<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cuide sus defensas, no solo por la covid-19

  • ilustración sstock
    ilustración sstock
Publicado el 23 de marzo de 2021

Siga estos consejos para cuidar su sistema inmunológico y que el cuerpo responda mejor a los retos.

Históricamente, el sistema inmunológico se ha asociado con la capacidad del cuerpo para defenderse de infecciones. Así fue como se empezó a estudiar hace más de un siglo, cuenta la revisión científica The Role of the Immune System Beyond the Fight Against Infection (2017), disponible en la base de datos PubMed.

Sin embargo, se lee en la reseña, esa es solo una de sus funciones generales. El sistema de defensa del cuerpo es parte “de procesos fisiológicos fundamentales como el desarrollo, la reproducción y la cicatrización de heridas, y es evidente la estrecha interrelación entre el sistema inmunitario y otros sistemas corporales como el metabolismo, el sistema nervioso central y el sistema cardiovascular”.

Con la llegada del nuevo coronavirus, el tema de las defensas tomó relevancia, pero como explica la docente Diana Castaño, miembro del grupo de Inmunología Celular e Inmunogenética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, “un sistema inmune sano no garantiza que uno no se vaya a contagiar de coronavirus, hay otros factores que influyen en la respuesta del cuerpo, como la genética. Sin embargo, un sistema inmunológico sin alteraciones sí puede ayudar a responder mejor a los retos que enfrenta el cuerpo, como las infecciones, no solo la covid-19”.

En ese sentido, es importante tener en cuenta que este es un sistema altamente complejo y “es de los pocos que se encuentra distribuido por todo el cuerpo, tiene presencia en los diferentes tejidos y está concentrado en los puertos de ingreso, las cavidades que pueden entrar en contacto con virus o bacterias”, agrega la docente Castaño.

¿Y qué son las defensas?

En la sangre se encuentran unas células que son las encargadas de responder a agentes extraños y que puedan ser un potencial riesgo para el cuerpo: los linfocitos T y B. “Las únicas células capaces de crear anticuerpos son los linfocitos B”, explica la docente Castaño. Por eso, cuando la gente habla de “subir las defensas”, es probable que se refiera a aumentar los anticuerpos en la sangre.

Aunque con la amenaza del coronavirus es común escuchar sobre pastillas y otros productos para mejorar las defensas, el docente Luis Guillermo Duque, especialista en medicina alternativa, indica que las recomendaciones para mantener el sistema inmunológico estable y una buena concentración de glóbulos blancos en la sangre (se activan ante amenazas contra el cuerpo) son muy claras y se pueden incluir en la vida cotidiana. “Hay plantas medicinales que pueden ayudar a secretar linfocitos, pero realmente uno debe desconfiar de lo que se venda como una panacea. Lo que sirve para todo, no sirve para nada”, acota Duque.

Más bien, hay unas actividades que, combinadas, pueden modular en el largo plazo las funciones del sistema inmune. Ojo, los médicos alertan que si tiene una enfermedad autoinmune o del sistema endocrino, es mejor que consulte con su especialista para definir la medida que necesita frente a las siguientes acciones. Mire la explicación de lo que funciona, según lo que ha investigado la ciencia

Contexto de la Noticia

lo que pasa cuando no duerme bien

Dormir el tiempo suficiente y tener un sueño reparador incide directamente en la producción de interleuquinas, unas células con funciones importantes en el sistema inmunológico, explica el médico alternativo y docente Luis Guillermo Duque. “Hay determinantes genéticos que hacen que una persona sea de sueño largo o corto, y a medida que se avanza en las etapas de la vida ese tiempo se va acortando. Un bebé puede dormir 20 horas diarias, un niño duerme entre 12 y 14, lo recomendado para un adulto sano es que duerma de 6 a 8 horas al día y los adultos mayores entre 5 y 6 horas”, explica Duque.

Durante el tiempo de descanso, el cuerpo secreta unas hormonas y otras células especializadas, como los macrófagos (que destruyen bacterias y otros organismos dañinos), y esa producción está también asociada al ritmo de actividad y los patrones de luz. En este punto, es muy importante que practique lo que se conoce como “higiene del sueño”, para que las condiciones a su alrededor le permitan a su cuerpo reponerse y producir esas sustancias que necesita.

La World Sleep Society provee en su sitio web los 10 mandamientos para el descanso reparador: establecer un horario regular (aburrido, sí, pero funciona), que las siestas en el día no superen los 45 minutos, no tomar alcohol ni café 4 horas antes de acostarse, coma refrigerios ligeros y bajos en azúcar en la noche, evite el ejercicio justo antes de irse a dormir, use ropa cómoda, regule la temperatura y ventilación de su habitación, elimine la mayor cantidad de luz posible (ojalá que no haya pantallas dentro de su cuarto), evite comer o trabajar en la cama y úsela solo para relaciones sexuales o dormir.

a moverse, mínimo tres veces a la semana

La relación entre la actividad física constante y un sistema inmune sano es tal vez la que más evidencia científica tiene. En la base de datos médica PubMed hay alrededor de 1.370 resultados con este tema, publicados en los últimos cinco años. La docente investigadora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, Diana Castaño, explica lo que sucede con las defensas y esta actividad: “Cuando yo estoy ejercitando un músculo, se afecta positivamente la parte neuro-endocrina del cuerpo y eso ayuda a que se liberen componentes necesarios para el trabajo del sistema inmunológico”. Es decir, que no es un efecto directo y tampoco aplica para los deportistas de alto rendimiento, cuyas exigencias pueden casuar inmunosupresión, aclara Castaño. Lo que sí beneficia es una actividad balanceada, gratificante y regular.

La Organización Mundial de la Salud recomienda sacar un espacio para ejercitarse, y hacerlo de acuerdo con la edad y las capacidades:

- Niños y jóvenes de 5 a 17 años: juegos, deportes o actividades recreativas. 60 minutos diarios.

- Adultos de 18 a 65 años: dedicar de dos horas y media a cinco horas semanales a ejercitarse. Combinar actividad vigorosa cardiovascular con fortalecimiento muscular.

- Adultos mayores de 65 años: dos horas y media a la semana de actividades físicas que pueden incluir ejercicios para mejorar el equilibrio y caminatas moderadas.

¿vale la pena estresarse por eso?

En una reciente publicación de Harvard Medical School se indica que la medicina moderna ha encontrado una estrecha relación entre la mente y el cuerpo. Enfatiza, primero, en que el estrés es complejo de definir, medir y que varía para cada persona. Sin embargo, hay señales claras como el aumento en los latidos del corazón por minuto. El informe muestra que “la mayoría de los científicos que estudian la relación entre el estrés y la función inmunitaria no estudian un factor estresante repentino y de corta duración, sino que tratan de estudiar factores estresantes más constantes y frecuentes, conocidos como estrés crónico, como el causado por las relaciones con la familia, los amigos y los compañeros de trabajo, o los desafíos sostenidos para rendir bien en el trabajo”.

La Asociación Americana de Psicología (APA) también ha estudiado la relación entre adquirir una enfermedad infecciosa y los altos niveles de estrés en los estudiantes, y afirma en su sitio web que “en épocas de exámenes, o situaciones de alta presión, los estudiantes son más propensos a adquirir resfriados comunes porque baja su secreción de células que combaten estos microorganismos”. ¿Qué puede hacer? Según las recomendaciones de la APA, si su situación personal le demanda altos niveles de exigencia mental y corporal, procure sacar tiempo para la relajación, durante el día, mediante ejercicios de respiración de cinco minutos. En esos momentos relaje también los músculos de su cuerpo y trate de ser más consciente, a través de un escaneo corporal, de las partes que están tensionadas. Celebre sus triunfos, por pequeños que sean, y trate de darse pequeñas gratificaciones por su trabajo.

¡este año sí! dejar el cigarillo

Desde abril del año pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un estudio en el que encontró que los fumadores tienen más posibilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer covid-19, en comparación con los no fumadores. La razón es que esta infección, al igual que otras enfermedades respiratorias, ataca principalmente los pulmones y el tabaquismo deteriora la función de este sistema, dificultando al cuerpo la lucha contra esta y otras enfermedades. Además, la adicción a nicotina tiene también otras implicaciones en enfermedades no transmisibles, como las cardiovasculares, el cáncer y la diabetes. La docente e investigadora Diana Castaño dice que “más que evitar fumar, es entender que este es un factor de riesgo para muchas enfermedades. Cuando una persona fuma se induce una respuesta del tipo inflamatoria que no es específica, por eso puede poner en riesgo su vida si adquiere una infección”.

La OMS recomienda intentar dejar este hábito con métodos de eficacia comprobada: “Líneas de atención telefónica gratuitas para ese fin, programas que se basan en mensajes de texto por móvil o tratamientos de sustitución con nicotina”. Y agrega: “A los 20 minutos de dejar de fumar se reducen la tensión arterial y la frecuencia cardíaca elevadas. A las 12 horas, el nivel de monóxido de carbono en el torrente sanguíneo vuelve a la normalidad. A las 2-12 semanas, mejoran la circulación y la función pulmonar. A los 1-9 meses se reducen la tos y la disnea (ahogo o dificultad en la respiración)”. Cuidar sus defensas también dependerá de que deje este hábito.

¿QUÉ INCLUIR EN LA DIETA?

El sistema inmune necesita ciertos minerales para cumplir sus funciones: zinc, selenio, hierro, cobre, ácido fólico y vitaminas A, B6, C y E. ¿Basta con tomar suplementos con esas cosas? ¡Pues no! La publicación de Harvard Medical School anota otro hallazgo clave de la ciencia en ese sentido: “Si entra en una tienda, encontrará frascos de píldoras y preparados de hierbas que afirman que “favorecen la inmunidad” o que refuerzan la salud de su sistema inmunitario. Aunque se ha comprobado que algunos preparados alteran algunos componentes de la función inmunitaria, hasta ahora no hay pruebas de que realmente refuercen la inmunidad hasta el punto de protegerle mejor contra las infecciones y las enfermedades. Demostrar si una hierba -o cualquier sustancia- puede mejorar la inmunidad es, por el momento, una cuestión muy complicada. Los científicos no saben, por ejemplo, si una hierba que parece aumentar los niveles de anticuerpos en la sangre está haciendo realmente algo beneficioso para la inmunidad en general”.

Lo que sí debe hacer es mantenerse bien nutrido. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura recomienda en tiempos de pandemia: comer al día 3 porciones de verdura (ojalá con hojas de color verde intenso, pues son fuente de vitaminas y minerales) y 2 de frutas frescas (ojalá las que tienen vitamina C, como limón, naranja, guayaba, mango verde, fresas). Limitar el consumo de azúcares, harinas refinadas, embutidos y otro tipo de alimentos procesados, y mantenerse bien hidratado (tomar 8 vasos de agua al día).

Laura Tamayo Goyeneche

Quiero pasarme la vida aprendiendo cosas nuevas y me hice periodista para asegurarme. Escribo sobre tecnología y gastronomía en la sección de Tendencias.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección