<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
David Escobar Arango
Columnista

David Escobar Arango

Publicado el 20 de febrero de 2022

Soltar, fluir y crear

Querido Gabriel,

Se dividen en grupos y escriben escenarios sobre el futuro de la empresa, nos vemos en quince minutos, explicó el consultor. Sentí que mi cuerpo se ponía rígido y sonreí tímidamente. Miré el tapete manchado del salón, un espacio sin ventanas, con olor a café y a trapo húmedo. No se me ocurría nada que aportar: ¡bloqueo total! Era mi primer trabajo, estábamos en un ejercicio de planeación estratégica y la presión para decidir el futuro de la empresa en pocas horas generaba estrés y anulaba creatividad. En el ambiente se percibía el susto y, por supuesto, los resultados no representaron ninguna novedad para la empresa; un ritual vacío.

Los nuevos caminos no parecen construirse con exigencias o “gerencia”, sino con naturalidad y creatividad. De la tensión no emerge la luz y del afán no solo queda el cansancio, sino la frustración. A uno le dicen: “¡Piense ya!”, y se cierran las entendederas; “¡sea feliz!”, y lo único que aparece es la angustia.

¿Hablamos de esta paradoja de la tensión? ¿Conversamos sobre cómo soltar y tomar distancia, clave no solo para rendir más, sino para estar mejor? ¿Compartimos ideas sobre la potencia de un buen retiro de equipo, crucial para conectar, visualizar el futuro y continuar el camino con claridad y entusiasmo?

Un retiro organizacional como el que tuvimos en Comfama hace poco en el Ashram Vanadurga, en el hermoso municipio de San Rafael, es diferente a unas vacaciones, aunque comparte algunos de sus beneficios: rompemos con la rutina, relajamos el cuerpo y calmamos la mente. Se diferencia, por otro lado, en que hay agenda e intención y en que, por supuesto, lo compartimos, no con nuestra familia, sino con los compañeros de equipo.

Un buen retiro, más que un paréntesis, es un buceo profundo por el corazón y la mente de la organización. Se convierte en un espacio para el afecto y para desarrollar conversaciones sin acartonamiento y, obviamente, sin prisa.

Estos encuentros funcionan mejor sin acceso a internet. Así disminuimos los niveles de serotonina y acallamos el bullicio, nos desconectamos para conectarnos. Mejor aún si se enmarcan en un ambiente natural y se enriquecen con caminadas conscientes, yoga, meditación, buen sueño y comida liviana.

Al avanzar el proceso, los rostros se relajan y los ojos dejan de revolotear azarados. El corazón baja su ritmo y las palabras se elevan por encima de coyunturas y urgencias. Surgen las sonrisas suaves, aparecen los abrazos espontáneos y la claridad se manifiesta como un sol al alba, que emerge sólido tras las montañas. Se activa la mente colectiva y sentimos esa forma mágica de placer en la cual formamos parte de un propósito que nos supera y nos contiene.

Hagamos la tertulia, porque equipo que no respire, suelte y fluya, se atasca y se pierde. Podemos abrir la conversación con esta frase de Naval Ravikant, mi mantra cuando me siento a escribir o a resolver un problema: “Cuando uno está tenso, actúa como los demás esperan que actúe. Cuando está relajado, es uno mismo” 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas