<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Por qué “Despacito” es tan pegajosa?

  • Ilustración: Emerson Gaviria
    Ilustración: Emerson Gaviria
Claudia Arango | Publicado el 19 de julio de 2017

Despacito se pegó rapidito. Ni pasito a pasito. Tampoco suave, suavecito. Pegó tanto que la casa disquera Universal Music Latin Entertainment anunció que la canción, en su versión original y remix, llegó a las 4.600 millones de reproducciones en las plataformas de para escuchar música internet, entre ellas YouTube y Spotify. De esa forma le quitó el puesto número 1 a Sorry”, de Justin Bieber, que suma 4.380 millones de reproducciones, según Universal.

Lee: Despacito, la canción más reproducida en la historia del streaming

La canción de este verano en todo el mundo, Despacito, en su versión en spanglish fue lanzada el pasado 16 de abril y en tan solo 24 horas arrasó en Youtube: consiguió más de 20 millones de visitas. Diez días después fue en Spotify, la plataforma de audio en streaming. Allí logró ser la primera canción latina en llegar al número uno de la lista global de las más escuchadas.

El récord más significativo apareció en Estados Unidos. Despacito llegó al número uno de la lista The Hot 100 de la revista Billboard, el 27 de mayo. Lo mismo había logrado La Macarena, de Los del río, en 1996.

Pasaron 21 años para que un tema, cantado en su mayoría en español, volviera a ser el más sonado en Estados Unidos. La canción de Luis Fonsi todavía sigue en el número uno, después de 26 semanas en el mercado en inglés. Nada que lo destronan.

La fórmula del éxito

No es fácil suponer que una canción va a tener tanto renombre y fama. El mismo intérprete se ha mostrado sorprendido. “Sabíamos que la canción tenía mucha magia, pero de ahí a lo que ha pasado, nadie se lo esperaba, ni siquiera yo”, dijo en una entrevista en España.

A Fonsi también le han preguntado por la clave del éxito. El boricua afirma que no lo sabe, “no hay una receta, todos quisiéramos que existiera y poder tenerla”.

Para Juan Sebastián Ochoa, músico con maestría en Estudios Culturales de la Universidad Javeriana, Luis Fonsi tiene razón. “La conclusión académica de porqué se pegan las canciones es muy obvia, pero nos cuesta mucho aceptarla: no se sabe. Si fuera tan fácil saber que una canción va a ser exitosa, la gente no invertiría su dinero en finca raíz sino en hacer un tema que tenga los elementos que peguen y se hacen millonarios y listo”.

Sí se pueden rastrear las características semejantes que han tenido las canciones exitosas. “Uno como músico ve que Despacito tiene una fórmula musical que se replica en muchas canciones, con acordes repetitivos, pero esa misma estrategia la aplican millones de canciones más que no son exitosas”, concluye Ochoa.

Hay entonces particularidades que facilitan el triunfo de las composiciones, pero nada garantiza que se encaramen en los listados, y menos que millones de personas las tarareen. A partir de varios estudios y análisis musicales explicamos el fenómeno de Despacito .

Nada que hacer: el sexo vende

Una reciente investigación publicada en la revista Sexuality & Culture (2017), en Londres, precisó que las letras de las canciones número uno como Despacito tienen un alto contenido sexual. El estudio se apoyó en una base de datos de 1.250 temas a lo largo de cinco décadas. Encontró que las referencias a las relaciones románticas se hicieron menos comunes con el tiempo, mientras que las alusiones a la conducta sexual se hicieron más frecuentes. El diario The Guardian reseñó el estudio y tradujo la letra de Despacito para comprobar su contenido sexual. Luis Fonsi ha dicho que es un “juego de palabras, con una letra sensual sin cruzar la linea de lo vulgar”.

“Quiero desnudarte a besos despacito. Firmo en las paredes de tu laberinto. Y hacer de tu cuerpo todo un manuscrito”.

En dos idiomas, mejor

Que Despacito tenga una parte en inglés y otra en español ha sido clave. Su popularidad desafía las estadísticas de los número uno de la revista Billboard, que muestran que los temas en idiomas diferentes al inglés no han sido exitosos en los últimos 35 años (solo 15 canciones en otro idioma entraron al listado The Hot 100). El diario Washington Post atribuye la fama de Despacito al crecimiento de la población de habla hispana en dicho país. “Está claro que hay un vínculo entre el éxito de las canciones en español y el aumento del número de hispanohablantes estadounidenses. En 1980, el 4,9 por ciento del país hablaba español. En 2015, el 11,5 por ciento lo hizo. Uno de cada 10 habitantes entiende la letra”.

“This is how we do it down in Puerto Rico. I just wanna hear you screaming: ¡Ay, Bendito!

I can move forever cuando esté contigo”.

Un ritmo muy pegajoso

Un estudio de Kelly Jakubowski, artista con PhD en sicología de la música e investigadora de la Universidad de Durham en Inglaterra, explica que la composición melódica de canciones como Despacito es la culpable de que esa canción se le pegue a alguien, independientemente de que suene todo el día en la radio o no. Este tipo de temas suelen ser más rápidos, con una melodía bastante genérica y fácil de recordar, pero con algunos intervalos únicos como saltos o repeticiones que lo diferencian de la “canción pop media”. La de Fonsi cumple estas características.

“Pasito a pasito, suave suavecito. Nos vamos pegando, poquito a poquito”.

Repetir, repetir y repetir

El estudio de Jakubowski concluyó que al 90 por ciento de las personas se le pega una canción por lo menos una vez a la semana. “Suele suceder en momentos en que el cerebro no está haciendo mucho, como en la ducha, mientras camina o hace tareas”. Un factor para que esto ocurra está en la repetición. Otro estudio, publicado por Elsevier y el Journal of Consumer Psychology, confirmó que las letras repetitivas en una canción aumentan la fluidez del proceso e impulsan el éxito del mercado. Despacito tiene dos coros que se oyen varias veces y el título de la canción se escucha cerca de 10 veces en los tres minutos y medio que dura.

“Despacito. Quiero respirar tu cuello despacito. Deja que te diga cosas al oído. Para que te acuerdes si no estás conmigo”.

Vivan las remezclas

Aunque la original Despacito, toda en español, no es muy diferente a la versión que sacaron con Justin Bieber, el hecho de que haya contado con el canadiense para una nueva versión le da otro aire. El joven artista aprovecha sus giras para ir a discotecas y, por cuestión de suerte o el destino, escuchó la canción de Luis Fonsi en Bogotá, vio la reacción del público y quiso hacer parte de una versión en inglés. “Tengo que agradecer a Colombia porque ustedes fueron cómplices de todo esto”, dijo Fonsi.

Que Bieber cantara en español y lo hiciera fluido y de buena manera la disparó, así como la estrofa que le añadió en inglés.

“Come and move that in my direction. So thankful for that. It’s such a blessin’, yeah. Turn every situation into Heaven, yeah”.

Contexto de la Noticia

Claudia Arango Holguín

Periodista, presentadora y locutora hoy inmersa en el mundo digital. Fui DJ de radio, escribir siempre ha sido un gusto y leer una pasión. Amo los animales y mi afición son los viajes. Periodista de tendencias en elcolombiano.com

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección