<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Secuelas en el olfato tras la covid-19?

  • Uno de los síntomas del nuevo coronavirus es la pérdida del olfato y el gusto. Ilustración Sstock
    Uno de los síntomas del nuevo coronavirus es la pérdida del olfato y el gusto. Ilustración Sstock
Andrea Rendón | Publicado el 20 de abril de 2021

Perderlo se relaciona además con el gusto, dos sentidos muy importantes. Esto es lo que se sabe hasta ahora. Un motivo más para cuidarse.

¿Se imagina probar su comida favorita y que no le sepa a nada o tal vez ir a visitar a su abuela y que ella cocine sus galletas preferidas pero mientras se hornean no perciba olor alguno? Esto le sucede al 80 % de los pacientes que han tenido covid-19, de acuerdo con un estudio de la Federación Internacional de Sociedades de Otorrinolaringología hecho en 2020.

Que se fuera el gusto y el olor fueron síntomas que aparecieron en los primeros contagiados de esta enfermedad, tanto así que ya se considera un signo de que hay contagio del nuevo coronavirus. Sin embargo, no solo se pueden tener durante la enfermedad, en algunos casos persisten, afirma el Ministerio de Salud del país.

Además de estos, se suman otros síntomas que podrían tardar tiempo en irse, según la Organización Mundial de la salud: “Fatiga crónica, tos, dificultad para respirar, dolores de cabeza, náuseas, confusión mental, entre otros”.

¿Por qué pasa esto?

No es una patología nueva. De hecho, en centros especializados en el olfato ya existían pacientes que presentaban la condición de no oler, que se conoce como anosmia. En algunos casos se presenta después de una alergia o infección en las vías respiratorias y la Organización Mundial de la Salud dice que cerca del 5 % de la población lo padece. De acuerdo con datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de la Cabeza y Cuello, “esta afección supone una doble pérdida, pues el sentido del olfato completa al sentido del gusto determinando, en gran parte, el sabor y la palatabilidad de las comidas y bebidas”.

“La pérdida del olfato todos la experimentamos durante y después de un resfriado por la obstrucción o hinchazón que genera la mucosa y, por lo tanto, se da la dificultad para que lleguen las partículas odorantes hacia el epitelio del olfato. Sin embargo, hay virus que llegan a ese epitelio simplemente a hincharlos y otros pueden incluso destruirlos”, explica Juan David Bedoya, otorrinolaringólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia.

Para Bedoya, hablando especialmente de la covid-19, “este virus tiene la característica de encontrar receptores en el epitelio del olfato y atacarlo, esto se supo desde 2003 (cabe destacar que hay otros tipos de coronavirus) y cuando comenzó la pandemia en 2019 este dato se confirmó”.

Es algo normal

Algo importante para tener en cuenta es que aún no existe un medicamento que ayude a regresar el olfato después de tener covid-19. “En este caso lo único que determina si regresan estos sentidos o no es qué tanto el cuerpo se alcanza a recuperar, esto tiene que ver con la susceptibilidad de cada persona. Existen algunos que lo recuperan más fácil, mientras que otros se demoran más, en este caso solo queda esperar”, indica Sebastián Orozco, otorrinolaringólogo del Hospital San Vicente Fundación.

Sin embargo, hay quienes después de recuperar el gusto y el olfato sienten que ya las comidas no les huelen igual o a lo mismo. Por ejemplo, el olor del humo puede ser percibido como algo dulce. Para el especialista Bedoya es algo normal. “Cuando una persona ha perdido el olfato por completo y tiene una recuperación neuronal, estas neuronas se equivocan y se unen con otros diferentes, y en el olfato puede hacer que se distorsione la información. Si algo le huele a vainilla, y comienza a olerle diferente, esto quiere decir que está recuperando el olfato poco a poco, por eso el olor no es el mismo”.

También existen casos donde los olores se perciben de manera más fuerte, “normalmente se presentan olores desagradables en su nariz cuando realmente no hay nada que genera ese olor, solamente la misma nariz, o se pueden sentir incómodos frente a los olores muy fuertes, especialmente el límpido, el humo o las lociones, esto es normal y se da por el mal funcionamiento de estas células”, señala Orozco.

Para Orozco, existen personas que si bien no recuperaron el olfato al 100 %, como lo tenían antes de padecer la enfermedad, pueden recuperarlo en un 50 %. En algunos casos se puede dar de manera espontánea, y en otros, por medio de terapias. Cada caso es específico. Hay algunos para quienes vuelve de manera intermitente.

Este es el testimonio de dos personas que tuvieron covid-19 y quedaron con secuelas en el olfato. Una razón más para seguirse cuidando, a usted y a su familia y amigos.

Contexto de la Noticia

Para saber más Tres testimonios

David Bautista, 28 años

Aunque inicialmente pensó que su gripa era una normal, no covid-19, se enteró porque comenzó a perder el olfato y el gusto, y aunque ya superó esta enfermedad hace 5 meses, apenas comenzó poco a poco a oler ciertos aromas. Un mes después comenzó a hacerse una terapia olfativa que descubrió en internet. Se compró unas esencias y se propuso olerlas cada día y logró despertar de nuevo sus sentidos, aunque de manera muy leve. “Comencé a oler la esencia de lavanda y naranja, fueron los primeros olores que logré percibir”, comenta Bautista. Sin embargo, esto se daba de manera intermitente, “percibí el humo de carro de nuevo, pero esta vez de una manera diferente porque me olía dulce”. Recuerde consultar con su médico sobre las terapias necesarias.

Carolina Moreno, 40 años

Fue una de las primeras personas en tener covid en Medellín. De hecho, se dio cuenta tiempo después, cuando en los medios de comunicación comenzaron a hablar de las secuelas de la enfermedad, que para ese entonces eran muy inciertas. Por esos días ella pensó que tenía un virus muy fuerte. Sin embargo, comenzó a perder estos sentidos un día en el que estaba almorzando y esa comida no le olió ni le supo a nada, “esto me preocupó porque siempre he tenido un olfato muy sensible”.

Hoy, un año después, dice que este proceso fue difícil porque estos sentidos eran intermitentes, iban y volvían, aunque ya puede percibir olores, no sabe si los siente de la misma manera.

Yadiana Martínez, 27 años
Ella tuvo covid-19 hace un mes y se dio cuenta de que se contagió porque un día estaba trabajando en el spa, y como lo hace normalmente, estaba poniendo unos aromas para un ritual y no le olieron a nada. Pensó que los había olvidado, así que volvió a ponerlos y tampoco sintió ningún olor. Ahí se asustó y fue un síntoma para pensar que tenía la enfermedad. Así fue. Hoy, un mes después, sigue sin poder percibir olores, y aunque hace el intento de ponerse muy cerca a ciertos alimentos, no logra percibir el olor. Para ella esta situación es difícil, porque en algunos casos ha llegado a comer alimentos que están vencidos, “lo más duro es no tener la capacidad de percibir si algo está en estado de descomposición o no, esto es delicado”.

Andrea Rendón

Comunicadora social y periodista de la UPB. Amante de los medios de comunicación, los animales y la danza


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección