<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ernesto Ochoa Moreno
Columnista

Ernesto Ochoa Moreno

Publicado el 11 de septiembre de 2021

Réquiem ante una esquela mortuoria

Aunque volvamos la cara, una muerte cercana acaba siendo el memento mori, el “acuérdate de que vas a morir” de los romanos. Nos lo susurra detrás del corazón esa vida que se fue . Y es lo que tal vez nos dicen a sotto voce las esquelas mortuorias que aparecen a diario en los periódicos.

Por eso, se me ocurre que, por zozobrante que sea, mirar las esquelas no deja de ser ocasión propicia para pensar en la muerte, en esa realidad angustiosa y consoladora que se enreda entre los conceptos del tiempo y la eternidad. Pienso, entonces, en la muerte, más que en el muerto del que me ha tocado despedirme.

Descubro, al olfatear muertes y agonías, como le gustaba al maestro Fernando González, que uno puede controlar todos sus sentidos, menos uno: el olfato. Y que este me permite oler el aroma del tiempo. El recuerdo del ser querido fallecido huele a cirio encendido, a incienso quemado, a entierro. Son aromas que se pegan a la piel. O al alma. El olor de la fugacidad.

Experimentar la fugacidad de la vida es como encontrarse, de un momento a otro, en un templo vacío. Por eso, por más esfuerzos que hagamos para eludir la trascendencia, la vivencia del tiempo tiene un matiz religioso. Dios anda por

ahí, merodeando. Desde la fe o desde el ateísmo, desde la credulidad sembrada de supersticiones o desde el escepticismo con poses de cansada soberbia, el aroma del tiempo quemado es también aroma de eternidad.

Pero al hablar de muerte y eternidad no nos dejemos enredar por dicotomías y conceptos contrapuestos. Tiempo y eternidad son realidades distintas, pero no opuestas. Es más: de tal manera se imbrican en la vivencia del ser humano que, en una concepción sencilla del más allá, la eternidad empieza ahora, aquí, en el tiempo. Y este, el tiempo, se hace plenitud en lo eterno.

La verdad es que vivimos en vísperas de lo eterno. La vida es eso: el día antes de la eternidad. Pero en vez de embriagarnos enfermizamente con el aroma de incienso quemado de la fugacidad, olfateemos a fondo las rosas que nacen cada día.

Tan bellas y fragantes por efímeras.

“Efímero”, le dijo el Geógrafo al Principito de Saint-Exupéry, “significa que está amenazado por una próxima desaparición”. “Menacé de disaparition prochain”. Tal vez sea mejor traducir este “menacé de...” como: “a punto de”. Ser efímero es estar a punto de desaparecer. Qué bella, aunque dolorosa, es la fugacidad en esta orilla del tiempo que es la vida. Ser efímero es estar amenazado de eternidad. Estar a punto de ser eterno. Para un cristiano es, debería ser, estar amenazado de resurrección. A punto de resurrección 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas