<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Sitios no convencionales para leer en Medellín

  • Quizá suceda donde menos se lo espera. Descubra espacios para encontrar libros y arte.
    Quizá suceda donde menos se lo espera. Descubra espacios para encontrar libros y arte.
Por valeria Murcia Valdés | Publicado el 21 de septiembre de 2019
en definitiva

Desde huertas hasta bares o barberías, un cuento, un poema, una canción o una pieza de arte encuentra su espacio para llegar al público. En Medellín hay unos insospechados.

Se ha preguntado alguna vez, ¿cuál es el sitio más inusual en donde se ha leído un libro? La página estadounidense Bookreporter lanzó esa pregunta al aire para que sus usuarios la respondieran. Algunos de los resultados, muy variados, hasta parecen sacados de la ficción.

Los lectores confesaron que han aprovechado el tiempo para leer en una sala de urgencias, por ejemplo, o en un carro de un policía. Hubo quienes leyeron en la tina, en un casino y en medio de un desierto. Otros se han sentado sobre las ramas de un árbol o en una funeraria, en el techo, en un estadio o en la cima de la Torre Eiffel.

La Fundación Taller de Letras Jordi Sierra i Fabra, de Medellín, ha desarrollado indagaciones en las que ha encontrado que ahora los libros y otras artes habitan en lugares donde antes no era muy común encontrarlas. Que hay iniciativas de personas que han querido transferir sus inquietudes por la lectura y acercarlas a las personas de sus comunidades, sus barrios o su ciudad.

“El promotor de lectura usualmente tenía un perfil de bibliotecólogo o egresado de educación, pero ahora encontramos que ya hay un interés por esa promoción desde diferentes perfiles: músicos, artesanos, barberos, activistas ecologistas y artistas”, explica Juan Pablo Hernández, director de la Fundación.

Destaca, primero, un proyecto llamado La Rockola Literaria, conformado por fanáticos de la música que se han dado a la tarea de buscar estrofas que hacen parte de canciones colombianas y que fueron influenciadas por la poesía. Llevan su rocola y sus discos a bares u otros lugares de reunión social para charlar sobre esos temas y la intención poética de sus letras.

En la Comuna 13 se han topado con otra clase de propuestas de colectivos enfocados en la siembra urbana que acompaña sus actividades con narración de cuentos o jornadas de lectura. “Están haciendo que el radio de acción de la lectura, que antes se enfocaba en las bibliotecas y las escuelas, se extienda un poco más”, señala.

Donde arreglan la barba

Desde hace cinco años, el barbero Martín Emilio Cortés se propuso que el oficio al que le ha dedicado casi 20 años debía tener un trasfondo adicional que el de brindar un servicio estético. Cerró la barbería que manejaba en El Poblado y creó Barber Art Cultural, un proyecto que pretendía transformar a las barberías en lugares donde la gente se pudiera encontrar con la cultura.

“El barbero es un receptor y emisor de información –dice Cortés–. Dentro de esa premisa, la idea es generar un canal de comunicación, por medio de este oficio, donde conversen el arte y la cultura con la comunidad y transformando las barberías en centros culturales”.

Según cuenta, en el Área Metropolitana hay un promedio de 12.000 barberos y unas 3.000 barberías. El impacto de un proyecto cultural que parta de lugares como estos puede ser enorme.

En este momento, 100 jóvenes participan de la iniciativa. En este primer momento desarrollan actividades de formación que realizan en lugares públicos de Moravia. Allí, además de aprender sobre barbería, los estudiantes se empapan de áreas como el dibujo, la lectura, la producción audiovisual y la oralidad. La idea de estos aprendizajes es replicarlos en sus proyectos o lugares de trabajo.

Los jóvenes realizan prácticas y, a la par que el arte, han encontrado una forma particular de hablar sobre realidades sociales. Cada corte tiene el nombre de una problemática, como fracking o minería ilegal. El aprendiz le cuenta al cliente en qué consiste esa situación social para que esté más enterado.

Igualmente, Barber Cultural instala una barbería itinerante, que se ubica a diario muy cerca de la Estación Caribe del Metro, en una cancha a la entrada de Moravia. Allí los visitantes no solo tienen la opción de hacer uso de los servicios de la barbería (por un aporte voluntario), también encontrarán barberos que cuentan historias y que tienen a la disposición de la gente una biblioteca con 80 títulos diferentes para que el visitante escoja y la experiencia cultural sea lo más completa posible.

Con música y café

Por supuesto no dejan de ser recomendados algunos de esos sitios acogedores como los cafés, las librerías o las cafebrerías (unión de ambas), donde sí se acostumbra ese encuentro con las letras, pero que proponen agendas culturales diversas.

En México las cafebrerías son muy comunes, por ejemplo. Hay una cadena de ellas llamada El Péndulo que ya tiene siete sedes en la capital de ese país. Son sitios amplios, con estanterías altas y repletas de libros, como en una gran biblioteca, y que incluye, a su vez, mesas amplias como las de un restaurante, iluminadas por una lámpara individual para leer mejor.

Medellín tiene la suya, al igual que Cali y Bogotá, aunque cada una de ellas es independiente. La local arrancó como la idea de un par de docentes de la Universidad de Antioquia que aman la literatura, la juntaron con la idea de comida y libros para ser un espacio que contribuyera al desarrollo cultural.

La Cafebrería se ubica en Conquistadores. Antes tenía una sede justo al frente a Parques del Río, pero ahora está a tres cuadras de ahí, en la Carrera 63b No. 42-04. Ese espacio, que tiene un lugar especial para los libros (incluso algunos en braille), se ha convertido en un escenario propicio para el trueque: la gente puede tomar un título e intercambiarlo por otro. Ha sido el motivo de encuentros entre varios lectores y sus recomendaciones a otros seguidores de la lectura. Hasta el café tiene inspiración literaria, en la carta se puede encontrar con El Principito o El Amante, cada uno armado de acuerdo al tono de ese relato.

Se ha consolidado como un espacio para músicos emergentes y de talleres pedagógicos, como los que ha alojado sobre lectura de braille y lengua de señas. “Este lugar es para todos, qué importante es que todos nos podamos apropiar de otros lenguajes”, cuenta Margarita Ruiz, creadora de la Cafebrería Medellín. Las iniciativas han partido de algunos estudiantes de Ruiz, algunos quienes tienen necesidades especiales o discapacidades.

Cuando tenga ganas de leer, ya sabe que hay más de una opción que la tradicional, la de las bibliotecas o librerías, que están ahí de todas maneras. De pronto se topa con libros e historias donde menos lo espera. Porque una lectura cae bien en cualquier parte.

Contexto de la Noticia

¿Cómo funciona? y, ¿dónde no se recomienda leer?

Leer en vehículos en movimiento, sobre todo en carros o buses, puede no ser la mejor idea. Primero, la lectura puede generar mareo o dolores de cabeza y hacer la experiencia poco placentera. Por otro, no es recomendable para la salud de los ojos. “El movimiento que tiene que hacer el ojo cuando cambia la velocidad del carro, no es sano”, señala la oftalmóloga Beatriz Eugenia Blandón. En el caso de los aviones y el metro es diferente, pues la velocidad suele ser mucho más constante y el ojo no se somete a cambios abruptos. Una buena manera de no aburrirse.

Valeria Murcia Valdés

Periodista que entiende mejor el mundo gracias a la música, que atrapa cada momento que puede a través de su lente fotográfico y a la que le fascina contar historias usando su voz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección