<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Francisco de Roux
Columnista

Francisco de Roux

Publicado el 06 de marzo de 2017

Petición de perdón

La Cuaresma nos llama a hacer un examen de nuestro comportamiento. Y al hacerlo encontré que en algunas de mis columnas he cometido errores de generalización, lo cual no es solamente un error, sino también una injusticia.

Caigo en la generalización cuando escribo que los paramilitares recibieron financiación de los empresarios. Cuando la verdad es que algunos grupos paramilitares recibieron financiación de algunos empresarios, mientras la mayoría de las mujeres y los hombres a quienes se les debe la producción de los bienes y servicios del país no financiaron paramilitares. Y conocedor de lo difícil que es crear empresa en medio de la incertidumbre, tengo admiración por quienes han corrido el riesgo de invertir en las ciudades y en el campo durante las décadas de la guerra.

Pero además, para ahondar en precisiones, tengo que diferenciar entre los grupos de empresarios que financiaron a frentes paramilitares. Porque hay unos que fueron forzados a hacerlo con amenaza contra la vida, y contribuyeron contra su propia voluntad porque estaban decididos a hacer empresa a pesar de los costos de extorsión.

Otros, después del secuestro y del pago de rescate, apoyaron con rabia a las Auc para atacar a los secuestradores. Otros lo hicieron porque no confiaban en las fuerzas de seguridad del Estado; y entre estos hay que distinguir entre quienes hacían producir intensamente la tierra y quienes no son ni han sido empresarios y concentran miles de hectáreas improductivas protegidas con grupos ilegales.

Quiero, por tanto, pedir perdón a las mujeres y hombres de empresa que, siendo honrados y emprendedores por Colombia, se han sentido afectados por juicios míos que caen en la generalización.

Quiero también reconocer y corregir toda generalización que haya afectado a personas o instituciones. Y de manera particular cuando he sido injusto al generalizar sobre los soldados y policías de Colombia. Reconozco que tengo una repugnancia intelectual y sensible contra las armas de todos los lados. Que soy un seguidor de Jesús, que separó definitivamente a Dios de todas las guerras y enseñó la no violencia eficaz. Pero sé que han sido muchos, y son cada vez más, los hombres y las mujeres que en las Fuerzas Armadas ven el servicio a la patria como servicio a la dignidad y los derechos de todo ser humano y al bien colectivo de la paz.

Al visitar una de las veredas donde se concentran las Farc, me impresionó la determinación, todavía frágil e in crescendo, de los guerrilleros que en un campamento transitorio improvisaron el salón donde estudian el folleto del nuevo acuerdo, que llevarán bajo el brazo en lugar del fusil.

Pero más me impresionó encontrar a los coroneles y soldados colombianos que, con las Naciones Unidas, desde las carpas de la comisión tripartita, estaban al servicio de sus enemigos históricos. Y me sentí orgulloso de este ejército de la paz y de los 1.200 policías que cuidaron el éxodo de la guerrilla hacia la vida ciudadana.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

TAPABOCAS EN BUSES Y METRO
Ordenan una protección necesaria para pasajeros, tan cerca. Pero la gente exige surtido, disponibilidad.

$titulo

MERCADO ON LINE, MUY CARO
Algunos hipermercados y tiendas cobran muy alto por los productos. Y en los domicilios, abusan más...