<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Puede haber vida en las lunas del Sistema Solar?

  • Europa, luna helada de Júpiter en color; foto reprocesada a partir de imágenes tomadas por la nave espacial Galileo de la NASA. FOTO NASA / JPL-Caltech / Instituto SETI
    Europa, luna helada de Júpiter en color; foto reprocesada a partir de imágenes tomadas por la nave espacial Galileo de la NASA. FOTO NASA / JPL-Caltech / Instituto SETI
  • Esta imagen compuesta muestra una vista infrarroja de la luna Titán de Saturno desde la nave espacial Cassini de la NASA. FOTO NASA/JPL-Caltech/SETI Institute
    Esta imagen compuesta muestra una vista infrarroja de la luna Titán de Saturno desde la nave espacial Cassini de la NASA. FOTO NASA/JPL-Caltech/SETI Institute
Por Helena Cortés Gómez | Publicado el 02 de julio de 2019
Infografía
<p>¿Y si hay </p><p>vida en las otras lunas?</p>
79

lunas tiene Júpiter. Europa es la sexta más grande del Sistema Solar.

11,4

veces más grande que
la Luna se vería Titán desde Saturno, según
la Nasa.

10

mil kilómetros es la distancia a la que se aproximó Cassini a Titán.

en definitiva

Astrobiólogos aseguran que se está buscando vida en el Sistema Solar de manera activa y muchos apuntan a las lunas, por ser las más abundantes en los sistemas estelares del universo conocido.

Entre los más de 190 satélites naturales girando alrededor de los ocho planetas del Sistema Solar, tal vez el más grande es Titán, la luna del gigante Saturno. También es la única con una presión atmosférica 1,5 veces superior a la de la Tierra.

Ahí no terminan sus particularidades. De todos estos mundos por explorar, sin contar los más de 700.000 asteroides y más de 3.500 cometas, Titán es el único que –como la Tierra– tiene líquidos en forma de ríos, lagos y mares en sus superficie.

Esto se sabe porque hay sondas robóticas que han visitado algunos de estos lugares como la Cassini–Huygens, que después de 13 años de descubrimientos finalizó su misión sumergiéndose en la atmósfera de Saturno en 2017.

Desde que Cassini llegó al planeta de los anillos en 2004 se dedicó a enviar más de 600 GB de datos sobre el planeta y sus lunas: descubrió seis más. Sus instrumentos científicos tomaron muestras que han ayudado a entender, por ejemplo, que la pequeña helada Encélado alberga un océano debajo de su superficie, al igual que el satélite Europa de Júpiter. Esto las hace candidatas para alojar más que superficies o profundidades infértiles.

“Buscar el agua líquida es la prioridad de la astrobiología porque según lo que sabemos de la vida en este momento se necesita agua líquida para que esta se desarrolle, pero también se necesitan algunos elementos básicos como Carbono, Hidrógeno, Oxígeno, Nitrógeno y Azufre. Al combinarlos bajo condiciones básicas podrían formar moléculas orgánicas”, dice Andrés Ruiz, biólogo de la Universidad de Antioquia y coordinador del grupo de astrobiología que se reúne en el Planetario de Medellín.

Un nuevo viaje

Hoy los astrónomos saben que la combinación de estos elementos en la Tierra primitiva dieron origen a la variedad de moléculas orgánicas, que en conjunto con el agua fueron base fundamental para que emergiera la vida.

Hay gran interés por entenderlas y buscarlas. Esta semana la Nasa anunció su nueva misión a Titán, la luna más grande de Saturno. “Aunque sus condiciones son diferentes a las de nuestro planeta, allá se están formando moléculas orgánicas de la Tierra primitiva”, agrega Ruiz.

En un comunicado de la agencia espacial norteamericana se relata que es la primera vez que se enviará a un dron helicóptero de ocho rotores a la luna helada de Saturno. Este robot se lanzará en 2026 y llegará en 2034 y si no hay inconvenientes se espera explore 173 kilómetros.

David Tovar, científico planetario, geólogo de la Universidad Nacional vinculado al Servicio Geológico Colombiano en la investigación de cráteres de impacto en el país, cuenta que este se impulsará con una planta de energía de radioisótopos –las mismas de la sonda Voyager 1 que también fue lanzada en 1977 y en el 2011 ya había sobrepasado los bordes del Sistema Solar–.

De noche se cargará y en el día se espera explore hasta 175 kilómetros de Titán en 2,7 años, “en algunos casos saltando como un conejo en una serie de vuelos de hasta 8 kilómetros”, en búsqueda de procesos químicos comunes tanto en Titán como en la Tierra.

Los bloques de la vida

En las lunas podrían estar sucediendo procesos planetarios que dan origen a los elementos y a la química básica para que surja la vida.

Sus condiciones son interesantes. Ellas guardan muchos secretos. Titán es la única luna con una atmósfera gruesa de metano –gas de un solo carbono–, que crea descargas eléctricas. Aunque no producidas por las nubes de agua como sucede en la Tierra, sino por las líneas del campo magnético de que le llegan de Júpiter. Tal vez, dice Ruiz, “permitiendo que se fusionen estos átomos y se den las condiciones para que se sinteticen moléculas orgánicas”.

Son tres las lunas que despiertan gran interés en los astrobiólogos: Encélado, Titán y Europa, la del otro gigante gaseoso, Júpiter. Sobre Europa recientemente se supo contiene cloruro de sodio (NaCl), sal de la que usted usa en su comida. Los científicos planetarios aseguran que los océanos de Europa son hidrotérmicamente activos, lo que indicaría que tendrían actividad volcánica. Esto desafía la comprensión actual de la composición geológica de este satélite natural y es inevitable compararse con una teoría que surgió en 1977 desde la Institución Oceanográfica de Woods Hole y es ampliamente aceptada que sugiere que la vida se formó cerca de respiraderos hidrotermales del fondo del océano.

Contexto de la Noticia

La microhistoria qué se busca en el sistema solar

El futuro de la astrobiología está en las lunas, dice Ruiz. Actualmente, se sabe que todas las estrellas tienen planetas, pero además que todos estos planetas, incluso de otros sistemas estelares, tienen enormes cantidades de lunas. Como es más fácil que se formen satélites naturales que planetas, estadísticamente hay más lunas por sistema estelar que planetas. También se sabe que los planetas y ellas comparten los ingredientes que los forman. La exploración se hace de manera activa.

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección