• 1
    Especiales

    Feria de las Flores

  • 1

Los silleteros andan hace siglos por las montañas andinas

  • Silletero en Santa Elena. FOTO ROBINSON SÁENZ
    Silletero en Santa Elena. FOTO ROBINSON SÁENZ
Por John Saldarriaga | Publicado el 07 de agosto de 2017
Infografía
Desfile de Silleteros, una tradición antigua
en definitiva

En Santa Elena, las silletas se usaban en tiempos antiguos para llevar cargas, además de flores.

El Desfile de Silleteros es
una manifestación estética de esa tradición.

Las silletas, esos artefactos de madera en los que los campesinos de Santa Elena llevan a la espalda las flores en el desfile, no han tenido siempre una vida tan “artística” y “romántica”, esa de cargar arreglos florales que la multitud aplaude.

En los 60 años del Desfile de Silleteros, los habitantes de Santa Elena cuentan que desde finales del siglo XIX y la primera mitad del XX, los campesinos usaban la silleta para transportar flores, legumbres, hierbas medicinales, jabón de tierra y otros productos desde el corregimiento hasta las plazas de Flórez y de Cisneros, y para llevar alimentos y elementos de uso doméstico que compraban en el mercado para su casa.

Manuel Efraín Londoño Zapata, conocido como Candelario, un hombre nacido el 31 de diciembre de 1923, es el mayor de los silleteros que participan en el Desfile, en el grupo de los Pioneros, y su esposa, Encarnación Atehortúa Soto, más conocida como Doña Chon, nacida el 31 de octubre de 1932, es otra pionera. Viven en la vereda El Porvenir, hace 64 años.

Ambos recuerdan que los campesinos bajaban al Centro de Medellín en grupos, caminando cuesta abajo, cargando silletas de flores, ruda y otras hierbas, así como bultos de vitorias y jabón de tierra. Y, de regreso, panela y algunos abarrotes. “En invierno, ¡ay Dios mío!, esos caminos se volvían jabón”, dice ella. “Nos alumbrábamos con un farol hecho con una velita entre un tarro”, complementa él.

La carretera fue construida hace 80 años, pero no todos la transitaban, porque les quedaba lejos.

En la región Andina

En la Colonia y hasta el siglo XIX, la silleta se usaba para el transporte de personas.

Un cargador llevaba a la espalda a una persona, por los difíciles caminos de la escarpada geografía de los Andes.

El historiador Eduardo Santa, en su libro La colonización antioqueña. Una empresa de caminos (Tercer Mundo Editores, 1993) tiene en la carátula el dibujo Monte de la Agonía, de Millard, elaborado en 1871. Es la imagen de un indio que avanza descalzo bajo un torrencial aguacero, por un tortuoso camino, con un hombre sentado en una silleta que lleva a la espalda. El agua les chorrea por sombreros y ponchos. En ese libro explica que la silleta era de uso común para llevar personas y carga por las montañas que mantenían aislada a Antioquia.

Alude al relato De Medellín a Bogotá, del abogado y poeta Manuel Pombo, hermano mayor de Rafael —el de La pobre viejecita—, en el que cuenta las peripecias del recorrido hecho en 1852.

Llegaban enlodados a pueblos y caseríos porque en cualquier recodo liso, el pie podía fallar. Una vez toparon con bueyes. Manuel creyó que era muerte segura. Ortiz, el carguero, tropezó con una petaca que cargaba un buey.

“Mi carguero cayó de espaldas, esto es, cayó sobre mí; me sumergí en el fango sin poder hacer movimiento alguno; tampoco podía hacerlo mi conductor, y mucho menos desembarazarse de las cargaderas. Un momento más de demora en el barro, y era inevitable mi muerte, comprada con los más desesperantes sufrimientos; ese no fue el momento de mi destino: un carguero llegó y ayudó a Ortiz a levantarse; entre los dos me despegaron, y limpiaron el fango de mi cara para que pudiera respirar”.

Contexto de la Noticia

John Saldarriaga Londoño

Envigadeño dedicado a la escritura de periodismo narrativo y literatura. Libros publicados: Al filo de la realidad (cuentos), Contra el viento del olvido, en coautoría con William Ospina y Rubén López (periodismo), Crónicas de humo, El Arca de Noé (crónicas) y Vida y milagros (crónicas), El alma de las cosas (relatos), Gema, la nieve y el batracio (novela). Recibí el Premio a la Excelencia Periodística de la Sociedad Interamericana de Prensa en 2005; el Premio CIPA, en 2004.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección