<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Usted está rodeado de números, vea por qué

  • FOTO SSTOCK
    FOTO SSTOCK
Publicado el 07 de febrero de 2020
en definitiva

Los números y el análisis de datos abre camino para la toma de decisiones. Ejemplos de Naciones Unidas o de empresas como Google evidencian la utilidad de estos.

Google creó una plataforma para calcular la progresión de la influenza justo en el marco de la epidemia H1N1, llamada Google Flu Trends. Solo dos semanas después de que apareció el coronavirus, Johns Hopkins University ya desarrollaba una plataforma para seguir la progresión del virus en tiempo real. Y, la semana pasada, la Organización Mundial de la Salud publicó una herramienta similar. Estos ejemplos tienen en común el uso de números y cifras, para proyectar resultados.

El uso de los datos se extiende para todas las áreas. Con la evidencia del aumento de la temperatura de la Tierra y del nivel de los océanos, el Panel Intergubernamental de Naciones Unidas sobre Cambio Climático predijo que el aumento de la temperatura del planeta puede superar los 2 grados centígrados. Con ese dato la ONU trazó decisiones sobre las políticas que los países deben implementar para mitigar las consecuencias del cambio climático.

En las empresas también son claves los datos. Los clientes de un supermercado dan su cédula al momento de pagar, lo que arroja información sobre sus consumos, data que se analiza para llegar al cliente con mensajes direccionados a su perfil.

Sobre esto, el vicepresidente de Mercadeo e Innovación de Grupo Éxito, Camilo Reina, señala que de esta forma se genera una comunicación personalizada sobre las cosas que le interesan a los usuarios. Si estas están en oferta durante cierto tiempo, los posibles consumidores serán notificados. Por eso afirma que “todo lo que sea numérico es sujeto a analizarse y a mejorarse para los procesos de tomas de decisiones”.

Historia de un cambio

Hay evidencia del uso de los números desde el Imperio Babilonio, que existió entre 1792 y 539 antes de Cristo, y se aplicaban como herramientas para contar y posicionales, marcando el punto de inicio de algo. Medían volúmenes y áreas, usaban la aritmética y usaban álgebra para resolver ecuaciones. También se conoce que los mayas tenían el número 0.

El exrector de la Universidad Nacional y matemático, Ignacio Mantilla, relata que desde que el hombre comenzó a desarrollar un sistema de observación astronómico o de medición de distancias tuvo que utilizar números. Por eso, “sin ellos no se puede imaginar la vida”.

El profesor de la Universidad de Berkeley y autor del libro Amor y matemáticas, Edward Frenkel, fue más allá y los describió así: “la elite que nos controla lo hace con matemáticas”. Y es que la humanidad está organizada a partir de estos.

Un ejemplo son los sistemas numéricos que posibilitan la traducción de lenguajes de programación en computadores, facilitando que el humano interactúe con una máquina: antes de que un usuario se siente frente a un aparato, por ejemplo, un programador generó una serie de códigos que hacen que este opere según los comandos que le indican.

Los primeros computadores fueron creados tomando como base una sucesión de 0 y 1, valores característicos de un sistema binario que fue la base de la tecnología que hoy se conoce. Por eso es que el profesor de Matemática de la Universidad Nacional, Carlos Mejía, afirma que “la base de la tecnología está llena de números y sin estos posiblemente no existiría”.

Hay números para crear la máquina que imprime este periódico que usted tiene en sus manos, el teléfono que usa para hacer llamadas o para programar la aplicación con la que revisa los correos electrónicos. ¡Tampoco tendría celular sin una sucesión de estos!

La obligación de medir

Mejía explica que el hombre desarrolló una necesidad de medir. En términos básicos, no se puede preparar una receta de galletas con abundante harina, poca azúcar y un tanto de mantequilla. Tampoco se podría ir a mercar mucha papa para tener en la despensa. Para hacer ese cálculo se necesitan números que permitan cuantificar.

O, al recibir el salario, no basta con saber que se tiene mucho o poco dinero, porque el hecho de que sea cuantitativo permite distribuirlo y dimensionar la cantidad.

Colombia cuenta con un Instituto Nacional De Metrología encargado de determinar cómo son las métricas en el país. Su director, Edwin Cristancho, explica que cuando nos ponemos de acuerdo en la forma como se escribe un número y cómo utilizamos las medidas podemos tener una relación más transparente, generar confianza entre un consumidor y un productor.

El país comenzó a implementarlo hacia 1900 y en 2012 se adoptó la Convención del Metro. En ese entonces el ministro de Comercio era Sergio Díaz Granados y al anunciar la adhesión comentó que “la valoración de la calidad de las mediciones y su mejora constante facilita el progreso científico, el desarrollo tecnológico y la innovación”.

Que se tengan claras las métricas a partir de números es el primer paso, dice Cristancho, para los intercambios comerciales. Ese es, entonces, uno de los beneficios que trae al país usar los números, abriendo la puerta al comercio exterior.

Justamente, el instituto está en un proceso pedagógico con comerciantes de cacao y aguacate hass para modernizar las mediciones de sus productos con el fin de mejorar sus condiciones de exportación (medición de peso, temperatura, volumen) para que los productos lleguen en mejores condiciones a su destino final.

La revolución de los datos

Hay un escenario en el que su trascendencia se hace más evidente: la cuarta revolución industrial, ya que esta se fundamenta en gran parte por la estadística aplicada a la computación. Dos herramientas que, juntas, permiten llevar la tecnología a otro nivel.

Ya no se habla solo de datos, sino de big data (grandes datos). Casi que con cada actividad humana, interacción con los aparatos, registros en empresas, movimientos bancarios o intercambios se están generando datos que al analizarlos pueden arrojar información. A partir de ese resultado se puede mirar el comportamiento de una sucesión numérica y ver cómo este puede inferir o predecir lo que va a ocurrir en un futuro o estudiar lo que ha sucedido.

Hay ejemplos como las proyecciones que ha hecho el Gobierno sobre la cantidad de venezolanos que podrían llegar al país (4 millones) si continúa la crisis de la nación vecina, midiendo cuántas personas han arribado cada año. O las estadísticas de Pew Research Center sobre la cantidad de fieles que habrá por religión para 2050, tomando como referencia tasas de mortalidad y de nacimientos en cada credo.

Por eso, el posdoctor en modelación energética y profesor de la Universidad Nacional, Santiago Arango, considera que, más que los números, se trata de la información que estos dan sobre los procesos de toma de decisiones o los sistemas que se están interviniendo.

“Nos dicen cuáles son los modelos mentales o la comprensión que se tiene de los sistemas. Se formulan hipótesis y para entender mejor el sistema, lo que ayuda a tomar mejores decisiones”, afirma Arango. De este modo, el análisis de datos y el manejo de herramientas digitales toman un papel preponderante para las instituciones de hoy.

Cuando se escribe una palabra en el buscador de Google, la plataforma aplica álgebra lineal para arrojar los mejores resultados en tiempo real, así lo explica Clara Grima en su libro ¡Que las matemáticas te acompañen! Así, en Google, en los negocios y hasta en su teléfono cada vez las personas necesitan más de los números en un mundo que se está moviendo por los datos.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS ERRORES FRECUENTES AL escribirlos

¿Billones o mil millones? La lengua inglesa utiliza billions para referirse a los miles de millones, es decir, 1.000.000.000. En español los billones se refieren a un millón de millones, es decir, 1.000.000.000.000. El profesor Ignacio Mantilla refiere como error recurrente el uso de la palabra ‘exponencial’ en el lenguaje común porque “se volvió una frase de cajón sin saber que significa desde el punto de vista matemático. Para hablar de crecimiento exponencial no se puede tener como referencia un par de cifras porque el hecho de que se duplique un dato no quiere decir que este está creciendo exponencialmente”. También menciona que “la gente tiende a creer que en el lenguaje común un medio no significa exactamente 0,5 o que ¾ solo representa una aproximación”.

PARA SABER MÁS Claves para escribir los números

La Real Academia de la Lengua Española tiene unas normas ortográficas para escribirlos. En letras se escriben los números que pueden expresarse en una sola palabra (diez, veinte, doscientas), los redondos (cinco millones, cien mil), los que están conformados por dos palabras unidas por una conjunción (treinta y seis). En cifras deben estar aquellos que impliquen tener cuatro o más palabras al escribirlos como (67.890), aquellos formados por una parte entera y un decimal (3,6), los porcentajes, números que denoten unidades como 71 km o 32 ºC y también los que tienen un sustantivo antes, como apartamento 408. Cuando un número tiene más de cuatro cifras se recomienda separarlos cada tres con un espacio.

Juliana Gil Gutiérrez

Periodista internacional, amante de los perros y orgullosa egresada de la facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

ANÁLISIS

Cifras y decisiones: retos de grandes datos
Santiago arango
Posdoctor y profesor de la U. Nacional

Muchas decisiones se toman según la intuición o modelos mentales y hemos usado datos para tener decisiones informadas. La estadística y los análisis tradicionales han sido soporte de esto. Las nuevas tecnologías, sobretodo el internet (que tenemos en los celulares), crean más y más datos de prácticamente...

Notas de la sección