<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Tocaban música mundana; hoy, la del otro mundo
  • Tocaban música mundana; hoy, la del otro mundo | Shuterstock
    Tocaban música mundana; hoy, la del otro mundo | Shuterstock
John Saldarriaga | Publicado el 14 de enero de 2012

Después de tomarse el contenido de todos los frascos; fumarse hasta el humo; oler polvos blancos; mujerear hasta quedar más débil que estopa, no pocos artistas resultan renegando de esos malos pasos y alabando a Cristo, como si de pronto hubieran despertado en una amarga resaca.

Pero claro, los hay también que no han vivido en los excesos y súbitamente sienten el llamado de Dios.

Salseros, baladistas, vallenateros reguetoneros. Han ido apareciendo con su discurso cristiano.

Tres de Los Corraleros de Majagual, según el excorralero Fruko, se han vuelto pastores. A Joel López y a Chico Cervantes, dos de ellos, se les puede ver en Youtube con sus videos de predicación. Cantan música cristiana, van de gira por el continente con estas canciones. Chico invita para sus trabajos a artistas como Bolañito (Jesualdo Bolaños, el que grabó al lado de Marcos Díaz y de Juan Piña), al Pangue Maestre (Rey Vallenato 1984) y a Omar Geles (de Los Diablitos).

Conocidos son los casos de salseros, como Richie Ray y Bobbie Cruz, que hasta habían dicho Adiós a la salsa en un disco así titulado, para entregarse de lleno al pastoreo de almas. Eso fue en 1974. 16 años estuvieron ausentes de los escenarios, pero tal es su calidad y el cariño de su fanaticada, que regresaron para seguir cantando. Alternan el discurso cristiano con el canto y modificaron las letras de algunas de sus canciones que tenían mensajes de santería.

Precisamente a la iglesia de Bobbie pertenece ahora Don Omar, el reguetonero. Sí, el mismo que se conoció por letras como Candela toma tekila/ antes de irse a la cama/ A los hombres aniquila/ cuando los prende en su flama/ Yo te acomodo la locomotora/ ...

Ya es viejo el cuento de Jerónimo, el baladista argentino, quien desde finales del siglo pasado se tornó cristiano. Sigue cantando sus baladas ( Y ahora son dos que me parecen uno, entre otras). Sólo que en otros espacios canta a Jesucristo. En Youtube hay un video en que aparece cantando una canción cristiana, Mi testimonio, la cual toma prestada la música de Siempre te voy a querer. Pero en lugar de decir, por ejemplo, en el coro: siempre te voy a querer/ como si fueras la luz/ que estalla dentro de mí, dice: Hoy ya no siento temor/ si Dios me cuida no hay quien/ pueda romper ese amor...

En el vallenato hay muchos casos. Hay unos que creen que no pueden seguir interpretando "música del mundo" o "mundana", sino solo cristiana, y los que creen que no hay incompatibilidad entre una cosa y otra.

Pensemos en la polémica surgida entre los acordeoneros Juancho de la Espriella y Juan Guillermo Zabaleta. Este, exacordeonero de Pipe Peláez y ahora solamente consagrado a la música cristiana, critica al otro porque hace unos meses anunció que se había bautizado cristiano, pero continúa interpretando música "mundana" al lado de Silvestre Dangond. Y más porque en un video de El cantinero, De la Espriella aparece sirviéndole tragos a Dangond.

"Los fornicarios, ni los idólatras, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, heredarán el reino de Dios". Con este pasaje de Corintios, Zabaleta dijo para El Heraldo : "qué ejemplo puede dar Juan Mario, quien aparece (...) incitando a la inmoralidad".

Por su parte, De la Espriella -citado en el blog de Jota Flórez- dijo: "me da mucha pena, pero mi don de tocar acordeón, viene de Dios. Lo hago con amor, con pasión y con respeto. No soy responsable de lo que algunos quieran hacer con él, aunque estoy seguro (de) que son muchas más las personas que se alegran y divierten sanamente, sin excesos".

Hablamos del tema con Israel Romero, del Binomio de Oro. Señaló: "la religión que profese una persona no debe mezclarse con su trabajo. No solo un artista; también un mecánico, un carpintero. Debe arreglar el carro el primero, fabricar una mesa el segundo, sin importar su religión. Igual, el artista".

El Pollo Isra fue más allá: "Creo que aquellas personas que creen que porque existe el deber de alabar a Dios, no pueden seguir haciendo música del mundo están equivocadas. Creo que una canción, con una buena letra, que respete la condición humana, no tiene problemas. Lo que creo que molesta a Dios son las letras morbosas, descaradas que tienen unas canciones, especialmente de reguetón. Hay una canción de reguetón que alaba a Satanás. Otra que dice: "eso en cuatro no se ve". Esas cosas no agradan a Dios".

Israel se definió como un hombre de Cristo, que no asiste a ninguna congregación y no es fanático. Lee la Biblia. "Dios nos dio el libre albedrío. Dijo: 'sean buenos'. Si Él hubiera querido, con solo levantar una mano, nos hubiera hecho buenos a todos, pero respetó ese albedrío y dijo: el que tenga oídos para oír, que oiga".

Israel Romero no descarta incluir en su repertorio alguna canción cristiana, sin dejar de interpretar las que lo han hecho famoso... Salvo " Esta noche amanecemos (amanecemos parrandeando), que ya no la toco. Considero que no tiene un mensaje bueno para la humanidad".

Otro que entró a terciar en el debate fue Alfredo Gutiérrez. "Creo que a Dios no le disgusta la música en general. Considero que quienes se van por ese camino, el de no poder cantar más que música cristiana, están errados. Cuando están en la cima del éxito, no se acuerdan de Dios y le quedan debiendo. Después, pasan al otro extremo -dice Gutiérrez.

El intérprete de Matilde Lina no tuvo pelos en la lengua para afirmar: "Algunos de ellos se van al cristianismo y a la música cristiana por conseguir plata. No por amor a Dios sino al dinero. Tú sabes, caballero, que uno de los problemas de la industria disquera es la piratería. Y a ellos no los afecta este problema. Esa música no la piratean. Ajá, porque el pastor convence a los fieles de que deben comprar los discos originales y ellos, por respeto, le obedecen".

Esta declaración del tres veces Rey vallenato coincidió con la de Darío Valenzuela, el Brujo de la Consola, quien dijo que muchos de quienes se han vuelto pastores, consiguen mucha plata y se "acuestan con las novias o esposas de los fieles". Incluso, que algunos artistas que públicamente se "han alejado del mundo", como dicen ellos, esperan quedar solos, con sus amigos, apara comenzar a beber y parrandear como en los viejos tiempos. "Lo sé porque me consta".

En el estudio Brujo Records estaba Marcos Pérez, compositor de vallenatos. Sobre el tema, dijo: "yo también soy cristiano. Creo que cuando se le canta al amor y otros mensajes sanos, no hay problema. Lo hay cuando los mensajes son groseros y plebes". Y añadió: "a uno nadie le dice que deje de cantar las canciones del mundo. Uno es quien va sintiendo lo que debe hacer. Yo no he sentido esa necesidad todavía".

Y ese "todavía" quedó resonando en el estudio.