<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

Con descaderados y ombligueras, Juandy revive la época de los años 2000

Este influencer de género fluido tiene 22 años y personifica a las villanas de las telenovelas y las divas del pop. Esta es la historia con la que gana seguidores.

  • Juandy es un creador de contenidos nacido en el Valle del Cauca y que actualmente vive en Medellín. FOTO Cortesía Tatiana Hincapié
    Juandy es un creador de contenidos nacido en el Valle del Cauca y que actualmente vive en Medellín. FOTO Cortesía Tatiana Hincapié
05 de abril de 2022
bookmark

Las redes sociales están hechas a la medida de Juandy: a los 11 años ya tenía cuenta en Facebook y luego aterrizó en Instagram. Su contenido se inspira en la cotidianidad: las tusas por los amores fallidos, los oulets de ropa, doblar audios de las telenovelas mexicanas y colombianas populares en la década de 2000. En sus videos mueve las manos, habla duro, vocaliza, le gusta que lo vean. Sin embargo, le incomoda ser el centro de atención cuando llega a algún lugar.

Se viste como Britney Spears y tiene el corte de pelo conocido como El 7 (rapado a los lados). Lleva las uñas largas y decoradas. Es un contraste. O más bien, un collage de muchas cosas al mismo tiempo. El primer jean descaderado y de bota ancha lo tuvo a los 17 años, era talla 4, un regalo que le dio Nepomuceno Daza, don Nepo, su padrastro, el padre que la vida le puso en el camino hasta 2019, cuando falleció.

Si la gente se refiere a Juandy le pueden decir él o ella: es de género fluido. En su proceso para descubrirse pasó por definirse como hombre gay, gay femenino y persona no binaria. Finalmente, y después de esos tránsitos, sintió que lo que hacía era ponerse etiquetas, entonces rompió para únicamente ser él o ella, ser Juandy, un ser auténtico.

Actualmente en Instagram tiene más de 90.000 seguidores y en la descripción de la biografía se lee: “Bienvenidx a la cuenta que quita el aburrimiento, la tristeza y la calentura”. Al final de la frase hay un corazón rojo.

Con los videos e historias que publica regresa a los inicios del siglo. Desempolva éxitos de artistas que acompañaron a toda una generación en la infancia, mientras querían ser grandes: Shakira, Paulina Rubio, Belinda, Paty Cantú, Belanova y Rosario Montes de Pasión de Gavilanes. “Nada más rico que verse Rebelde”, dice. A propósito, esta última serie se la ha visto dos veces y va por la tercera: está en el capítulo 53 de 440.

La fantasía de los años 2000 definitivamente es lo suyo. “Fue esa época donde fuimos más felices, las personas eran muy auténticas, relajadas y frescas, todo era muy orgánico, había como una miel con la que uno se pegaba. Un personaje como Mía Colucci de Rebelde, por ejemplo, nos marcó”. Visualmente, Juandy se presta para reencarnar en esos personajes: su cadera mide 80 centímetros y la cintura 68. ¿Y la actitud? Arrolladora.

Me encanta hacer reír a la gente, un día que yo no haga reír a los demás fue un día que perdí, hasta en mis momentos más difíciles hago reir”.

Cuenta que a las redes sociales le debe muchas oportunidades: hizo parte de una campaña del mes de las madres de MAC Cosmetics Colombia, conoció famosas con las que creció y admira como Lina Tejeiro y Greeicy Rendón, participó en proyectos sociales como la vez que fue por varias universidades de Bogotá para hablar sobre las nuevas identidades de género y las sexuales.

La raíz de Juandy

Nació el 8 de julio de 1999 en Cali, pero se crió en El Cerrito, un pueblo del Valle del Cauca. Comenzó a darse cuenta de que era diferente a los demás niños de su edad a los 4 años cuando se sentaba en la sala de la casa a ver las novelas con su mamá biológica, con Paula: en ese momento sintió que quería ser como las protagonistas. Es decir, su anhelo era ser como Zharick León (Rosario Montes) o Paola Rey en La Mujer en el Espejo. “Esos personajes fueron determinantes porque ya soñaba con ser una mujer, así como ellas, por eso mi estética es tan definida”, recuerda este estudiante de octavo semestre de Comunicación Social y Periodismo.

La infancia la vivió al lado de don Nepo: un señor auténtico, dicharachero y chistoso que en el pueblo conocían por ser el dueño del motel Dos Corazones y por vestir con camisas de colores vibrantes. Don Nepo hasta el último día de su vida fue el fan número uno de Juandy: disfrutaba verlo hacer las coreografías de Las Ketchup o Las Popstars, que se moviera como toda una estrella.

“Siempre me dijo que fuera feliz sin hacerle daño a la gente, que las cosas no son para el que las tiene, sino para el que las necesita, ese sentido de ayuda que tenía se quedó conmigo. Nunca le importó lo que dijeran de él en ningún aspecto, yo crecí viendo su seguridad en todos los espacios”.

En 2011 se fue a vivir a Bogotá y llegó sufriendo de anorexia: aguantaba hambre a propósito y se le volvió algo adictivo. Pasó de pesar 65 kilos a 43. “Fueron cuatro años en ese infierno que se convierte en una bulimia, me veía como un gancho, se me devolvía la comida y ahí comencé a recibir ayuda de psicólogos y nutricionistas”.

La vida le volvió a sonreír a Juandy en 2013. En el colegio, en Bogotá, se le cruzó una joven llamada Natalia Rodríguez, conocida como “Wiki”, que más adelante se convirtió en su compañera, mejor amiga y hermana. En la pandemia, hace dos años, se mudó a vivir con ella y su madre Luz Marina Quintero. Esta familia lo acogió y le dio mucho, muchísimo amor. Ese cariño que estuvo ausente.

“Siempre he sido yo sola enfrentando la vida, mi mamá biológica se fue de la casa cuando tenía 5 años y don Nepo falleció, él era todo mi universo, y cuando murió me sentí aún más solitaria”, dice Juandy, el joven que con sus videos alegra a sus seguidores, que casi siempre tiene una sonrisa gigante en el rostro, pero que detrás esconde muchas historias: unas muy felices y otras no tanto.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*