<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
La acción de tutela gana en eficiencia, pero necesita reforma
  • La acción de tutela gana en eficiencia, pero necesita reforma | Hoy los ciudadanos aciertan más en el uso de la tutela, pero esta requiere ajustes. FOTO ROBINSON SÁENZ
    La acción de tutela gana en eficiencia, pero necesita reforma | Hoy los ciudadanos aciertan más en el uso de la tutela, pero esta requiere ajustes. FOTO ROBINSON SÁENZ
Por COLPRENSA | Publicado el 15 de marzo de 2014

Los 22 años de la acción de tutela al servicio de los derechos fundamentales han contribuido con la protección de millones de colombianos. Y lo hace cada vez de manera más eficiente, al ritmo que mejora el uso que se le da a ese mecanismo. Sin embargo, es necesaria una reforma.

A esa conclusión llegaron Isabel Cristiana Jaramillo Sierra, directora de Investigaciones y doctorado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Los Andes, y Diego López Medina, también profesor de esa institución y quien dirigió la investigación acerca de las dinámicas de la acción de tutela y su eficiencia.

"La acción de tutela ha sido importante como forma de acceso a la justicia", dice Jaramillo. Esa fue la premisa de la que partió la investigación que el año pasado les encomendó el Ministerio de Justicia.

"Tocar o reformar la tutela es muy difícil", agrega López, quien califica esta acción como un "intangible político". La consideración no se queda corta, si se tienen en cuenta los múltiples intentos en vano por reformar este mecanismo. Esas propuestas, por lo general, se sustentan en la llamada "tutelitis" o en las "tutelatones", como la hecha por el caso de la sanción y destitución del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, quien acudió a esta herramienta como mecanismo de defensa.

Los hallazgos
"Si bien el término de eficiencia por lo general se mide monetariamente, para nosotros había dos niveles de importancia: los costos y los beneficios; es decir, por qué tenemos la tutela en el sistema y qué es lo que tiende a corregir", explicó Jaramillo.

Para los investigadores, con el estudio es posible ver la realidad del mecanismo, al que muchas veces se le atribuye la razón de la congestión en el sistema judicial.

De hecho, los jueces se quejan de que la tutela en Colombia representa un 25 por ciento de la demanda de justicia. Por eso llama la atención que, contrario a lo que se cree, la tutela se está usando cada día de mejor manera.

En 1992 el número de tutelas concedidas, es decir, en las que se consideraba que los ciudadanos tenían la razón, era del 30 por ciento, mientras que hoy es del 50 por ciento.

Pero, por otro lado, es preocupante que, a pesar de lo que sucede desde 1992, pareciera no haberse generado mayor aprendizaje para acabar las causas violatorias de derechos, pues en vez de reducir el número de sentencias condenatorias, este ha aumentado.

"No es posible que a una persona o entidad la condenen varias veces por hechos similares", dicen los investigadores, para quienes es claro que "los condenados no han aprendido o no tienen los incentivos para ajustar su conducta a los derechos fundamentales".

Según López, es claro que los ciudadanos están usando la tutela para lo que debe ser. "Una tasa de éxito del 50 por ciento de tutelas favorables evidencia que la gente está disparando muy finito a las dianas. Si se tratara de un abuso sería más alta la tasa de negación".

Pero, a pesar de que Jaramillo y López dicen ser acérrimos defensores de la tutela, también consideran que las normas del decreto original (el 2591 de 1991) hoy no reflejan cómo opera la tutela en términos generales. "Hemos dicho que para mantener la tutela y que los ciudadanos entiendan cómo es que funciona, habría que reformar en varios puntos ese decreto. Y lo decimos quienes somos amigos de la tutela".