<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
La ecología industrial
  • La ecología industrial | AP, Copenhague |
    La ecología industrial | AP, Copenhague |
Santiago Mejía Dugand | Publicado el 18 de agosto de 2010

El hombre y el medio ambiente vivieron en paz por miles de años. A partir de la revolución industrial, se rompieron las relaciones y comenzaron los ataques por parte de ambos bandos. ¿Qué tan difícil es recuperar la tranquilidad y lograr que ambos compartan el mismo planeta?

Muchos se preguntarán si "ecología" e "industria" son términos compatibles.

La respuesta es que probablemente, bajo la concepción actual de industria, no lo sean completamente, pero la actividad productiva, siendo dependiente de la naturaleza, puede aprender de ella y por lo menos buscar una relación más duradera y sostenible.

La ecología industrial es un campo de la ingeniería que busca, entre otras cosas, lograr sociedades sostenibles, al considerar el sistema industrial como una especie de ecosistema, parte de la biosfera que lo rodea. En los ecosistemas, los elementos son reciclados y cada componente está conectado a todo lo demás.

La idea es entonces lograr un sistema donde los desechos de una industria sirvan como materia prima para otra, con el fin de reducir la carga que este sector tiene sobre el medio ambiente. Y esto, ¿cómo puede atraer al sector industrial?

Al utilizar "desechos" como materias primas, las empresas pueden beneficiarse y reducir sus costos de producción y en muchos casos los costos de disposición final; al crear sinergias se reduce la necesidad de transporte y los costos que esto implica; al compartir instalaciones se disminuyen muchos gastos y, por supuesto, en muchos casos el buen desempeño ambiental trae beneficios tributarios.

¿Qué entra, qué sale?

Una de las herramientas que usa la ecología industrial es el análisis de flujos. Al estudiar y comprender las características, los contenidos y las cantidades de los materiales o energía que ingresan y salen de un sistema, es posible encontrar usos más eficientes o usos alternativos. Al migrar de un flujo lineal hacia un flujo circular, se busca cambiar la perspectiva de control de la contaminación por el de prevención de la contaminación.

El mundo está lleno de proyectos exitosos: obtención de combustibles a partir de aceites usados o aguas residuales, aprovechamiento de energía residual de una industria por otra, calefacción (o refrigeración) y energía eléctrica a partir de residuos urbanos, utilización de sub-productos de una empresa en la línea de producción de otra, reciclaje de materiales para un nuevo uso, recuperación de materiales en estado de "hibernación", entre otros.

En resumen, independientemente del método que se utilice, tenemos que buscar un mejor aprovechamiento de los recursos y descubrir fuentes de materiales y energía que no estamos viendo y que pueden alivianar la presión que estamos ejerciendo sobre el medio ambiente.

Necesitamos entender que el planeta que habitamos nos está quedando pequeño y está mostrando signos de no soportar el ritmo de nuestras actividades.

¿Qué vamos a dejarles a nuestros hijos? ¿Cómo van ellos a solucionar sus necesidades?

Recordemos el sabio proverbio indio: "La Tierra no es una herencia de nuestros padres, es un préstamo de nuestros hijos".