<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Una cronología del futuro
Crítico

Diego Agudelo Gómez

Publicado el 12 de septiembre de 2020

Una cronología del futuro

Me gustaría hacer una cronología del futuro. Contar con rigor histórico los hechos que sucederán en los años que están por venir. Sería una cronología creada a partir de las historias que nos han legado la literatura y el cine. La imagino como un manuscrito antiguo, con estilo profético, hallado en las ruinas de alguna ciudad antigua que hasta ahora desconocemos. O mejor aún, en las ruinas de una de nuestras ciudades, descubierto por visitantes interplanetarios en esa era ineludible en la que ningún homo sapiens habrá sobrevivido sobre la faz de este mundo.

La fruición con la que esos visitantes leerán lo encontrado los llevaría a hojear al azar cada registro en esta enciclopedia utópica. De pronto abren las páginas en 1984 y miran en lo profundo del ojo de ese Gran Hermano imaginado por Orwell. Dan un salto hasta el año 2029, donde los seres humanos liderados por John Connor pelean contra las máquinas. Interesados en saber qué desencadenó esa confrontación retroceden una década y llegan al año 2019 en el que los replicantes de Blade Runner buscan a su creador, mientras son perseguidos por un asesino que quiere poner término a sus vidas. Intrigados por los hados sombríos que cubrían la especie dominante de este planeta muerto, estos descubridores intergalácticos retroceden hasta el origen de todo, cuando el titán albino de Prometheus siembra la semilla de la vida en las aguas de un río antediluviano y siguen ese hilo hasta llegar al año 2089 cuando los arqueólogos Elizabeth Shaw y Charles Halloway descubren los indicios de este origen. Los lectores de esta historia no tardarán en darse cuenta de que lo que tiene en común cada acontecimiento es un narrador imaginativo y meticuloso, un tal Ridley Scott.

Guiados por la potencia de sus imágenes van hasta 2093 cuando los tripulantes de la Prometheus surcan el espacio para conocer a los ingenieros que diseñaron la vida en la Tierra. Atrapados por el trepidante destino de la especie se aterrorizan con los sucesos del año 2104, cuando 15 tripulantes y 2000 colonos quieren alcanzar el planeta Origae-6 para terraformarlo. Se compadecen del modo atroz en que todos son aniquilados por una monstruosa criatura. Luego, páginas más adelante, cuando han llegado al año 2122, los lectores espaciales de este manuscrito que quiero crear, conocen el rostro de una heroína que podría librar a los humanos de su aniquilación. Sufren con los martirios que Ripley debe atravesar para prevalecer frente a los xenomorfos. Lloran con su muerte y celebran su resurrección, en el año 2386. En el ínterin pasan por alto un año que al principio no les llama la atención porque no parece conectado con la epopeya que cautivó su atención. Luego, se enteran que el mismo narrador da cuenta de los hechos que empujaron a la especie a abandonar el planeta en el año 2145.

En los registros habrá un recuento de la guerra entre ateos y los seguidores de la iglesia Mitraica quienes logran la victoria a costa de destruir el planeta. Su arma más letal son las necromancer, androides de ojos mortíferos que vuelan entonando un canto de destrucción, como las sirenas del mundo clásico. ¿Cómo encajan estos eventos en toda esta cronología que los arqueólogos del futuro descubrirán en las ruinas de nuestras ciudades devastadas? Leerán sobre al arca que dejó la Tierra para buscar otros planetas habitables, conocerán a Padre y Madre, dos androides que quieren poblar el planeta Kepler-22b con humanos libres del yugo de cualquier dios, los verán sangrar sus fluidos lechosos y se preguntarán si comparten adn con Bishop, Ash, Call o David, los otros seres artificiales que pueblan las páginas de esta historia.

Ridley Scott se ha adelantado al ejercicio que pretendo: prever lo que será el destino del hombre allende los siglos. Raised by Wolves, su nueva serie, es un capítulo más que quizás nos confirme que además de cineasta es profeta.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Críticos
Juan David Villa
Juan David Villa

Aplausos y pitos

$titulo

GORDA DE BOTERO

La más famosa y querida escultura de Medellín cumplió treinta y cinco años en el Parque de Berrío.

$titulo

NARCOSUBMARINOS

Seis colombianos en EE. UU. confesaron haber traficado diecinueve toneladas de coca en estas naves.