<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Restaurante El cielo abrirá sucursal en Miami
  • Foto archivo
    Foto archivo
Efe | Publicado el 31 de julio de 2013

El chef colombiano Juan Manuel Barrientos, famoso por mezclar la neurociencia con la comida, dijo este miércoles que en los próximos meses abrirá una sucursal en Miami, Estados Unidos, de su restaurante El Cielo, en el que ofrecerá su cocina vanguardista en el estado de Florida.
 
Barrientos ya cuenta con dos restaurantes en Colombia, uno en Bogotá y otro en Medellín, y entre sus planes está abrir otros tres en Cartagena de Indias, Madrid y el de Miami.
 
El proyecto estadounidense luce como el que tendrá un arranque más inminente, porque el prestigioso chef ha empezado a estudiar las opciones de ubicación del nuevo local.
 
"Tenemos como opciones South Beach, Brickell y el Design District", explicó Barrientos en una entrevista con Efe.
 
Barrientos comparó Miami con "lo que le pasó a Barcelona (España) con el Fórum (de las culturas)", celebrado en 2004.
 
"Se empezó a volver una ciudad multicultural, y esa multiculturalidad en Miami se da en lo latino: aquí confluyen todos los latinos de todos los países", indicó.
 
El chef es conocido por el maridaje que hace en sus restaurantes al mezclar la neurociencia con la comida, y así "estimular todos los sentidos y activar la memoria gastronómica" gracias a los platos que presenta.
 
Una de las prácticas culinarias que se llevan a cabo es la chocolaterapia que, en su opinión, sirve para "generar empatía" y "unir a los grupos".
 
"Te traemos un bol, metes las manos y te las lavamos con chocolate. Te las empiezas a masajear y luego te ponemos azúcar para que te exfolies, junto a un destilado de rosas y azúcar de vainilla colombianos", relató el cocinero colombiano que tuvo de maestro al chef español Juan Mari Arzak.
 
Según sus estudios científicos, "al 'ensuciarte' (con chocolate), el cerebro sale de su zona de confort y se empieza a incomodar", provocando que "todos los miembros de la mesa también se empiecen a incomodar generando la empatía, y eso es súper fuerte para unir los grupos".
 
"La gente está disfrutando la experiencia porque son un montón de sensaciones que están pasando en su cerebro", aseguró Barrientos.
 
El cocinero, que se considera muy mal estudiante por cuenta de su hiperactividad, no consiguió graduarse en ninguna de las tres carreras que cursó: ingeniería mecánica, ingeniería industrial y cocina, donde lo expulsaron al año y medio, "porque era muy necio y cambiaba las recetas todo el día".
 
El hecho de haber trabajado en Buenos Aires junto al chef japonés Iwao Komiyama, considerado uno de los mejores del mundo, le sirvió además para mejorar su método de trabajo en la cocina.
 
"Tuve la oportunidad de aprender la rigurosidad de los japoneses, que era totalmente opuesto a lo que yo estaba acostumbrado. Él me dejaba crear, pero respetando muy bien la técnica", relató.
 
El cocinero reconoce que ha roto muchos esquemas en Colombia respecto a la cultura gastronómica del país: "He puesto de moda la cocina de vanguardia, se ha implantado las reservas en los restaurantes y los menús degustación".