<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Tener una sala propia, el sueño de muchos teatros

  • 32 salas de teatro hay en la ciudad, calcula Medellín en Escena. Foto cortesía
    32 salas de teatro hay en la ciudad, calcula Medellín en Escena. Foto cortesía
Por Carolina Tamayo Pemberthy | Publicado el 11 de septiembre de 2019

Cuando asiste a una puesta en escena contempla la belleza del escenario, el efecto de las luces y se emociona con las historias de los personajes. Poco se conoce qué hacen los artistas fuera de las tablas, cómo consiguen recursos para montar el espectáculo y sostener una casa para presentarse.

El Colectivo Teatral Infusión se ha dedicado desde hace once años a elaborar, producir y crear espectáculos clown. En 2012 alquilaron un espacio en la carrera 44 con la calle 69, en Manrique, que ha recibido más de 17.000 espectadores. Ahora la sede está a la venta, aunque sus mentores, Yamile Valencia, Sara Suárez y Norman Lemaitre, quieren comprarlo, porque es el lugar donde muestran su trabajo.

Su idea es participar en las convocatorias de la Ley de Espectáculos Públicos (LEP), que desde 2012 ofrece a los grupos de artes escénicas beneficios para adquirir inmuebles. Sin embargo, para este colectivo eso no sería suficiente aún porque la Ley les cubriría el 80 %, y el precio es elevado. En el caso de que lograran el beneficio, les faltaría el 20 %.

Sin embargo, su intención es quedarse con la casa, así que se pondrán a trabajar y a conseguir apoyos externos y, por supuesto, aplicarán a la convocatoria de la Ley.

Yamile Valencia resalta que es de gran importancia no perder el inmueble porque hacen un aporte cultural a la sociedad. Las carcajadas, esas que hacen doler hasta el estómago, son fundamentales para el espíritu y el bienestar de la comunidad, precisa.

Una meta común

Tener una sala propia no es solo una idea de Infusion. Jaiver Jurado, presidente de la Asociación de Salas Medellín en Escena, explica que es una problemática de 16 grupos sin sede –existen cerca de 30 escenarios de teatro, de pequeño mediano y gran formato–.

Hace poco le pasó a El Trueque. Le pidieron la casa en la que ha estado hace 10 años, que es alquilada, porque su dueña la vendió por una urgencia personal. Aunque hay un buen final: ahora acordaron arrendar una casa del pasaje Cervantes, cerca a las Torres de Bomboná, bajo la promesa de compra. La idea es adquirirla a través de la LEP y ya firmaron un acuerdo de pago con el nuevo dueño para cumplir los dos años de residencia en este sitio, uno de los requisitos para aplicar a la convocatoria. Hasta diciembre tendrán dos sedes.

La Oficina Central de los Sueños también ha luchado por tener sede, pero aún no lo ha conseguido. La casona aledaña al parque del Periodista, en donde se ha presentado durante 16 años, es arrendada.

Jaiver, su director, cuenta que no pueden acceder a los recursos de la Ley para comprar, adecuar o dotar, debido a que los propietarios no le han permitido hacer modificaciones. A pesar de que la normativa le ofrece a las artes escénicas mecanismos para la adquisición de bienes, si no hay voluntad de las partes para la compra venta es imposible hacer algo.

Jurado cuenta que durante los últimos años le ha pedido a la administración municipal que declare estos lugares como espacios de interés cultural, debido a su tradición e impacto social. “Esto evitaría que sus propietarios los vendan y se construyan moteles y parqueaderos. Nosotros estamos ahí todos los días, y en cualquier momento se venden y quedamos por fuera”, señala el presidente de la asociación.

Añade que la compra se convierte en una utopía y más con la especulación inmobiliaria que hay de la propiedad en el Centro. Lo de El Trueque fue en mayo, pero al quedar sin casa no todos corren la misma suerte: alrededor de 15 organizaciones teatrales han desaparecido en los últimos años, según sus cifras.

En la ciudad, calcula Medellín en Escena, solo 10 agrupaciones tienen su casa, como el Colectivo Teatral Matacandelas y la corporación La Fanfarria. Jaiver dice que a esos grupos les ha costado sangre, sudor y lágrimas la adquisición.

Para estos artistas, conseguir sedes es importante porque además de darle significado a una comunidad y a un territorio, se convierten en lugares de encuentro para la cultura, formación y proyección de grupos y expresiones artísticas, resalta Jurado. . n

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS El valor de tener lo propio

Un garaje fue la primera sede de La Fanfarria. No era muy grande pero era satisfactorio saber que tenían un lugar para recibir a la gente, cuenta la productora ejecutiva Ana María Ochoa. Luego los directores consiguieron una casa en el barrio La América que les ha permitido formar un amplio público.

Ella señala que “los artistas necesitan su espacio para formar espectadores”, de lo contrario el proceso cultural se dificulta. Por eso ella, como los colectivos de la ciudad, invita a ser parte de la construcción artística asistiendo a las obras y eventos de los teatros.

Carolina Tamayo Pemberthy

Me gusta leer historias de terror y creo profundamente en el poder transformador del periodismo. Escuchar a las personas es lo que me apasiona de mi profesión. Comunicadora y Periodista en formación de la Corporación Universitaria Lasallista

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección