de octubre.

Los vallenateros Churo Díaz y Diego Daza amenizaban la fiesta hacia las 7:00 a. m. de ese lunes cuando la música cortó abruptamente luego de que un hombre con camisa amarilla comenzara a disparar con un fusil. La escena de una parranda se transformó: los acordeones en el piso, las mujeres detrás de los equipos de sonido para esquivar las balas, los hombres detrás del escenario principal pero sin esconder la cabeza para lograr mirar lo que estaba pasando, las mesas en el suelo y algunas parejas corriendo mientras lloraban.

La balacera se trasladó hasta el sitio donde estaban parqueadas las camionetas de los invitados y al ruido de los disparos se sumaron los gritos desesperados de hombres y mujeres que trataban de calmar la situación. “¡Lo mataron!”, gritaron a lo lejos. “¿Vas a dejar que te peguen?”, se escuchó a un hombre mientras lo acorralaba contra uno de los vehículos.

En medio de la confusión, el hombre de camisa amarilla con fusil aprovechó para descargar 43 disparos contra una camioneta Lexus Blanca. Ahí estaba Jhonatan, quien habría encontrado una oportunidad para escapar, pero no lo logró.

Los escoltas lo encontraron malherido, con siete balazos en su cuerpo. Lo subieron a una camioneta Toyota 4Runner y arrancaron para el hospital. En el trayecto chocaron contra un taxi, no se detuvieron, pero metros más adelante el recorrido finalizó porque Jhonatan ya había muerto.

Mientras tanto, en la fiesta seguía la balacera que amenazaba con matar a cualquiera a su paso. Los invitados no vieron otra salida que escapar por el río y empezaron a rodear la finca en medio de las aguas de la Ciénaga de los Manatíes. “Nos metimos por el río, la plomacera es en la fiesta”, dijo una mujer mientras grababa un vídeo. “¡Qué balacera! Está la gente metida en el río (...) Que Dios nos vea...”, pidió un hombre que escapaba con los demás en medio de las ramadas.

En este trágico cumpleaños también murió el escolta de Roberto Carlos Vega Daza, uno de los asistentes. Luego de recibir varios disparos y dejarlo tendido en la cancha de fútbol de la finca, un hombre lo degolló con sevicia con el pico de una botella. En los hechos también resultó herido un joven de 20 años identificado como Sebastián Enrique Escorcia Péreza.

Hasta el momento se manejan tres hipótesis del suceso. Según los asistentes, a la fiesta no llegó nadie a matar sino que fue una pelea interna que ya estaba cazada. Al parecer uno de los invitados habría acosado sexualmente a una mujer y por eso se desató un pleito en medio de un coctel mortal que incluía licor y balas.

Para el comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, el coronel Jorge Urquijo, la situación es mucho más compleja que una pelea pues se trataría de una venganza entre bandas criminales. “Algunos de los que estaban allí pueden ser familiares o tienen relación con personas que en épocas pasadas tuvieron investigaciones o deudas pendientes con la justicia por vínculos con el narcotráfico. Esto lo tenemos nosotros en nuestro radar y es una de nuestras hipótesis”, afirmó.

A esta hipótesis se une la Fiscalía quien contempla la posibilidad de que bandas de narcotraficantes venezolanas estén enfrentándose a grupos de La Guajira y Santa Marta.

Jhonatan Ospino Illera nació en La Guajira. Era un joven universitario que recibió, el mismo día de su cumpleaños, un tiro en el antebrazo izquierdo, otro en la espalda, uno en el flanco lado derecho, otro más en la parte lumbar izquierda, uno en el pecho y otro en la parte izquierda del abdomen. Era hermano de alias El Negro Dominga, capturado en Barranquilla en el año 2011 por presuntamente pertenecer a la banda de un narco venezolano.

Del hombre que lo asesinó solo se sabe que se hace llamar “Kike Vega” quien en 2012 fue fichado por la organización criminal “Los Rastrojos” como uno de los integrantes de las bandas que quieren quedarse con las rentas ilegales en el territorio.

“Al interior de una cabaña, en una actividad de esparcimiento, se enfrenta un grupo de personas con arma de fuego. Estas personas estaban departiendo momentos antes y por una discusión terminaron envueltos en un hecho de sangre (...) Se logra capturar dos personas, quienes portaban dos armas de fuego que hasta el momento se encuentran sin su documentación oficial. Igualmente, dos personas que al parecer participaron en estos lamentables hechos se encuentran conducidas”, dijo el comandante de la Policía de Barranquilla, coronel Jorge Urquijo.

Sin embargo, los presuntos implicados en el macabro asesinato de Jhonatan y el escolta quedaron en libertad por falta de pruebas. Además, los hombres que fueron detenidos por porte de armas también quedaron libres porque se logró confirmar que portaban un permiso válido.

Las autoridades están tratando de unir todo el material suficiente para determinar si los asistentes tenían nexos con estructuras criminales de la zona y ya encendieron todas las alarmas luego de conocer que estarían circulando mensajes en los que se revela el plan para vengar a los muertos en el tiroteo.

Además, la Policía está ofreciendo una recompensa de 80 millones de pesos a quien entregue información del hombre de camisa amarilla y fusil que habría desatado una batalla en el cumpleaños número 21 de Jhonatan.

Paulina Mesa Loaiza

Periodista de la sección Actualidad.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección