<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Europa está prácticamente bloqueado por caos aéreo
  • AP | No es la primera vez este año que el volcán Eyjafjallajokull hace erupción.
    AP | No es la primera vez este año que el volcán Eyjafjallajokull hace erupción.
Efe | Publicado el 15 de abril de 2010

El espacio aéreo del norte de Europa quedó prácticamente cerrado este jueves, lo que obligó a cancelar numerosos vuelos y dejó a miles de pasajeros en tierra debido a la ceniza de un volcán en erupción en Islandia.

Las restricciones afectan a una cuarta parte de todo el tráfico aéreo europeo, según datos de la Agencia Europea para la Seguridad en la Navegación Aérea (Eurocontrol).

Noruega, Reino Unido, Irlanda, Suecia y Dinamarca cerraron su espacio aéreo salvo para casos de emergencia.

Francia cerró a lo largo de este jueves 24 de sus aeropuertos de la mitad norte del país, entre ellos los tres de París, Roissy-Charles de Gaulle, Orly y Le Bourget.

"Por medidas de seguridad, los aeropuertos de Calais, Merville, le Touquet, Dieppe, Cherbourg, Amines, Lille y Valenciennes", situados todos ellos en el norte de Francia, están cerrados desde las 15.00 GMT, según indicó la Dirección General de la Aviación Civil (DGAC) en un comunicado.

Además, a partir de las 21.00 GMT dejarán de operar los tres aeropuertos de París, además de los de Brest, Lannion, Deauville, Morlaix, Quimper, Rennes, Caen, Estrasburgo, Vatry, Reims, Metz, Beauvais, Pontoise, y Tossus-le-Noble.

Por su parte, el Servicio de Control del Tráfico Aéreo Nacional (Nats) del Reino Unido anunció que "al menos" hasta las 06.00 horas GMT del viernes estará cerrado el espacio aéreo británico, con la excepción de los vuelos de emergencia.

Una portavoz del Nats manifestó que "nadie recuerda otro momento antes en el que el espacio aéreo haya estado cerrado en el Reino Unido", ni siquiera durante los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, cuando se mantuvieron los vuelos.

"Se trata desde luego de una de las restricciones más significativas conocidas en la historia del tráfico aéreo", indicó la portavoz, quien rechazó que la medida sea exagerada.

Razones de la emergencia
Las cenizas volcánicas son altamente abrasivas y una nube de ellas puede llegar a colapsar los motores de un avión en vuelo al bloquear sus turbinas, explicó este jueves el presidente del Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial española, Luis Lacasa.

Ante esos riesgos, la decisión de cerrar al tráfico aéreo los principales aeropuertos del norte de Europa es la "más sensata", sentenció.

Lacasa explicó que el efecto de las cenizas en los aparatos es como atravesar un "chorro de arena" y a 800 kilómetros por hora puede hacer que todos los cristales del avión queden esmerilados.

El cierre del espacio aéreo en el norte de Europa obligó a cancelar numerosos vuelos no solo en el continente sino en otras partes del mundo, como en Estados Unidos, y los expertos advierten que tendrá un elevado costo para las aerolíneas.

El operador de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) informó de que 342 vuelos entre España y el Reino Unido, Irlanda, Noruega, Dinamarca, Finlandia y Suecia, 161 de ellos con salida desde aeropuertos españoles y el resto correspondientes a llegadas.

Muy afectados
Miles de personas se han quedado varadas en aeropuertos europeos, entre los afectados figuran personalidades como el primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, el príncipe Haakon de Noruega y el ministro de Exteriores sueco, Carl Bildt, así como miembros de la realeza europea que tenían previsto volar a Copenhague para acudir a los actos del septuagésimo cumpleaños de la reina Margarita II.

El cierre del espacio aéreo belga sorprendió en Bruselas al vicepresidente tercero del Gobierno español, Manuel Chaves, y al presidente valenciano, Francisco Camps, entre otras personalidades.

El Ministerio español de Defensa tuvo que anular un seminario internacional sobre la UE y la Otan convocado para este viernes ante la imposibilidad de gran parte de los asistentes de llegar a España.

Mientras, en Islandia las restricciones de tráfico aéreo han sido limitadas y el aeropuerto internacional de Keflavik continúa abierto.

Keflavik se encuentra al oeste del glaciar Eyjafjalla, uno de cuyos cráteres entró el miércoles en erupción, mientras que las cenizas se esparcen en dirección este y sureste.

La situación en Islandia, una isla volcánica donde se producen erupciones cada tres años de media, es de relativa calma.

Gran parte de las 800 personas residentes en la zona próxima al volcán y evacuadas el miércoles ya regresaron a sus casas, aunque las autoridades siguen de cerca la evolución del volcán y no descartan nuevas evacuaciones.

La Dirección de Salud invitó este jueves a los islandeses a permanecer en sus casas y no salir salvo por motivos de necesidad, en cuyo caso recomendó el uso de mascarillas para protegerse de los gases tóxicos que puedan ser enviados a la atmósfera a través de la ceniza.