Tragedia en México por explosión en ducto de gasolina

  • La tragedia ocurre en momentos en que el gobierno lidera una estrategia nacional para combatir este delito. FOTO AFP
    La tragedia ocurre en momentos en que el gobierno lidera una estrategia nacional para combatir este delito. FOTO AFP
AFP | Publicado el 19 de enero de 2019

El número de muertos al explotar una toma clandestina de gasolina en el central estado mexicano de Hidalgo ha subido de 21 a 66 personas en las últimas horas, informaron hoy fuente oficiales.

“El saldo que tenemos al momento de lo ocurrido en Tlahuelilpan es de 66 personas fallecidas y 76 personas heridas que están siendo atendidas en distintos hospitales”, indicó en Twitter el Gobernador estatal, Omar Fayad.

Muchos de los heridos sufren graves quemaduras y se teme que se encuentren mas cadáveres calcinados en las cercanías del ducto donde centenares de personas se agolparon para robar el combustible de la fuga provocada a media tarde del viernes.

“Es una tragedia que nos duele mucho. Estamos aquí para brindar todo el apoyo, el auxilio a los pobladores, a los afectados, a las víctimas”, dijo a periodistas el presidente Andrés Manuel López Obrador, al visitar la zona del desastre.

Agregó que la desgracia “no cambia” su estrategia contra el robo de combustible y más bien demuestra “desgraciadamente” la necesidad de mantenerla. “Vamos a continuar hasta erradicar esta práctica”, añadió.

El incendio fue sofocado poco antes de la medianoche del sábado (06h00 GMT) por lo que se espera que el ministerio público acceda al centro del desastre y verifique si hay más muertos y heridos, informó Omar Fayad, gobernador del estado de Hidalgo, donde ocurrió el incidente.

“Por desgracia vi la explosión, me acerqué a ayudarle a bastante gente”, dice Fernando García, vecino de la zona de 47 años. “Me tocó hacer a un lado pedazos de personas que ya estaban desechas”, agrega.

En el lugar, rodeado por sembradíos, elementos del ejército y de la policía acordonan la zona mientras unidades de bomberos trabajan entre columnas de humo.

García critica que el ejército no haya replegado a las personas que se acercaban cuando comenzó a salir el combustible.

“Se hubiera prevenido todo esto si el ejército cuando llegó hubiera echado a toda la gente para afuera”, afirmó.

Antes de que se extinguiera el fuego, una enorme llamarada y una columna gigantesca de humo se erigían sobre la zona de la explosión, mientras numerosos vehículos de emergencia rodeaban el perímetro.

Visibles quemaduras

En tanto, caravanas de ambulancias con personas quemadas a bordo abarrotaron las clínicas y hospitales cercanos a la zona, constató un periodista la AFP.

El fuego se originó en torno a una fuga de gasolina que había atraído a decenas de pobladores de la zona que se abastecían de hidrocarburo.

“Llegaba mucha gente con sus garrafones con la escasez ahorita de la gasolina que no hay”, dice Martín Trejo, otro vecino de 55 años, que atribuye lo ocurrido a la estrategia nacional para evitar el robo, que incluye el cierre de ductos importantes.

Medios locales mostraron imágenes de hombres y mujeres saqueándolo mientras el combustible salía disparado a chorros.

Posteriormente, se les veía en medio de la noche huyendo despavoridas y pidiendo auxilio a gritos.

Algunas salían prácticamente desnudas y con visibles quemaduras en sus cuerpos.

“La explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo, se derivó de la manipulación de una toma clandestina para robo de combustible en el ducto Tuxpan-Tula. Este accidente no afecta el suministro de gasolinas en la Ciudad de México”, informó la petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

Este ducto es uno de los principales blancos de los saqueadores, quienes vuelven a drenarlo cada vez que se intenta reanudar su operación, explicó el director de Pemex, Octavio Romero.

La compañía reportó también que atendió otro incendio por toma clandestina en una zona desierta del estado de Querétaro (centro), por lo que no existía riesgo para la población.

- Ofensiva contra el “huachicol” -

El plan contra el robo de combustible, conocido popularmente como “huachicol”, es la primera gran ofensiva de López Obrador contra el crimen desde que asumió la presidencia el pasado 1 de diciembre.

En los últimos días, advirtió repetidas veces a la población que no se arriesgue ni se haga cómplice de esta actividad.

El delito le ha generado al país pérdidas anuales por unos 3.000 millones de dólares en 2017 y 2018, según cifras oficiales.

El cierre de ductos fue paliado mediante reparto en camiones cisterna, un sistema que provocó escasez de combustible en una decena de los 32 estados que conforman México.

Filas kilométricas se han registrado en zonas donde falta el combustible, aunque en la capital se ha ido regularizando.

Analistas económicos han advertido que esta escasez provoca una baja en la productividad que impactará en la economía.

Contexto de la Noticia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección