<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

En video | Experimento enseñó a conducir a las ratas pero ¿qué concluyeron?

  • FOTO Kelly Lambert/University of Richmond
    FOTO Kelly Lambert/University of Richmond
Helena Cortés Gómez | Publicado el 06 de diciembre de 2019

No están intentando entrenarlas para reemplazar conductores. Investigadores de la Universidad de Richmond en Virginia enseñaron a 17 roedores a conducir vehículos de su tamaño para recoger comida con el fin de demostrar que un entorno enriquecido puede mejorar la función cognitiva y ayudar a agudizar la capacidad de aprender tareas complejas.

También demostraron que el dominio de una habilidad complicada puede reducir los niveles de estrés y ayudar a los roedores a relajarse. “Aprendieron a navegar el automóvil de maneras únicas y se involucraron en patrones de dirección que nunca habían usado para llegar a la recompensa.”, dijo al portal New Scientist la doctora Kelly Lambert, autora del estudio y profesora de Neurociencia del Comportamiento en la Universidad de Richmond.

Lambert también agregó una reflexión para el portal especializado en periodismo de ciencia IFLS: “Les digo a mis alumnos que son responsables de lo que hacen con sus cerebros todos los días de sus vidas: los estilos de vida más desafiantes y enriquecedores conducen a redes neuronales más complejas”.

Los investigadores registraron sus hallazgos en la revista Behavioral Brain Research. Allí reportan que a las seis ratas hembras y once machos se les presentó un vehículo que consiste en un frasco de plástico con ruedas eléctricas que podían avanzar o girar lateralmente al tocar una barra de cobre.

Después de un poco de práctica pudieron navegar con éxito hacia una azucarada recompensa: un cereal Froot Loop. Manejar es una tarea compleja para que un roedor, que requiere todo tipo de habilidades cognitivas, motoras y visoespaciales que generalmente no emplearía juntas.

Seis de las 11 ratas se alejaron en jaulas de laboratorio, mientras que las otras cinco estuvieron en un ambiente lleno de juguetes y más parecido a su hábitat natural.

Los investigadores encontraron que los roedores que viven en el ambiente enriquecido se desempeñaron mejor en el examen de manejo, lo que indicaría que hicieron un mejor trabajo al aprender una nueva habilidad compleja. Incluso los roedores que estuvieron en ambientes enriquecidos mantuvieron el interés en el automóvil, incluso después de que se eliminó la dulce recompensa.

Así mismo, los investigadores se sorprendieron por la falta de interés mostrada por las ratas en ambientes no enriquecidas y por su bajo rendimiento mostrado en la tarea de conducción. Siendo un estudio en animales no humanos debe tenerse cautela con las extrapolaciones a otros individuos. Además la muestra fue pequeña.

Harán falta más exploraciones, por ahora este estudio podría tener ofrecer luces interesantes cuando se trata del entorno de los animales y su estado mental.

Puede interesarle: Dime dónde estudias y te diré cómo aprendes

Contexto de la Noticia

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección