<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Julián Posada
Columnista

Julián Posada

Publicado el 21 de mayo de 2022

Llorar

Lloramos menos de lo debido, apenas algo cuando tanto conmueve; a veces, ni siquiera eso, solo un simple escalofrío o una emoción contenida. A todos nos dijeron que debíamos ser fuertes; a los hombres, mucho más. A millones los increparon: “los chicos no lloran, tienen que pelear”.

Hay temporadas en que las situaciones te cercan, de repente miras tus mañanas y es como si en cada una de ellas te prepararas para decir adiós.

Recibo por WhatsApp la foto del amigo que espera y acompaña en silencio la partida de su perro, con quien ha vivido los últimos trece años; lo derrotaron la edad y la enfermedad, pero el amor lo esparció por todo el barrio. El chat me anuncia que el último de los hermanos de mi padre dejó de estar y con él se fueron todos los que significaron Posada para muchos. Veo en redes la foto de las manos de la madre de mis amigos que, rodeada por todos, va convirtiéndose en luz a lo largo de los días. Es de noche y estoy en la mesa de ese bar. Mientras escuchamos un tango, la chica que conversa conmigo desata de repente por sus ojos una lluvia de desazón y angustias. Leo el obituario que me dice a través de la prensa que la hermana de mi amiga se ha ido, sucumbió ante esa enfermedad que va haciendo que uno olvide todo, hasta vivir. Veo los libros con imágenes del conflicto y de las miles de víctimas y me estremezco. También llora el cielo.

Lloramos o dejamos de hacerlo, pero ese sabor salobre de las lágrimas está siempre ahí, presto a desatarse. Probablemente porque sentimos y tenemos miedo, nacemos con la cualidad de llorar, y es el llanto nuestro primera manifestación de alarma ante el hambre, el dolor o la necesidad de ayuda. Ante la ausencia de lenguaje, lloramos: en un momento de la vida en que somos absolutamente dependientes, el llanto se convierte en el “cordón umbilical acústico” que nos conecta con el mundo, después lo transformamos en batería de sentimientos.

Las tablillas que narran la noticia de la muerte del dios Baal a manos de su hermana y amante Anat mencionan por primera vez las lágrimas en el siglo XIV antes de Cristo. Para la mitología egipcia, romana y griega, era claro el vínculo entre lágrimas y emociones.

Leo en El Tiempo un informe que dice: “la composición de las lágrimas cambia según la causa por la que se llora [...] hormonas, proteínas, minerales y otras sustancias se hacen presentes dependiendo de los estímulos que las provoquen”. Agrega el doctor Lornardo Palacio, médico neurólogo: “las lágrimas emocionales contienen más proteínas y por eso duran más tiempo pegadas en la piel, lo que provoca una respuesta de empatía”. Eso empieza a descubrir la ciencia. Un amigo publica una imagen: “el líquido más caro del mundo es una lágrima. Es 1 % agua y 99 % sentimientos”. Llore  .

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas