<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Fernando Velásquez Velásquez
Columnista

Fernando Velásquez Velásquez

Publicado el 17 de diciembre de 2018

LA VIDA

La vida es el revoloteo de una gaviota sobre el piélago, un atardecer fugaz; es una sonrisa o una caricia a hurtadillas; un amanecer, un adiós, un corcel fugitivo en la noche, un lecho de rosas, un arcoíris plantado en la tarde o un beso insinuado. Ella hace que el ser humano se inunde de desiertos y verdes estepas, ame el canto de los pájaros y corra como un cohete moribundo en pos de los hechizos; nada lo detiene cuando inicia el postremo viaje, ni siquiera una chicharra somnolienta o el sonido del hacha del leñador en el bosque.

La vida se derrama, gota a gota, como el agua en el acantilado y se marcha como una nube pasajera; ella es un concierto de nacimientos y de adioses, de lunas y de soles florentinos. Nace cuando las bombillas de colores aparecen y agoniza con los destellos del silencio; es como el tañido de una campana en un pinar lejano, una procesión de minutos en medio de relojes viejos, el canto de una alondra o el vuelo inconcluso de una mariposa. Es un jardín de estrellas colgado en los cielos.

La vida es un grito en la oscuridad, un destello de luz, una ternura que comienza. Un vuelo de sisella, un tren que parte al ocaso; un barco cargado de instrumentos musicales, un avión tripulado por una manada de elefantes o un lucero al amanecer. Ella se confunde con la muerte porque, como dijo el poeta Julio Flórez, “algo se muere en mi todos los días”; se nace para agonizar y se perece para germinar.

Ella se manifiesta en medio de aleluyas de bienvenida y despedidas; trae sus propias tormentas y mares serenos. La vida espera, reta con sus canciones, llama con sus llantos y soliloquios; ella aparece cuando cae la tarde o en medio de la multitud, trepada en el mástil de un barco que parte o en los vuelos planetarios, mientras los besos de las abuelas hacen sonrojar.

La vida es la apacible sonrisa de un niño, el despuntar del alba, una chispa de esperanza en la oscuridad; es una ninfa boreal o el canto de un gallo que anuncia el día. Ella es tan perfecta que, con el gran poeta uruguayo Sabat Ercasty, debe decirse que “no hay un ser donde el fuego no dance y la luz no cruce con sus ríos desnudos”. Por eso, se deben emprender sus senderos; mirar adelante siempre generosos, llenos de ansias y con la sed de un náufrago.

Ella susurra: todavía caminas y tus sonrisas aparecen; estás ahí prisionero de un adiós; sáciate, no me dejes ir sola; apodérate de mí como lo hacen los amantes, a punta de besos trasnochados. Corre tras de mí como un cometa embelesado; llénate de colores, aceites, perfumes y luciérnagas. Disfruta de mis vergeles hermosos, llénate de mí sabiduría y abandona los ocios; bebe en mis copas y planta la vid entre mudeces.

Por eso, siempre aparece con sus días y sus noches, sus puertas están abiertas en cualquier lugar y a toda hora; ábrelas y atrévete. Suspira y emprende tu último viaje muy ligero de equipaje, como diría el gran Machado; solo somos leves pompas de jabón al caer el día. Ella es un espectáculo matutino, que se repite cada minuto en todos los confines de los universos; que va y vuelve como las olas, mientras los siglos desafiantes atesoran sus historias y renacen en cualquier primavera.

En fin, recuerda que la existencia es breve, pero, como dijo Séneca, es lo “suficientemente larga para ejecutar en ella cosas grandes”; el gran reto es disfrutar de sus magníficos tesoros y extasiarse con su aroma en medio de la tarde. Penetra en sus profundidades y aprende que hay momentos para vivir y para morir; y, al final de la larga jornada, encontrarás el brillo que te guiará hacia los cielos en medio de alboradas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

CASA DE LA LITERATURA

Fue inaugurada el pasado sábado en el barrio San Germán, de Medellín, al servicio de la comunidad.

$titulo

HARVEY WEINSTEIN

El otrora poderoso productor de cine de Hollywood fue condenado por delitos de abuso sexual.