El BID tiene lista la receta para Colombia a 2018

  • El BID tiene lista la receta para Colombia a 2018
Por David Ortiz Castaño | Publicado el 24 de diciembre de 2016

Cuidar cada peso. Así podría traducirse el informe de 47 páginas que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) entregará al gobierno colombiano el próximo 17 de febrero, en Bogotá. Las recomendaciones con horizonte al 2018 van desde un análisis del sistema tributario hasta un recuento exhaustivo de retos sociales.

En diálogo con EL COLOMBIANO, el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, aseguró que Colombia no puede aplazar más las reformas y los retos que le plantea el turbulento panorama mundial.

Para el colombiano, que cumple su segundo periodo en el BID, el talón de Aquiles del país es su bajo nivel de gestión fiscal. La propuesta que presentará incluye un escenario en que se sugiere que el impuesto a las ventas (IVA) tenga una tasa general de 18 %. Por ese estilo, el banco multilateral ofrece otras recomendaciones tributarias similares a las de la Comisión de Expertos en su informe al Ministerio de Hacienda.

Moreno habló también sobre reforma pensional, baja productividad de la economía y el proceso de paz.

¿Cuánto le va a prestar el Banco a Colombia este año?
“La cartera típica es de 1.000 millones de dólares al año con destino al sector público” (ver gráfico).

¿Cuáles son los puntos clave de la hoja de ruta que diseñó el BID para Colombia?

“Aunque las recomendaciones tocan muchos aspectos, nos enfocamos en tres principales: productividad, efectividad del gasto público y movilidad social (ver recuadros)”.

¿Qué tan condicionado está el plan del BID para Colombia con un escenario más sombrío económicamente?

“Tenemos que separar los temas, es decir, la coyuntura económica de las estrategias de largo plazo. Sí, el panorama es complejo, pero Colombia necesita ser vista de cara a 15 años y no para los siguientes cuatro. Es necesaria una meta ambiciosa”.

¿Qué características debe tener esa meta?

“Colombia puede ser un país desarrollado, del sur de Europa, con un ingreso per cápita de 30 mil dólares en 20 años. Ahora, ¿cómo lograrlo?, pues aumentando la inversión pública”.

Pero eso ha intentado el Gobierno con las dos últimas reformas tributarias...

“Sí, pero esta vez supone un pacto fiscal que aumente los ingresos. Actualmente el Gobierno recoge el 15 % del producto interno bruto (PIB) en tributos nacionales y 3 % en territoriales. Esto tiene que subir hasta 20 % y 6 %, respectivamente. Ahí tendrán que entrar impuestos, desde IVA hasta prediales”.

Estos ajustes no son nada populares y no son fáciles...

“No será de la noche a la mañana. Calculamos que el proceso para que Colombia alcance estos ingresos fiscales tardará unos siete años”.

El escenario económico no es el mejor... ¿sería conveniente iniciar ese tipo de cambios?

“No hay duda que pasamos de tener un viento en las velas, producto del dólar barato, de las bajas tasas de interés, de los altos precios de las materias primas (petróleo, oro). Ahora tenemos vientos en contra. Por ejemplo, que continúe el aumento de tasas de la Reserva Federal (FED), que juega en contra de las economías latinoamericanas (salen capitales de inversión). Colombia no tiene más remedio que apretarse el cinturón, y esto incluye una reforma tributaria. No diré cuándo debe ni cómo, eso es trabajo del Gobierno. Pero es muy necesaria”.

¿Qué tan urgente es?

“En esta coyuntura, cualquier empresario o cualquier ser humano se apretaría el cinturón rápido para enfrentar los vientos en contra. Para Colombia es muy importante mantener su historia de seriedad macroeconómica. El país ha demostrado que es capaz de hacer rápido lo que a otros les toma mucho tiempo”.

En el debate tributario, ¿cuál es el impuesto más conflictivo de ajustar?

“Creo que hay que tocar todos los impuestos, unos que están desproporcionadamente altos, otros que no son efectivos. Lo que dijo la Comisión de Expertos Tributarios es claro. Al final del día, la mejor reforma tributaria es la que aprueba el Congreso. El concepto que nosotros le proponemos al Gobierno es ampliar la base tributaria”.

En sus recomendaciones hay un gran acento en quitar las exenciones tributarias...

“Es que esa es una dificultad que enfrentan todos los sistemas tributarios. Incluso esa misma discusión la tenemos en Estados Unidos. A lo largo de los años se crean perforaciones en las estructuras tributarias y eso no es sostenible. En este sentido, hay que aplicar lo que nos enseñó en Bogotá el profesor (Antanas) Mockus, esto es una pirinola: todos ponen”.

El pacto por la eficiencia que propone el BID, ¿implica que hay un desempeño deficiente desde el Gobierno?

“Si se hace un esfuerzo tributario como el que debe hacer Colombia, mal se haría si no mejora en eficiencia y calidad del gasto. Lo que recomendamos es aplicar modelos para vigilancia de la inversión. Debe haber rigurosidad del Gobierno”.

En materia de productividad, ¿qué tan mal está el país y cuál estrategia le propone?

“El país debe encontrar sus propias fuentes de crecimiento. En la productividad reside el gran problema. En los últimos 20 años no hubo avances. En su reemplazo, el país creó empleo, pero el 50 % de este es informal, lo que golpea directamente la productividad. Además, el déficit de inversión en innovación y desarrollo hace difícil cerrar brechas sociales”.

A Colombia le está costando mucho trabajo atraer inversión, ¿qué debe hacerse?

“Indiscutiblemente, gravar demasiado el patrimonio de las empresas genera un desestímulo, por ahí debe encaminarse el cambio. Pero a los colombianos nos encanta flagelarnos. Ahora, si miramos dónde está el país, comparado con la realidad de hace 20 años, es claro que hemos tenido avances”.

¿Cómo analiza el BID la
reforma pensional que
necesita Colombia?

“Esta es una discusión que tienen muchos países y que no es un tema agradable. O lo hacemos ahora que la edad promedio de los colombianos es 27 años o esperamos que suba a 35 y tengamos más viejos como yo que no trabajaremos y seremos una carga para el sistema”.

Pero, ¿qué debería hacerse?, ¿subir la edad de retiro?

“La discusión es mundial y en unos casos sí se estudia alargar la edad de retiro para hacer del sistema más sostenible. Esperar sería el típico comportamiento colombiano. Pero miremos lo que pasó en España, donde hubo que bajar las presiones. En Colombia, gran parte del gasto público se queda en la carga pensional. Esto hace que se pierda capacidad de inversión. Sin duda, es una asignatura pendiente en América Latina”.

El BID propone darle más acceso al crédito a las empresas en Colombia. Pero reportes del Emisor muestran que ya están muy endeudadas...

“Lo que proponemos es que fluyan más recursos hacia la pequeña y mediana empresa. Típicamente las mipymes fracasan porque no tienen acceso a capital y eso está demostrado. Todo lo que se haga para ampliar los beneficios y ampliar tiempos de pago, eso contribuye mucho más en el crecimiento económico que otro factor”.

Después de la visita del presidente Santos a Washington, ¿cómo ve el proceso de acuerdo con las Farc?

“No quiero especular, creo que lo importante es tener una paz política para sembrar una paz de verdad. Firmar un acuerdo no es el fin, es el principio”.

¿Cómo apoyará el BID el posconflicto?

“Al presidente Santos le puse como ejemplo lo que hicimos en Antioquia con Sergio Fajardo. Con un crédito de 50 millones de dólares mejoramos 3.000 kilómetros de vías rurales. En el municipio de San Carlos, alguien que se demoraba tres y cuatro horas en llegar a un pueblo cercano, ahora se demora una. Eso es equidad para el posconflicto. Hay que sincronizar las inversiones”.

¿Cómo se vinculará el BID a financiar las 4G?

“Apoyamos con créditos a largo plazo para que otros financiadores se unan y la inversión se multiplique. De tiempo atrás, trabajamos con la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) en la formulación y regulación de los proyectos, antes de que salieran las primeras licitaciones y ya financiamos a ganadores de algunas concesiones adjudicadas”.

Aunque el panorama económico esté gris, el BID le recomienda a Colombia no dejar de lado cambios estructurales que requiere desde hace años, como una reforma pensional y otra tributaria.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS Los riesgos están identificados

La Estrategia de País que trae el BID indica que la inversión requerida por Colombia podrá verse afectada por un marco legal que limita el endeudamiento, es decir, la regla fiscal. Además, la caída de los ingresos petroleros y el aumento de las tasas de interés internacionales (Reserva Federal de Estados Unidos) le darían un golpe a las finanzas públicas. No obstante, el banco multilateral asegura que el Gobierno ha sido prudente en su planeación, teniendo en cuenta el contexto que enfrenta.

El reto es cuidar cada peso

A juicio del BID, el país tiene una baja eficiencia gubernamental. El índice de eficiencia en la implementación pública, calculado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), ubica al Estado colombiano en la parte baja de la clasificación (2,1 puntos), detrás de Perú, Brasil y Tailandia. La propuesta es bajar el costo de transacción derivado de normas, licencias y consultas, es decir, simplificar leyes que traban la inversión privada.

Las fallas institucionales son un obstáculo para que Colombia ejecute más inversión pública. El 50 % de la ineficacia del capital público se explica por la baja capacidad de gestión desde las mismas instituciones, según el BID,.

Colombia debería, añade el Banco, alcanzar en un periodo de siete años, un nivel de inversión pública del 7 % del PIB anual.

Para esto debe cuidar cada peso. Según un estudio del BID, entre 1996 y 2011 la eficiencia en el uso del capital físico y humano en Colombia llegó a 74% del promedio que tiene la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (Ocde).

La percepción de los ciudadanos sobre el sistema judicial es negativo “y hay indicios de corrupción”. Además, el BID alerta ante la baja efectividad de investigaciones criminales en Colombia. Esto es una desventaja competitiva que puede ser solventada al modernizar la infraestructura tecnológica y de investigación criminal y haciendo más transparente al sistema judicial.

Las recomendaciones tributarias del BID

El bajo ingreso tributario limita las posibilidades de mejorar la inversión pública. “En las últimas dos décadas se han realizado más de 20 modificaciones al sistema tributario, pero no han logrado superar un recaudo de más de 18 % del PIB, una cifra baja frente al 29 % de Argentina o 26 % de Brasil”, asegura el documento del BID para Colombia 2015-2018. La propuesta: aprobar una reforma tributaria integral.

Dentro de tal reforma se debe proponer: aumentar bases de tributación por reducción de exenciones; incrementar el número de contribuyentes; y fortalecer la fiscalización. Ademas, a medida que aumente el recaudo, por encima del 6% del PIB adicional cada año, deberá reducirse la carga impositiva a las empresas, eliminando el impuesto al patrimonio y el gravamen a transacciones financieras (4x1.000).

Un escenario que plantea el BID ubica la tasa general de IVA en 18%, es decir, dos puntos más que lo que se cobran actualmente.

Para el Banco, la alta informalidad de la economía acentúa el nivel de evasión tributaria. “En renta e IVA puede alcanzar el 4% del PIB”. En este caso el organismo recomienda aumentar la limitada efectividad de la Dian, que sólo hace presencia en 43 de los 1.121 municipios del país.

Los tributos territoriales deben modificarse. El BID explica que hay espacio para aumentar el recaudo de municipios y departamentos, para que pase del 3,1% del PIB y llegue al 7,4% del promedio de la Ocde.

Hay que aumentar la productividad nacional

Según el documento del BID, el tejido empresarial colombiano está representado en 99 % por micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), que representan 80 % del empleo privado y sólo reciben el 14 % del crédito comercial. “Además el costo es alto. El margen de intermediación es del 7 % y el de Chile es de 4,5 %”. El BID propone crear regulaciones para bajar las tasas de interés y aumentar los plazos de financiamiento.

“De acuerdo con estándares internacionales, Colombia se ubica en el puesto 128 entre 144 economías en materia de innovación”. La propuesta: en los próximos siete año la inversión en este aspecto suba hasta 2,3 % del PIB, actualmente es del 0,2 %.

El sector agrícola en Colombia está estancado. De 22 millones de hectáreas sólo cultiva 5,3 millones, en gran medida, considera el BID, porque el 90 % del gasto público de ese sector se va en subsidios. De ahí que propone bajar el porcentaje de beneficios hasta 50 % y que la otra mitad sea destine a programas de distritos de riego, infraestructura rural y servicios públicos.

Los costos de transporte son un obstáculo para la productividad en Colombia. Sólo 25.000 de los 213.000 kilómetros de la red vial colombiana están pavimentados. Como el 72 % de la carga del país se mueve por carretera, el BID propone que la inversión en transporte debe acercarse al 3,5 % del PIB cada durante los próximos 20 años.

Colombia debe consolidar la clase media

Sólo el 35 % de trabajadores son asalariados formales. El BID indica que, aún si los costos laborales han disminuido, son altos y afectan la creación de empleo de calidad.

El país debería, según el Banco, implementar medidas salariales para estimular la contratación formal. Es decir, analizar en detalle el incremento del salario mínimo y asociarlo al índice de productividad laboral (cabe recordar que en 2015 este indicador marcó negativo).

Para que haya más empleo formal, el BID también recomienda bajar el costo de las indemnizaciones por despido y reemplazar parcialmente el pago por cesantías con un seguro de desempleo.

En el espinoso tema pensional, “Colombia debe buscar un sistema sostenible”, el actual, según el BID es costoso: se le asigna un 3,8 % del PIB. “Hay que avanzar en una reforma del régimen pensional a largo plazo, para lo cual (...) hay que reconsiderar algunos parámetros del sistema como la tasa de reemplazo y la edad de jubilación”.

Colombia tiene problemas en focalizar sus problemas sociales. Según el BID, el 49 % de pobre extremos viven en áreas rurales pero el Gobierno no enfoca sus mayores esfuerzos en esta población.

El Banco recomienda aumentar el subsidio familiar del programa Familias en Acción para reducir la pobreza extrema. El alza debe ser de $100 mil pesos por familia. Con esto “se reduciría la pobreza extrema rural de 15,7 % a 14,3 %”.

David Ortiz Castaño

Escribo sobre economía y negocios. Periodista y estudiante de Ciencia Política.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección