<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Tras caída en el consumo, la panela colombiana busca resurgir

El consumo interno de panela cayó 24% en los últimos 5 años. Apoyo a productores y ser más competitivos, entre los retos del sector.

  • Según el Dane, en octubre de 2022 la panela fue uno de los alimentos que menos incrementos tuvo en sus precios, presentando una variación anual del 3,04%. FOTO juan antonio sánchez
    Según el Dane, en octubre de 2022 la panela fue uno de los alimentos que menos incrementos tuvo en sus precios, presentando una variación anual del 3,04%. FOTO juan antonio sánchez
20 de noviembre de 2022
bookmark

En México es conocida como piloncillo; en Ecuador, Bolivia y Perú como chancaca; en Centro América como papelón, y en Colombia y Venezuela como panela. Se puede decir que este alimento es considerado como el endulzante natural por excelencia, y aunque su elaboración y consumo se da en varios lugares del mundo, Colombia es el segundo mayor productor mundial, representando el 16% del mercado, después de la India, que tiene el 66%.

No obstante, pese a ser la actividad agrícola más importante a nivel nacional después del café, sigue enfrentando grandes retos como la caída del consumo por parte de los colombianos, el alza en los precios de los costos de producción y la falta de tecnificación.

Incentivar el consumo

De acuerdo con Carlos Mayorga, gerente de la Federación Nacional de Productores de Panela (Fedepanela), mientras que en 2002 el consumo per cápita en el país llegaba a los 32 kilos, hoy ronda los 19 kilos de panela al año.

Esto pese a que, según el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Dane, en octubre la panela fue uno de los alimentos que menos incrementos tuvo en sus precios, con una variación anual del 3,04%.

“La oferta ha incrementado pero la demanda ha caído. Desde hace 17 años el consumo interno de este alimento presenta un descenso, pues desde entonces ha disminuido en un 48%, y en los últimos cinco años la caída ha sido de un 24%. Por esa razón, buscamos que los colombianos incluyan más la panela en su canasta básica familiar”, apuntó Mayorga.

¿La razón? Según el dirigente gremial, el declive que ha tenido la demanda de panela en el país es producto de los cambios en los hábitos de consumo de las nuevas generaciones.

“De esos cambios de hábitos surgió la necesidad de diversificar, de sacar nuevos productos y presentaciones, como panela pulverizada, saborizada, aromáticas, mieles de panela, refrescos, entre otros. Queremos que las personas reconozcan la importancia de este producto y su aporte social, pues son 350.000 familias colombianas las que dependen de esta actividad”, señaló Mayorga.

Al respecto, Rodolfo Correa, ex secretario de Agricultura de Antioquia, afirmó que efectivamente esta disminución obedece al cambio de parámetros culturales de consumo.

“Es necesario educar a las nuevas generaciones en las bondades nutricionales de la panela. En la Gobernación, por ejemplo, impulsamos una campaña muy bonita que tuvo como eje central el eslogan ‘dulces memorias’. Con este buscábamos fomentar el consumo de panela como producto que une generaciones”, contó Correa.

Aún falta avanzar

Uno de los mayores retos que enfrenta la agricultura colombiana es la escasez de trabajadores, pues cada vez es más difícil encontrar quién cultive la tierra, debido a factores como envejecimiento de la mano de obra, o a los malos salarios que ofrecen las labores del campo.

En este sentido, la industria panelera no ha sido inmune a esta problemática. De hecho, dado este limitante, solo los costos de la mano de obra han subido hasta un 15%.

“Nos está preocupando mucho la escasez de trabajadores, porque nuestra labor requiere de una mano de obra intensiva. El 73% de los costos de producción en esta actividad se los lleva la mano de obra, por lo que esto afecta claramente la productividad”, explicó Mayorga.

Por su parte, Correa apuntó que uno de los principales factores que hace que el sector panelero pierda competitividad es su falta de tecnología para la producción.

“Esto le imposibilita tener los estándares requeridos para ser eficientes y competitivos. Cualquier acción que el Gobierno quiera hacer debe estar orientada hacia ese punto, sin ello, además, no se logra generar valor agregado”, dijo el ex funcionario.

Si bien la industria panelera se encuentra en un momento “estable”, aún se requieren esfuerzos públicos y privados para que este sector vuelva a sus años dorados

Infográfico

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*