<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Riego es tecnología
  • Andrés Felipe Arias | Andrés Felipe Arias
    Andrés Felipe Arias | Andrés Felipe Arias
Andrés Felipe Arias | Publicado el 06 de mayo de 2011

Cinco personas están en la cárcel, porque hay quienes creen que el riego para la agricultura no encaja dentro de la definición de ciencia y tecnología.

Es decir, porque el Ministerio de Agricultura, bajo el Gobierno del Presidente Uribe, firmó unos convenios con el Iica (que es la misma OEA) de manera directa, invocando las normas de ciencia y tecnología, con el fin de implementar el módulo de riego y drenaje de AIS.

Estas normas de contratación estatal permiten al Estado celebrar convenios directos si el objeto es transferir ciencia y tecnología. Tanto así, que entre 1998 y 2004 (período inmediatamente anterior a la llegada del equipo encarcelado) el Ministerio de Agricultura suscribió 45 convenios directamente con el Iica-OEA.

¿Alguien de la época en la cárcel? Por supuesto que nadie.

Pero los acusadores insisten en que, bajo el Gobierno Uribe, haber impulsado el riego para la agricultura colombiana a través de estos convenios no tiene nada que ver con ciencia y tecnología. Es necesario exponer, por lo tanto, desde el punto de vista de la literatura y ciencia económica, qué es una tecnología y qué es transferencia de tecnología, y la asociación de todo esto a los sistemas de riego/drenaje en la agricultura.

Ahora bien, cuando se habla de ciencia y tecnología algunas personas tienden a pensar en computadores, robots, aviones y teléfonos móviles. Pero desde el punto de vista de la literatura y la ciencia económica una tecnología es un concepto teórico que va mucho más allá.

Una tecnología es la forma en que se combinan diferentes insumos productivos o factores de producción (capital, trabajo, tierra) para obtener un determinado producto. Así las cosas, los avances tecnológicos ocurren cuando los insumos productivos o factores de producción se pueden combinar de una manera más eficiente y generadora de mayor productividad. La transferencia de tecnología, en consecuencia, ocurre cuando alguna explotación productiva logra asimilar y aprovechar cierto avance tecnológico.

En la agricultura los insumos o factores de producción son la luminosidad, la semilla, la tierra, el capital (tractores, sembradoras, cosechadoras), los agroquímicos (fertilizantes, plaguicidas, cal, entre otros), el agua y el trabajo. La combinación de estos insumos productivos o factores de producción genera el producto agrícola. Entre mayor sea la producción agrícola utilizando la misma cantidad de insumos, mayores son los rendimientos y la productividad del agricultor.

Cuando ocurre un avance tecnológico en la agricultura, la productividad del agricultor aumenta; es decir, sube el tonelaje agrícola producido, en el mismo espacio de tierra y utilizando la misma cantidad de factores de producción. Por ende, los sistemas de riego/drenaje son una tecnología para la agricultura, pues constituyen una forma particular de combinar los factores de producción en cualquier finca, hacia la obtención del producto agrícola.

En este orden de ideas, cuando los insumos agrícolas se combinan con una fuente segura y controlada de agua (es decir, con un sistema de riego y drenaje), se rompe la dependencia con el clima (ej.: Niño, Niña , lluvias a destiempo en la cosecha, etc.), se produce todo al año (incluso durante el verano) y se utilizan el recurso hídrico, agroquímicos y fertilizantes de una manera racional. Como resultado, se obtiene una mayor cantidad de toneladas por hectárea del producto agrícola.

Es decir, se materializa un avance tecnológico en la explotación agrícola conducente a mayor productividad. En otras palabras, llevar riego/drenaje a una explotación agrícola, a una empresa agrícola, a una finca es transferencia de tecnología a esa explotación agrícola, a esa empresa agrícola, a esa finca.

Sin embargo, algunos no quieren escuchar (ni siquiera creerle a la OEA). Y cinco personas siguen en la cárcel.