HISTÓRICO
Anorí, el fortín que las Farc buscan retomar
  • Anorí, el fortín que las Farc buscan retomar | Julio César Herrera, Enviado Especial, Anorí | Loa habitantes de Anorí salen al parque, van a misa y hacen sus actividades normalmente. Sin embargo, el rumor de un posible ataque de las Farc los tiene atemorizados. Hoy cumplen 15 días sin energía y así recibirán el Año Nuevo.
    Anorí, el fortín que las Farc buscan retomar | Julio César Herrera, Enviado Especial, Anorí | Loa habitantes de Anorí salen al parque, van a misa y hacen sus actividades normalmente. Sin embargo, el rumor de un posible ataque de las Farc los tiene atemorizados. Hoy cumplen 15 días sin energía y así recibirán el Año Nuevo.
Javier Alexander Macías | Publicado el 30 de diciembre de 2011

El sonido ensordecedor de las plantas eléctricas y motobombas le dan vida al pueblo que hoy ajusta 15 días a oscuras tras el derribamiento de una torre de energía por el frente 36 de las Farc.

En Anorí, el olor a gasolina de esas máquinas se mezcla con el de las frituras que a la luz de vela se cuecen en las chacitas del parque principal y que tienen como primeros comensales a los campesinos que llegan de todas las veredas para recibir el Año Nuevo.

Y es que Anorí, hoy sin energía, ha tenido que padecer las atrocidades de las Farc, que se ensañaron con este municipio del Nordeste de Antioquia, y que tras décadas de existencia en esas montañas, lo aflige con atentados a la infraestructura energética, el asesinato de soldados y policías, el desplazamientos, el cobro de extorsiones y la siembra de artefactos explosivos en sus veredas.

El coronel Édgar Correa Coppola, comandante de la Brigada 14 del Ejército, con sede en esa localidad, explicó que este pueblo es atractivo para las Farc "porque ellos en el Cañón Anorí obtienen sus ingresos. Ahí está el auge de la minería no reglamentada por la que ellos cobran a los barequeros, además, los cultivos y la comercialización de la pasta base de coca, por lo cual llegan a recibir semanalmente entre 450 y 500 millones de pesos".

Manifestó Correa que Anorí es también un corredor estratégico que conecta a los bloques Occidental y Nororiental de las Farc "y como es un municipio terminal, porque de ahí para allá no hay más carretera ni más desarrollo, eso les sirve para acomodarse en esa zona".

"Patadas de ahogado"
Los últimos atentados de las Farc en Anorí (ver recuadro), son calificados por el coronel Correa como "patadas de ahogado" ante la presión ejercida por las tropas al frente 36, comandado por alias "Ánderson" o "Carranza", cabecilla con más de 21 años en las filas farianas.

Correa aseguró que "hemos llegado hasta donde antes no había presencia del Estado. Tenemos bases en veredas como Charcón, Cruces, Providencia. Al perder la cajita menor de sus finanzas, están reaccionando de esa forma, afectando realmente a la población civil".

El accionar de la Fuerza Pública ha diezmado al frente 36, que según fuentes de inteligencia militar pasó de tener 600 hombres, encuadrillados hace 8 años, a 138 en 2010 y solo 91 en 2011.

Esto ha llevado al reclutamiento, incluso a la fuerza. Los investigadores aseguraron que "el 36 está tan diezmado que se obligó al frente Mario Vélez, con su cabecilla alias 'Remorado', a moverse desde Yarumal y Valdivia hasta Anorí, con 300 hombres.

Sin embargo, los últimos ataques perpetrados por las Farc llevaron zozobra a la población, tanto así que una de vendedora asegura que el temor ha invadido a los anoriceños, "que tememos por las retaliaciones de las Farc. Dicen que se van a tomar el pueblo, incluso que habrá una noche negra en la que padeceremos todos".

Para contrarrestar esta situación, el mayor Jorge Forero, comandante del grupo Emcar de la Policía Antioquia, aseguró que "se incrementó el personal, se están haciendo controles de ingreso al municipio, verificación de antecedentes de aquellas personas que vienen del sector rural para evitar otro atentado terrorista. Además, los patrullajes son permanentes y se incrementan en horas nocturnas para prevenir eventos".

En la mira, las milicias
Uno de los mayores retos para las autoridades es la judicialización de las redes de apoyo con las que cuenta el frente 36, "de las cuales tenemos identificados 179 milicianos y estamos a la espera de las órdenes de captura, precisó el coronel Correa.

Además, como señaló el hasta hoy alcalde de Anorí, Nicolás Herón, el cobro de extorsiones y las minas sembradas en las veredas, "son un flagelo para los campesinos y un reto para el nuevo alcalde".

Pese a este panorama, los anoriceños de las veredas han llegado al pueblo para recibir hoy el Año Nuevo. Al igual que todo el municipio esperan no estar más a oscuras y piden que para 2012 las Farc cesen sus ataques a esta población agobiada por el conflicto armado.