HISTÓRICO
Frutos secos alargan la vida, pero ojo con abusar
  • Frutos secos alargan la vida, pero ojo con abusar | FOTO shutterstock
    Frutos secos alargan la vida, pero ojo con abusar | FOTO shutterstock
Por LILLIANA VÉLEZ DE RESTREPO | Publicado el 26 de noviembre de 2013

Un seguimiento a 119.000 hombres y mujeres, durante 30 años, le mostró a un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard que aquellos que comieron frutos secos a diario redujeron en un 20 por ciento las posibilidades de morir que aquellos que no los comieron.

El riesgo de morir de una enfermedad cardíaca cayó un 29 por ciento y el de contraer cáncer bajó 11 por ciento entre aquellos que consumieron frutos secos siete o más veces a la semana. Los beneficios, señala el estudio, se vieron tanto con el maní así como con los pistachos, almendras, bellotas y otros tipos de nueces. Los investigadores no prestaron atención a cómo estaban preparados (fritos, asados, al natural o con sal).

"Existe una percepción general de que si uno come muchas nueces se va a engordar. Nuestros resultados mostraron lo contrario", dijo la doctora Ying Bao, del Hospital Brigham & Women"s, en Boston, afiliado a Harvard. Fue ella quien condujo el estudio que fue publicado en el New England Journal of Medicine.

Los investigadores no pudieron demostrar porqué las nueces estimulan la salud. Podría ser que sus ácidos grasos insaturados, minerales y otros nutrientes bajan el colesterol y la inflamación y reducen otros problemas como lo han indicado estudios anteriores.

La gente que come más frutos secos puede incluirlos en ensaladas y algunos beneficios podrían provenir de las hojas verdes, señala el cardiólogo Robert Eckel, de la Universidad de Colorado y anterior presidente de la Asociación Americana del Corazón.

Por su parte el neurólogo Ralph Sacco, de la Universidad de Miami y quien también fuera presidente de la Asociación Americana del Corazón coincidió con Robert Eckel y agregó: "Muchas veces cuando uno consume frutos secos uno come menos de otras cosas como papitas fritas", así que el beneficio podría provenir de evitar comida poco sana, precisó Sacco.

Si bien desde el punto de vista nutricional consumir frutos secos tiene muchas bondades, la clave está en controlar la cantidad y la frecuencia con la cual se ingieren.

En estos aspectos coinciden las nutricionistas Magnolia Escobar Castrillón y Susan Cross de Echavarría.

Reconocen que son frutos ricos en antioxidantes, siendo el principal el tocoferol o vitamina E, que en estos alimentos tiene una concentración muy alta. "Las almendras y avellanas son las de mayor concentración: las avellanas tienen 40 miligramos en 100 gramos, y las almendras tienen 20. Esto hace que tengan un efecto cardiosaludable", precisó Magnolia Escobar.

El problema está en el aporte calórico, afirman las especialistas. "No se puede creer que esta es una fórmula mágica. La clave está en una dieta saludable, acorde con cada organismo", concluyó Susan Cross.