<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Qué se necesita para ser creativo como Da Vinci

  • ilustración laura ospina
    ilustración laura ospina
Por ronal castañeda | Publicado el 05 de julio de 2019
en definitiva

Los especialistas coinciden en que todos los seres humanos son igualmente creativos. La diferencia que hace que unas personas sean más que otras es la experiencia que hayan tenido.

El genio de italia, Leonardo da Vinci, se preguntó cosas sencillas y hasta básicas: ¿Qué hay al interior del corazón? ¿Puede el ser humano volar como las aves? Las respuestas fueron grandes contribuciones a la anatomía y le ayudaron a formular principios de aviación, vuelo y paracaidismo que años después fueron retomados.

El reconocido pintor inventó, diseccionó cadáveres, fue cocinero, ingeniero, humorista, diseñador, estratega de guerra y hasta organizador de banquetes. Sus contribuciones en diferentes campos lo convirtieron en un arquetipo de genio creativo, epíteto que lo ha descrito y lo ha hecho famoso. Este año justo se celebran 500 años de su muerte.

Curiosidad y disciplina fueron la base de su genialidad. Los estudios en psicología cognifiva han definido que esta cualidad, la de genio, la tienen individuos que hacen contribuciones sin precedentes, originales y creativas a la humanidad. Académicos señalan que esa gracia no es dada por los dioses ni por la naturaleza. Son un conjunto de elementos los que se unen y coinciden para que alguien sea un genio. Un Da Vinci. Estas son algunas:

contexto y características sociales

Cristóbal Ovidio Muñoz, psicólogo social y docente de la Universidad CES, plantea que la raíz del pensamiento creativo está en las relaciones con el otro. Las personas se comportan según la experiencia, que puede ayudar o coaptar la libertad de razonar.

“Al niño se le enseña que el sol es amarillo no verde; desde ahí le estamos castrando la creatividad”, explica Cristóbal y aclara que la sociedad, por lo demás, invita a seguir normas. “Solo los muy creativos se sublevan y rompen esas órdenes”, explica.

Incluso las acciones de las personas con inventiva no son individuales: “Se considera como un acto sistémico de interacción entre la persona y su entorno sociocultural”, comenta Luz Marina Vélez, jefe de la especialización en intervención creativa de la Colegiatura Colombiana.

Investigaciones, especialmente de psicología cognitiva, han demostrado que el referente de cada creador es su pasado. “Las experiencias (muchas, pocas, alegres o tristes) en un momento nos hacen enfrentar a retos”, comenta Ómar Muñoz, doctor en comunicación avanzada, magíster en creatividad y profesor de la Facultad de Publicidad de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB).

Añade que lo que las hace más o menos imaginarias es el entorno que las rodea –familia, amigos, educación–, por lo que cada quien tiene una experiencia diferente. “Esa es la razón por la que muchos colegios están desarrollando desde la infancia el pensamiento creativo, porque saben que luego habrá una alta probabilidad de crecer así”, explica Ómar.

Los saberes no son innatos ni heredados

Durante muchos años se pensó que la creatividad era algo hereditario. Si el padre era un excelente matemático, pues el hijo tendría el mismo talento.

Pero, en realidad, ¿el creador nace o se hace? Desde la psicología “está demostrado que para ser creativo hay que abrirse al conocimiento”, dice el profesor Cristóbal. Quiere decir que este tipo de pensamiento no es una aptitud sino una actitud: “La mente de Da Vinci fue abierta y siempre se preguntó por todo. Y si uno revisa la literatura, uno se da cuenta de que el asunto es hacerse preguntas diferentes”.

Genios de la historia, desde el músico Beethoven hasta el químico Pasteur (ver recuadros), tuvieron esa búsqueda del conocimiento. “Creatividad depende de los estímulos, el azar, el inconsciente, el saber y el deseo de aprender”, añade Luz Marina Vélez.

Caracterización de los creativos

Ómar Muñoz indica que desde los estudios cognitivos se han identificado varios niveles: el genio creativo, en el que estaría Leonardo, por sus contribuciones globales; la persona creadora, es decir, quien hace contribuciones a un sector o comunidad (como una solución urbanística o un problema de sanidad); la persona creativa, es decir, el ser humano común, cualquiera que le da soluciones cotidianas a sus retos, y los pseudocreativos, que son dos, quienes aparentan ser creadores y los que usan esta para hacer el mal, “que son muchas”.

El genio que pintó La última cena está en la primera fila de creativos del mundo. Su capacidad inventiva alcanzó muchas áreas del conocimiento de entonces, pero para llegar allá primero aprendió a ver los animales, la vegetación y el paisaje en Anchiano, la vereda donde nació.

Su enseñanza fue desordenada y solo pudo asistir a clases particulares, pero como le ha sucedido a los genios, supo hacerse preguntas y pensar diferente a los demás .

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES la creatividad se puede estudiar

La Escuela de Verano 2019 de la Universidad Pontificia Bolivariana está haciendo una serie de clases maestras en las que se aborda el tema de la creatividad y la genialidad a través de múltiples temas, desde los más tecnológicos hasta los humanistas. Se han creado concursos alrededor del legado de Leonardo da Vinci en los que los estudiantes muestran sus más recientes creaciones, que generalmente tienen una implicación en la sociedad. Para este mes, la institución prepara una exhibición conmemorativa por los 500 años de la muerte de este genio creativo italiano.

Protagonistas Dos genios que marcaron la historia

Image
Louis Pasteur (Francia, 1822 - 1895)
Químico
No era un químico común. Como un genio creativo, cuestionaba ideas preconcebidas. Desde Aristóteles se pensaba que la vida aparecía espontáneamente, como las pulgas del polvo y los gusanos de la carne muerta. Demostró que la comida se pudre por los microbios del aire y no por los “humores” desequilibrados. Lo hizo con un caldo hervido puesto al aire pero cubierto con filtros que no permitían exponerlo a los microbios. No creció ningún hongo.
Image
Ludwig van Beethoven (Bonn 1770 - Viena, 1827)
Compositor
Su papá era cantante tenor y violinista, aunque no era talentoso ni reconocido y solo tocaba para ganarse el pan. El talento y la genialidad de Beethoven no fueron heredados ni dependieron de sus limitaciones físicas –era medio sordo–. Su padre le obligó durante años a pasar horas frente al piano. A la edad de siete años, el pequeño Beethoven hizo su primer concierto público. Desde entonces empezaría a crecer el genio que escribió la “Oda a la alegría”.
Ronal Castañeda

Periodista. Estudiante de maestría en Estudios y Creación Audiovisual.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección