<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
La empresa privada debe comprometerse más
Paula López | Publicado el 29 de junio de 2009
El consejero Presidencial para la Reintegración, Frank Pearl, fue foco de críticas la semana pasada por supuestos excesos con el presupuesto para la reinserción de los desmovilizados.

En entrevista con EL COLOMBIANO, el también comisionado para la Paz explicó cómo va el proceso con los ex combatientes y llamó al sector privado a comprometerse más con los mismos.


¿Cuántos desmovilizados han terminado el proceso de reintegración?
"Graduados solo los 150 de Medellín. Ahora estamos implementando un nuevo sistema con el que creemos que podemos estar graduando entre 1.500 y 2.000 personas antes de que se acabe este año".


¿Cuántos desmovilizados han incumplido el proceso?
"El 9,2 por ciento. De las 50.000 personas que han dejado las armas hay 2.000 que fueron rechazadas porque no estaban realmente en grupos ilegales. Unos 4.500 han vuelto a delinquir y de esos hay cerca de 2.200 detenidos por las autoridades. Otros 1.200 han muerto".


El senador Armando Benedetti dice que en su oficina se despilfarra el dinero. Usted, sin embargo, afirma que quisiera tener más presupuesto...
"Somos una entidad muy eficiente: tenemos entre 31.000 y 34.000 desmovilizados que están en el programa en un mes cualquiera, pero ellos tienen miles de familiares. Nosotros atendemos semanalmente a más de 100.000 personas en 716 municipios. Si uno hace la cuenta de los gastos le da cerca de 30.000 personas atendidas, por servicio cada mes: salud, educación, atención psicosocial, formación técnica, reintegración económica y trabajo comunitario. Por eso buscamos más presupuesto en la cooperación internacional. La Unión Europea aporta 5,5 millones de euros y el gobierno de Estados Unidos tiene comprometidos para tres años más de 50 millones de dólares para los temas de reintegración económica".


¿Dónde está el grueso de la inversión?
"El grueso de la inversión está en el apoyo económico a los participantes. Son cerca de 12.000 millones de pesos mensuales que llegan a los bolsillos de los desmovilizados por asistir a los talleres, por estudiar, por trabajar. En segundo lugar, la mayor partida presupuestal está destinada a los servicios que ellos reciben: el apoyo psicosocial es muy importante y los servicios que les generan a ellos capacidades para funcionar".


¿Cuánta plata hace falta?
"A mí me gustaría tener más plata para el área de comunidades. Me gustaría estar trabajando en unos 300 o 400 municipios del país. Eso son 120.000 millones de pesos por año. Eso es poco más de la mitad de lo que tenemos".


¿Es también eficiente el proceso de reintegración económica de estas personas?
"Nosotros el año pasado hablamos con 479 empresarios. Del trabajo que hemos hecho con ellos y con las fundaciones hemos conseguido entre octubre de 2007 y marzo de 2009, un total de 3.803 ofertas de empleo para la población desmovilizada, de las cuales se concretaron 880 puestos laborales. ¿Por qué solo 880? Porque el resto no está listo. Nosotros tenemos una capacidad para generar hoy cinco veces más puestos de empleo, de acuerdo con los perfiles que tenemos".


¿Qué tan comprometido está el sector privado con este proceso?
"Hay unas zonas del país donde la demanda del sector privado es insuficiente. Sin embargo, el sector privado cada vez se compromete más a medida que saben que tenemos filtros y mecanismos que sirven para proteger sus intereses. Ese también es un proceso de generación de confianza, pero en dos o tres años vamos a necesitar un sector privado totalmente comprometido con el proceso de reinserción".


¿Y en Antioquia?
" En Antioquia, con el sector privado, nos va muy bien. Que se podría hacer más, sí. Pero esto hay que hacerlo con cuidado y aquí no hay atajos".