<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

La familia como prioridad

En América Latina y el Caribe, dos de cada tres niñas y niños entre 2 y 4 años experimentan regularmente algún tipo de disciplina violenta, agresión psicológica o castigos corporales.

27 de junio de 2023
bookmark
  • La familia como prioridad

Por Juan Camilo Quintero M. - @JuanCquinteroM

En tiempos de incertidumbre a nivel político de algunos líderes sociales, surgen cuestionamientos internos... ¿Qué puedo hacer como ciudadano en medio de tanta inconformidad para promover un ambiente más optimista? ¿Cómo aportar un granito de arena para fomentar una sociedad justa, cooperativa, honesta y bondadosa? No hay una sola respuesta, hay muchas formas por las cuales personas con esta misma inquietud se han volcado en desarrollar proyectos, fundaciones y programas que aportan a una mejor sociedad beneficiando a personas con grandes necesidades y brindándoles mayores oportunidades, pero se me viene a la mente una forma fundamental a la que todos podemos darle importancia y favorecer a la sociedad... la familia. El papa Juan Pablo XXXIII expresó “la familia es la primera célula esencial de la sociedad humana” y tal vez es ahí donde debemos los ciudadanos del común centrar gran parte de nuestra atención.

Un hogar es la base de la sociedad, donde se aprenden y ponen en práctica verdaderos principios que podrían cambiar el norte de futuros políticos y líderes, donde el bien común debe primar mas que el individual y donde la competencia y el poder se releven por la cooperación y el trabajo en equipo. Cuando somos padres tenemos bajo nuestra responsabilidad la formación de una persona que nos observa y cuestiona permanentemente. Desafortunadamente, muchos de nuestros niños son víctimas de la violencia, algunos carecen de hogares armoniosos donde los padres o cuidadores velan pro un hogar unido, libre de gritos, maltratos y humillaciones. Según UNICEF “en América Latina y el Caribe, dos de cada tres niñas y niños entre 2 y 4 años experimentan regularmente algún tipo de disciplina violenta (agresión psicológica o castigos corporales) en el hogar y el 5% de las niñas y niños menores de cinco años son víctimas de graves castigos físicos”. Esta cifra es un indicador supremamente grave como sociedad y más grave aun cuando tenemos en cuenta que “la violencia en la primera infancia puede generar problemas de salud física y mental durante toda la vida. Los estudios documentan, el incremento en patrones negativos del comportamiento incluyendo la deserción escolar, el abuso de estupefacientes, la depresión, el suicidio, la futura victimización o su vinculación con la violencia y la delincuencia. En los países de la región, existen evidencias sólidas sobre los efectos negativos de la violencia en el desarrollo de la primera infancia, las habilidades socio-emocionales y el comportamiento” (Unicef, La violencia en la primera infancia Marco Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe).

Si todos y cada uno de nosotros como seres dentro de una familia, dedicamos más tiempo de calidad con nuestros hijos, fomentamos un hogar donde primen valores universales independiente a cada cultura y religión, y ejercemos una autoridad consciente sin violencia ni física ni psicológica, tendremos sin lugar a dudas una mejor sociedad.

Sigue leyendo

Te puede Interesar

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*